1. Inicio
  2. Los rincones secretos y…

Los rincones secretos y oscuros de Wall-Street

Si bien los intentos por parte de los entes reguladores de crear un ambiente competitivo y transparente se desarrollan día a día, ninguno de estos intentos parecieran llegar a buen puerto.

Por el contrario, parecen estar hechos para impulsar las acciones turbias.

Mucho se ha hablado acerca del uso de la información por parte de los integrantes de las distintas compañías para vender y/o comprar acciones en la previa a que un anuncio importante se haga público. Para repeler este tipo de movimientos, la regla 10B5-1 se creó con el fin de que los miembros de la cúpula jerárquica de una empresa vendan (o compren) acciones en un momento determinado del año, previamente estipulado. Esto tiene como objetivo que aún, en teoría, sin saber qué clase de eventos se desarrollaran durante el año, tanto positivos como negativos, los integrantes de la compañía podrán vender o comprar sus acciones de la empresa.

Hasta ahí, no hay ningún problema. Veamos en detalle qué implica esta regla.

La regla 10B5-1 permite indicar por medio de su formulario 8-k, pero no necesariamente hacer público, en qué fecha del año se harán las transacciones. No obstante, la norma también indica que las empresas pueden adelantar o modificar esa fecha sin notificar previamente a la Securities and Exchange Comission (SEC). A su vez, tampoco existe un monto determinado ya que esto, de nuevo, también se puede modificar sin notificación alguna.

Llevando esto hacia el plano de la biotecnología, conocida por sus grandes oscilaciones en bolsa ante determinados eventos, en su mayoría esperables debido al riesgo que implica la ciencia. Pero para amplificar un poco acerca del primer punto mencionado en el párrafo anterior, veamos algunos ejemplos:

• Juno Therapeutics ([JUNO]) anunció la defunción de 3 pacientes. Días previos, el CEO de la compañía, Hans Bishop vende USD 4,4 M de sus acciones. ¿Fue legal? Si.

• Vertex Pharmaceuticals ([VRTX]) anunció resultados negativos en uno de sus programas con antibióticos. Exactamente ese día, minutos antes de que salieran los resultados y la acción cayera 70%, Craig Thompson vende 10.000 acciones por un valor de USD 300 mil. ¿Fue legal? Me gustaría decir que no, pero si.

Seguramente muchos de nosotros podríamos hasta admirar la capacidad de estos CEOs de operar y haber predispuesto una fecha momentos, e incluso minutos, antes de que el precio de la acción se derrumbara. Ciertamente hace cuestionar si en vez de CEOs no deberían ser inversores del tamaño de Warren Buffet. Pero debido a la posición que ocupan y que nuestros pensamientos enroscados nos hacen dudar de su buena fe, lo cierto es que la norma 10b5-1 tiene un alcance tal que ampara este tipo de desprolijidades y deja al descubierto al inversor que no tiene acceso a este tipo de información hasta tanto se haga pública.

Hay dos puntos a tener en cuenta en lo que respecta a esta regla:

1. Si el miembro de una compañía quiere vender acciones porque sabe que el precio se derrumbará a causa de un mal ensayo clínico, bajo el marco de la regla 10B5-1 se puede hacer. Debido a que la norma indica que no es necesario notificar ni hacer públicas las ventas,  salvo vía formulario 8-k, puntos 7.01 y 8.01, los directivos pueden deshacerse fácilmente de sus acciones.

2. Comprar acciones para beneficiarse de un movimiento futuro, es más difícil que vender. Debido a que la norma ampara las acciones de buena fe, si el integrante de la empresa sabe que la acción va a subir a futuro, justificar esa compra en un determinado momento es más rebuscado que vender la posición. Por este motivo, dado que las ventas bajo la norma 10B5-1 se programan, lo que se hace es anular la venta ya programada para omitir pérdidas y recomprar más adelante.

Si bien hay muchos escondites en el mercado que dan paso a estas maniobras, la información privilegiada es un elemento oscuro que muchas veces se convierte en el combustible de ciertas empresas no sólo de biotecnología sino también de sectores como el industrial, el energético o el financiero. Lo curioso de todo es que la norma fomenta este tipo de procederes, ya que deja cientos de vetas por donde justificar el uso de información privilegiada.

Me quedo con la pregunta de cierre: ¿Está la norma 10B5-1 hecha conscientemente mal? ¿Qué esconde esa norma que deja tantas vetas para el uso de la información privilegiada?

Notas Relacionadas

JUNO: Un segundo tropezón ¿es una caída?

Te contamos que pasó con Juno therapeutics (JUNO) en estos últimos días de noviembre, porqué cayeron sus acciones y proyectamos que pasará.

Los términos más usados en finanzas

Buscando contribuir a una mejor educación financiera, el tema de esta semana es dar a conocer algunos de los términos más utilizados en finanzas que son los siguientes:

Ni Trump es capaz de detener las cruzadas en biotecnología

Diferentes carreras se encuentran en pleno apogeo en el campo biotecnológico. ¿El objetivo? Ser el primero en llegar al mercado.