1. Inicio
  2. El IRS va a conocer la…

El IRS va a conocer la identidad de los beneficiaros finales de LLCs… Y ahora?

Nuestro Gurú, Martín Litwak, nos explica los cambios recientemente aprobados en Estados Unidos al régimen aplicable a las LLCs.

Introducción

Desde el lanzamiento mismo del Régimen de Sinceramiento Fiscal aprobado por el gobierno de Mauricio Macri era claro que los contribuyentes argentinos solo adherirían al mismo si percibían como riesgoso seguir manteniendo activos sin declarar.

Ni el más optimista de los funcionarios pensaba que la gente se sumaría a la amnistía porque el país había cambiado. El mundo fue el que cambió y eso era suficiente para asegurar el éxito del proceso.

El sistema de intercambio automático de información financiera promovido por OCDE (“Common Reporting Standard” o simplemente “CRS”), ya vigente, implicaba que países históricamente utilizados por los argentinos para depositar bienes no declarados (Suiza, Uruguay, Panamá, etc.) entregarían información sobre depósitos de argentinos a AFIP a partir de septiembre de 2017 o septiembre de 2018.

El punto débil era Estados Unidos, cuyo rol como jurisdicción offshore se había ido intensificando con el correr de los años.

De allí la obsesión del gobierno argentino de lograr un acuerdo con aquel país, la campaña de prensa organizada al respecto y el show mediático montado por los ex-funcionarios Prat Gay (reemplazado por Nicolás Dujovne) y Jack Lew (reemplazado por Adam Szubin).

El mal asesoramiento que recibió el gobierno argentino en temas de fiscalidad internacional, intercambio de información y procesos de amnistía fiscales lo llevó por ese camino; cuando lo más sencillo – a la hora de asustar a los contribuyentes – consistía en analizar lo que estaba sucediendo por entonces a nivel de legislación local americana.

Ahondaremos en estas normas en las secciones que siguen.

FinCEN

A comienzos de mayo de 2016, un mes después del robo de información a la firma Mossack Fonseca conocido como #PanamaPapers, FinCEN (“Financial Crimes Enforcement Network”) emitió una regla con relación a los beneficiarios finales de estructuras corporativas americanas obligando a las entidades financieras locales a adoptar procedimientos que les permita identificar no solo el dueño legal de dichas estructuras sino a su beneficiario final.

Estados Unidos se ponía más o menos en línea como la recomendación realizada por la OECD en 2014.

Fue el paso más importante de los Estados Unidos en materia de identificación de beneficiarios finales de sociedades hasta el 12 de diciembre pasado.

Pese a ello, muchos asesores y opinólogos prefirieron – en muchos casos por ignorancia – restar importancia al tema.

IRS

Precisamente el 12 de diciembre de 2016, el IRS (“Internal Revenue Services”) y el Departamento del Tesoro aprobaron una regulación exigiendo que las famosas Limited Liability Companies que muchos extranjeros usan para adquirir inmuebles, abrir y operar cuentas bancarias e inclusive para desarrollar actividades comerciales informen la identidad de sus beneficiarios finales al propio IRS.

De acuerdo con el propio preámbulo de la norma en cuestión, la información recopilada: "aumentará el cumplimiento, por parte de los Estados Unidos, de las normas internacionales de transparencia e intercambio de información para fines tributarios y reforzará la aplicación de las leyes fiscales de los Estados Unidos".

