1. Inicio
  2. Es posible una…

Es posible una re-industrialización de Argentina

Fuimos un país industrial o al menos estuvimos en los albores de serlo. ¿Lo somos ahora? ¿Nos conviene serlo? ¿Cómo hacerlo?

Estos y otros interrogantes aparecen en el ideario y las aspiraciones de nuestro país que supo alcanzar estadios de desarrollo industrial que fueron abortados en su inmadurez productiva y de tecnología.

Argentina supo ubicarse entre las economías más industrializadas del planeta. Sin embargo hoy se ubica en el puesto 40, en un mundo más complejo e incierto que hace 30 años.

Oportunidad macroeconómica

La oportunidad macroeconómica se abrió a principios del 2000, al lograrse una mayor autonomía financiera al ablandarse la restricción externa de Argentina, luego de una era de desindustrialización. Confluyeron varias razones:

  1. La madurez alcanzada por sectores industriales capital intensivos, instalados en los años 60-70 que lograron transformarse en exportadores y aportar divisas.
  2. La nueva demanda externa de alimentos muy bien atendida por una cada vez más eficiente producción agrícola.
  3. Quizás la más relevante en el corto plazo, la renegociación de la deuda externa que ablandó la restricción externa financiera y posibilitó tener una política económica más autónoma.
Descontamos en este punteo la decisión y las políticas de reindustrializar el país, sin ello desde nuestro punto de vista, todo sería menos probable.

Sin embargo, la discusión y el desenlace están aún abiertos y con frecuencia nos preguntamos, ¿Podemos ser un país industrializado?

Según el índice de rendimiento industrial competitivo que elabora ONUDI para 143 países del planeta, Argentina se ubicó en el puesto 40 en 2013 (en 2009 se encontraba en el puesto 46, y en 2006 en el puesto 49). Otros países como Brasil están en el puesto 35, México en el 20, China en el 5, en 2013, por dar ejemplos.

En términos internacionales, la economía industrial argentina se encuentra en el quintil medio superior, evidenciando una mejora respecto del índice anterior que la ubicaba como una economía industrial de mitad de tabla, con una performance creciente en los años recientes. El gráfico a continuación muestra la evolución del índice en los últimos años:

Fuente: United Nations Industrial Development Organization (UNIDO)

Para ilustrar un poco más, el PBI industrial de Argentina creció 30% entre 2004 y el tercer trimestre de 2016, la producción industrial per cápita ha crecido más de 19%, las exportaciones de manufacturas industriales (MOI) tuvieron un incremento de 88% en dólares entre 2004-2015 pasando de USD 11.967 M a USD 17.955 M, aunque disminuyeron su peso relativo en 3 puntos porcentuales.

Aun así y luego de haber transitado una etapa de crecimiento relevante en el sector industrial hay algunos interrogantes que ponen en duda la calidad y la potencialidad a futuro de un mayor desarrollo industrial local.

¡Queremos! ¿Podemos? ¿¡Nos conviene!?

Sin ser abarcativos, hay condicionantes internos y externos objetivos que interpelan a nuestra economía en su futuro industrial, por ejemplo:

  1. La alocución de la ventaja comparativa (estática).
  2. Nuestro lugar en el mundo lejano a los principales centros industriales.
  3. Las deficiencias de infraestructura, entre otros. 
A su vez, hay fortalezas locales que la potencian:

  1. La presencia intensiva de mano de obra calificada y el nivel educativo poblacional.
  2. La base científica tecnológica presente en universidades y centros de investigación.
  3. La integración y demanda potencial con/de Brasil y otros países latinoamericanos cercanos, entre otros.
Estamos en un desfiladero para seguir avanzando. Hace falta pasar a la ofensiva, no cerrarse, con una nueva forma de hacer las cosas que construya sobre lo alcanzado, que agregue valor.

¿Si nos conviene? Las economías que lograron desarrollarse a través de su industrialización, cumplieron con 3 condiciones:

  • Se desarrollaron mejorando los tipos de productos que producen y exportan (Upgrading).
  • Aumentaron la densidad de conexión que juega un rol central en la ubicación en el espacio de productos (Chaining).
  • Comprendieron que las tecnologías, el capital, las instituciones y las habilidades necesarias para hacer nuevos productos son más fácilmente adaptables para hacer algunos productos que otros (Resourcing).
En resumen, los países apostaron a la modernización de los productos, a los encadenamientos de productos y a la mejora de los recursos para desarrollar nuevos productos, es decir, se industrializaron en la forma contemporánea de la palabra.

Notas Relacionadas

WEF: La inteligencia artificial podría revertir la desaceleración económica de Latam

América Latina tiene la necesidad imperiosa de encontrar soluciones sostenibles para la caída de la productividad y el crecimiento económico. La inteligencia artificial (IA) puede parecer un aliado poco probable en la búsqueda de crecimiento sostenible, pero podría ser una parte importante de la respuesta.

Ante posible conflicto en Siria caen las principales bolsas globales

Los futuros de EE.UU. operan con ligeras bajas tras el lanzamiento de misiles a Siria, ordenado por el presidente Trump. Los principales índices europeos operan en baja, ante un posible nuevo conflicto sirio. Por su parte, los principales índices asiáticos cerraron en alza.

Transformación Digital en el Sector de Gobierno

Las Ciudades Inteligentes proponen resolver los mayores problemas que enfrentan los ciudadanos diariamente a través de soluciones automatizadas, generando un mayor nivel de interacción entre las personas y las instituciones para alcanzar una mejor calidad de vida.