1. Inicio
  2. El llamado ‘efecto Trump’…

El llamado ‘efecto Trump’ es una burbuja especulativa

Para Christopher Dembik, economista de Saxo Bank, el llamado ‘efecto Trump’ es una burbuja especulativa, y como todas las burbujas, finalmente va a estallar cuando los inversores se den cuenta de que el nuevo presidente es incapaz de mantener sus promesas.

Hasta ahora, el efecto inmediato más visible de su historia ha sido el aumento en los tipos de interés (incremento de 50 puntos básicos en el rendimiento de los bonos de Estados Unidos a 10 años desde el 8 de noviembre).

Los inversores han anticipado que la política económica de Trump será inflacionista. No obstante, afirma el economista, la complacencia del mercado no se justifica en vista de las políticas proteccionistas reafirmadas por el nuevo presidente en su discurso inaugural: “Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que hacen nuestros productos, roban nuestras empresas y destruyen nuestros puestos de trabajo; …. Comprar productos americanos y contratar a americanos”. La vuelta a la realidad podría ser brutal para los inversores, dado que, en un mundo globalizado, el proteccionismo tendrá un coste económico a gran escala.

La economía de Estados Unidos no necesita realmente a Trump

Dembick destaca que el historial económico de los años de Obama es bastante positivo. Los indicadores económicos son sólidos: Barack Obama y Janet Yellen han dejado la economía con buena salud, y en muchos aspectos mucho más fuerte que antes de 2008, especialmente en lo que se refiere al sector financiero. El mercado laboral está cerca del pleno empleo. Durante los dos últimos años, el mercado laboral ha creado 4,9 millones de empleos, hasta una tasa de paro del 4,7%. El número de peticiones iniciales de subsidio por desempleo es la más baja desde 1973.

Incluso en las clases más desfavorecidas por la precariedad, se ha visto un claro movimiento en los últimos meses. Como resultado, dice, el número de americanos entre los 25 y los 34 años sin trabajo ha caído por debajo del 22% a finales de 2016 por primera vez desde septiembre de 2008.

Sin embargo, a pesar de las recientes mejoras, la tasa de participación en el mercado de trabajo sigue siendo baja (62,7% en diciembre), lo que significa que la economía de Estados Unidos no ha alcanzado todavía el pleno empleo, aunque no está lejos.

Además, la ‘buena’ inflación está de vuelta. Al contrario de la zona euro, el aumento de la inflación no sólo es causada por los precios de la energía, sino también por un aumento de los salarios medios (más 0,4% en diciembre) como resultado de la dificultad de los empleadores en la búsqueda de empleados cualificados.

El equilibrio de poder entre empleadores y empleados se está desplazando gradualmente a favor de los empleados, una señal bastante positiva. En Saxo Bank se considera que la inflación más alta (previsión en el 2% en 2017) podría reducir la carga de la deuda de los hogares estadounidenses (alrededor de 12.29 billones de dólares) y limitar los riesgos relacionados con la burbuja de la educación de Estados Unidos (que representa más de 1,23 billones, según la Fed).

El fracaso de Obama

Sin embargo, para Dembik no todo el historial de Obama es brillante. Su principal fracaso económico radica en su incapacidad para luchar contra el aumento de la desigualdad, que sin duda es el factor clave que explica la victoria de Trump. De hecho, la proporción ingresos en manos del 1% más rico ha alcanzado una vez más el nivel más alto visto a finales de la década de 1930 (en torno al 17%), mientras que había dejado de disminuir desde mediados de los años 20 hasta mediados de los años 70.

Las medidas económicas propuestas por Trump no son claramente capaces de hacer frente a la cuestión de la desigualdad, lo que podría crear rápidamente el resentimiento de su base electoral. En realidad, sólo dos medidas económicas tienen sentido económico: el plan de gastos de infraestructura, y en menor medida, los recortes de impuestos.

El plan de inversión en infraestructura de 1,5 billones se basa en las recomendaciones de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles, el gobierno federal necesitaría invertir 3,6 billones de dólares para el año 2020 para mantener la infraestructura existente (algunas de las cuales se remonta a la época de Eisenhower).

"Este programa podría ayudar a fortalecer la productividad, que es un reto a largo plazo para el crecimiento de Estados Unidos, y podría alargar el ciclo económico - pero no en la garantía de su aplicación. Esto se basa en la buena voluntad del Congreso y el partido Republicano. El presidente Trump inicialmente había considerado la financiación de inversiones de infraestructura en su totalidad por el sector privado, pero recientemente ha cambiado su tono abogando por un complejo endeudamiento mediante la emisión de bonos del estado a 50 y 100 años", concluye Dembik

Fuentes: Funds Society

Notas Relacionadas

Las "Trumponomics" pueden ser la medicina equivocada para la economía de EE.UU.

Un análisis de Reuters sobre los datos regionales de empleo y las tendencias históricas sugiere que el estímulo podría impulsar la demanda de trabajadores en áreas donde la mano de obra ya es reducida.

Lo que se juegan los activos franceses si el domingo gana Marine Le Pen

Todos los ojos están puestos ahora mismo en las elecciones francesas, y con razón.

 Inyección de optimismo a los mercados por parte  de Trump

El discurso que brindó ayer Trump al Congreso no generó preocupación, pero tampoco dio mayores detalles: anunció inversiones por USD 1 Tr en infraestructura.