En concreto, los aspectos más destacados del nuevo régimen son los siguientes:

  • Las LLCs con un solo miembro extranjero deberán obtener un número de identificación fiscal en Estados Unidos (el llamado “EIN” que se obtiene a través del Form SS-4, www.irs.gov/pub/irs-pdf/fss4.pdf) y completar anualmente un formulario (el Form 5472, www.irs.gov/pub/irs-pdf/f5472.pdf) informando al IRS quien es el beneficiario final de dicha sociedad. Se trata de un formulario que ya existía pero que no se aplicaba, hasta ahora, a este tipo de sociedades.
  • Esta obligación se aplica independientemente de que se posean las acciones a través de una o más sociedades domesticas o extranjeras que califiquen en Estados Unidos como fiscalmente transparentes, o inclusive a través de “grantor trusts”.
  • Si bien no hay cambios desde el punto de vista tributario, las LLCs van a ser en adelante tratadas como corporaciones en materia de obligaciones de reporte y mantenimiento de documentación contable-financiera.
  • La información vinculada a transacciones con partes relacionadas por parte de dichas LLCs, que también se debe incluir en el formulario 5472, incluirá virtualmente cualquier transacción entre la LLC en cuestión y su accionista. Por ejemplo, dichas LLC deberán informar al IRS las contribuciones que efectúe el accionista extranjero al momento de incorporar la sociedad, así como cualquier distribución, préstamo, etc.
  • El incumplimiento de esta obligación – que se aplica aún cuando las entidades de que se trate no posean activos norteamericanos y/o no generen ingresos de fuentes norteamericanos – resultará en multas (que comienzan en USD 10.000 y van en aumento) y, si la omisión fuera intencional, también en sanciones penales.
  • Las nuevas regulaciones entran en vigencia para los años fiscales que comiencen después del 31 de diciembre de 2016. A dichos efectos, en el caso de que el dueño de la LLC tuviera que pagar impuestos en Estados Unidos, se considera que la LLC tendrá el mismo año fiscal que dicho dueño. De lo contrario, se considera que el año fiscal de la LLC es el año calendario.

Contextualizando

Si bien Estados Unidos prácticamente no intercambia información financiera con ningún país del mundo, y ciertamente no lo hace con Argentina, tampoco pueden tomarse estos cambios a la ligera.

Buscando poner los mismos en contexto, nuestra opinión es la siguiente:

  • La norma bajo análisis no implica una modificación de las regulaciones societarias de los diferentes Estados en cuanto a que información debe suministrarse en el momento de incorporar una LLC y/o que información figurara en el Registro de Sociedades respectivo.
  • La norma en análisis tampoco implica cambios impositivos ni hace a las LLCs menos atractivas desde ese punto de vista.
  • Tampoco se ha creado una obligación en cabeza del IRS se compartir la información compilada a través de los formularios 5472 con terceros países.
  • Sin perjuicio de ello, aquella seguridad derivada del hecho de que el IRS ni siquiera contaba con información acerca de los beneficiarios finales de este tipo de sociedades ya no resulta de aplicación. Y no es poca cosa en un mundo que avanza desde hace tiempo hacia una transparencia casi total en materia de tenencia de activos financieros.
  • En definitiva, es claro que Estados Unidos transita por el mismo camino que el resto del mundo solo que lo hace, estratégicamente, más lento.
A modo de reflexión final, en tiempos de profundos cambios en materia de estructuración patrimonial e intercambio de información, es vital no armar (ni desarmar) estructuras a las apuradas y sin consultar a profesionales con experiencia internacional en la materia.

También, es de fundamental importancia que exista coordinación entre las diferentes sociedades o estructuras que los clientes pudieran tener y que el armado de las mismas se relacione y sea consistente con la finalidad última perseguida por aquellos al establecerlas.

Notas Relacionadas

Prognosis Conclusiva

El objetivo en esta columna es compartir nuestras conclusiones sobre el proceso de amnistía fiscal argentino y hacer énfasis sobre algunas cuestiones sobre las cuales venimos escribiendo desde hace meses en este espacio.

Nowhere to run, nowhere to hide

El objetivo de esta columna es compartir nuestra visión sobre algunas cuestiones importantes en materia de planificación patrimonial internacional.

Amnistía Fiscal a la Peruana

Como estructurar un programa de exteriorización de capitales lógico y sencillo.