1. Inicio
  2. Estados Unidos: otro…

Estados Unidos: otro Gobierno, ¿mismos problemas?

Durante el año 2016, el déficit comercial de los Estados Unidos alcanzó la cifra récord de los últimos cuatro años de USD 502.000 M

Dólares no le faltan a los Estados Unidos como para estar preocupados en cómo financiar un déficit que no dejó nunca de ampliarse. Y no estamos hablando del déficit fiscal, que es recurrente pero que el Gobierno norteamericano ha logrado reducirlo a 3% del PBI aproximadamente.

Estamos hablando del déficit comercial, el que se genera cuando un país importa más de lo que exporta, es decir, que no puede hacer frente con envíos al exterior a todo lo que ingresa por la aduana en concepto de bienes de consumo de su población o de capital en general para sus empresas.

Estados Unidos está asistiendo al regreso de los elevados déficits gemelos que se vieron en 1980 y 2000: durante el año 2016, el déficit comercial de los Estados Unidos alcanzó la cifra récord de los últimos cuatro años de USD 502.000 M (aún provisoria y pendiente de una revisión).

La tendencia a la apreciación del dólar no haría más que profundizar dicha tendencia en teoría, dado que un superdólar implicaría una menor competitividad de sus empresas. Asimismo, la baja tasa de ahorro de los Estados Unidos implica una mayor dependencia de los ahorros externos y de su producción.

¿Será el reflejo de la pérdida de competitividad de la mayor economía del mundo? En principio, las ganancias de competitividad fueron menguando a lo largo de los años y los salarios están presionando sobre los costos, finalmente luego de varios años de desaceleración en la tendencia de la inflación. No por nada el oro está volviendo a tener brillo como cobertura ante la mayor inflación.

¿Cómo se origina esa diferencia? En principio, no todos los males son propios, sino que los precios de las exportaciones cayeron y Estados Unidos posee un elevado porcentaje de sus exportaciones explicadas por el complejo de bienes primarios, petróleo y demás materias primas. Pero también las exportaciones el año pasado cayeron un poco más de lo que lo hicieron las importaciones: Estados Unidos sufrió en carne propia la desaceleración desde 2014 en la tasa de crecimiento mundial, en primer lugar de China, pero también de países centrales y de otras potencias como Brasil y Rusia, que aún se encontraban sumergidas en una grave recesión y produjeron excedentes que presionaron aún más los precios y los montos del comercio internacional.

Estados Unidos es el importador más grande en el mundo. ¿Cuáles son los socios comerciales que explican el consecuente déficit? China explica la mayor parte de las importaciones con 21,8%:

Durante los últimos cinco años las importaciones estadounidenses crecieron a una tasa anualizada de 8,5% y se encuentran lideradas por petróleo crudo y autos. El déficit comercial récord tuvo un pico justo en el momento en el que floreció el nacionalismo y sus empresas esperan un cambio en dicha tendencia dado el signo que le está imprimiendo Donald Trump a su economía, con un "compre nacional" y un expreso pedido de que las inversiones de las empresas norteamericanas se hagan en el país y que las empresas generen un mayor valor agregado, menor dependencia del exterior y un incremento en la producción nacional, para generar un mayor flujo de exportaciones y una reversión en la tendencia de sus exportaciones. ¿Podrá Trump revertir la tendencia observada hasta ahora?

La evolución de la demanda sigue siendo robusta, lo que en una economía dependiente del consumo representa una tendencia a elevar la demanda de cualquier producto, incluidos los importados. Una economía en pleno empleo y que acelera en su tasa de crecimiento produce presiones inflacionarias aún más elevadas y una tendencia a agravar el déficit comercial vía un aumento en la demanda de productos de consumo masivo y discrecional producidos en el exterior.

Trump quiere renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) y sacar provecho de su poderío: está claro que no hará nada que no implique una fórmula ganadora para Estados Unidos. Pero si logra desarticular todos los tratados comerciales existentes, tampoco eso será la garantía de terminar con el déficit comercial, que a esta altura es estructural. Además, tanto Canadá como México son los dos primeros destinos comerciales de sus exportaciones: ¿se encuentra en el cálculo de costo-beneficio de aplicar medidas agresivas las posibles represalias de terceros países? China ocupa el tercer lugar, una relación muy crispada y desbalanceada a favor de China. Se observan más abajo los principales socios comerciales como destino de las exportaciones norteamericanas:

Nadie desde un pupitre puede torcerle el brazo a una tendencia arraigada en lo más profundo de su economía, y no sólo el diferencial, sino la tendencia de los salarios estadounidenses no hará más que agravar las cosas en un escenario de suba de tasas de referencia por parte de la Reserva Federal y un dólar consecuentemente más fuerte respecto al resto de las monedas de los países con los con los cuales comercia.

Sí podrá producir un freno temporal a muchas de las inversiones que se fueron dando en México y otros países, pero con el tiempo la ley de mercados hará su trabajo. Además existe una tendencia mundial a la aceleración en sectores de servicios en detrimento de los puestos de trabajos manufactureros, que no ocurre solamente en los Estados Unidos sino que es un proceso global, un proceso que será casi imposible de revertir en forma sostenida en el tiempo.

Fuentes: Infobae

Notas Relacionadas

Monterrey anticipa los efectos en México de la ruptura del Nafta

El ascenso de Trump es considerado en México como la mayor amenaza proveniente de EE.UU. desde la Primera Guerra Mundial, cuando tropas estadounidenses ocuparon brevemente la ciudad de Veracruz.

Los inversionistas abandonan México en medio de un derrumbe del peso

Desde 1994 México ha tenido estabilidad económica luego de ciertos vaivenes que terminaron en el recordado "efecto tequila". Analizamos el futuro de esta economía de cara a la llegada de Trump

Según el FMI los gastos de Trump ayudarán al crecimiento de Estados Unidos

El FMI redujo los pronósticos de crecimiento para México y revisó su proyección de crecimiento para China.