1. Inicio
  2. Obamacare: ¿Se queda o se va?

Obamacare: ¿Se queda o se va?

Donald Trump había prometido en su campaña electoral erradicar el Obamacare. Ahora que se consagró como presidente electo... ¿cumplirá su promesa?

Una de las promesas del candidato electo, Donald Trump, era erradicar del sistema médico Affordable Care Act (ACA) conocido como “Obamacare”. Si bien su propuesta fue apoyada por todo el partido republicano, una vez pasadas las elecciones paulatinamente se está esfumando la idea de un futuro sin el esquema establecido por Obama.

Con 22 millones de personas inscriptas en Obamacare, los republicanos presentaron siete proyectos referidos a que el pago de las cuotas por la cobertura sea proporcional a la cantidad de prestaciones médicas brindadas. Bajo el nuevo modelo, un usuario de 25 años de edad pasaría a pagar 25% menos por el paquete Premium, costando el mismo actualmente USD 2.800 y en un futuro USD 2.100. No obstante, si bien esto brindaría mayor libertad de elección y costos más accesibles a usuarios más jóvenes, los usuarios cuya edad se encuentre por encima de los 65 años deberían pagar más. Una persona de avanzada edad pasaría a pagar de USD 8.500 a USD 10.600. (+20%).

Como solución parcial a esto, el partido republicano ofrece atomizar las prestaciones médicas en cada estado para que a mayor grado de oferta el precio de los paquetes médicos disminuya. Asimismo, se espera que la gestión de Donald Trump también refuerce el apoyo a las medidas que beneficien a las drogas denominadas “Biosimilares” que, en términos generales, son tratamientos parecidos a los de primera línea pero que contienen otros componentes y son más accesibles.

Aun así, el general de los proyectos políticos no explica en detalle acerca de cómo será el procedimiento de transición entre la quita del sistema Obamacare al traspaso de un modelo más dinámico, privatizado y, en teoría, potencialmente más barato. Tan sólo se sabe que el futuro reemplazo de Obamacare constará de tres conceptos bases:

  1. los consumidores tendrán la libertad de elegir el alcance de su propia cobertura;
  2. los pagos deberán ser proporcionales a la cobertura exigida por los usuarios;
  3. el Affordable Care Act (ACA) debe estar fuera de sistema para antes de fin de año. 
Sin embargo, hay una mala noticia para los republicanos en lo que respecta al tercer punto. Los diferentes estados tienen autonomía para decidir acerca de los términos y condiciones del sistema médico que rige dentro de los límites de su territorio. La aprobación de las clausulas y términos sobre políticas de ajuste fiscal, co-seguros y cobertura se determinan durante el 3er trimestre de cada año, con lo cual hay una probabilidad muy alta que las condiciones del sistema Obamacare para el año entrante ya estén decididas lo que deja abierta la posibilidad de que, si se espera un cambio (incluso radical) respecto a Obamacare, se podrá ver recién a principios de 2018.

Por otra parte, desde el partido demócrata argumentan que el porcentaje de usuarios sin cobertura médica descendió a los niveles más bajos desde el 1er trimestre de 2013, alcanzando el equivalente al 8,9% durante la primer mitad de 2016. Cabe destacar aquí que las aseguradoras tienen prohibido por ley negar la cobertura a aquellas personas con enfermedades pre-existentes, así como también tienen la obligación de dejar a los hijos de los titulares bajo cobertura médica hasta los 26 años de edad. Sumado a esto, la expansión del sistema Obamacare en 31 estados más permitió que familias enteras de ingresos bajos puedan tener cobertura médica.

El argumento de los republicanos sigue siendo sólido vs el demócrata

Las aseguradoras médicas tienen un fondo de USD 2,8 Bn destinado a la cobertura médica de grupos familiares de bajos recursos. Sobre este total, USD 362 M van a pérdida, lo que resultó en que 75% de las empresas que se dedicaban a la provisión de seguros médicos abandone el modelo por ser no sustentable. UnitedHealth Group (UNH) fue una de las principales aseguradoras que estuvo a punto de presentar la quiebra luego de reportar pérdidas por un valor total de USD 1 Bn en 2015 y 2016. Debido a esto, la empresa emitió un comunicado informando que durante 2017 no brindará servicios bajo el sistema Obamacare en los estados de Arkansas, Georgia y Michigan. Mismo fue el caso de Aetna (AET) que también anunció que abandonará su cobertura en 11 de los 15 estados en los que opera.

El problema principal de Obamacare radica en que se convirtió en una suerte de embudo. Los usuarios están forzados a tener una cobertura médica. En el caso de no hacerlo, deberán pagar tres veces la cuota mensual a modo de penalidad.

En tanto, las farmacéuticas producen drogas que exigen mucho I+D debido a que se desarrollan medicamentos para enfermedades que no tienen alcance médico y que, además, muchas de ellas son terminales. Los precios de los pocos fármacos de esta índole que se vuelcan en el mercado son muy caros debido a que tardan años en desarrollarse las drogas y los costos para producirlas se vieron envueltas en una tendencia ascendente. Las aseguradoras, que están obligadas a aceptar a todos los usuarios que se presenten, deben afrontar los gastos de cobertura de estos medicamentos aumentando así el volumen de deuda incurrida.

Este modelo es el que llevó a que las principales aseguradoras médicas mencionadas previamente, se vuelvan desertores del esquema propuesto por Obama poniendo en riesgo así al último eslabón de la cadena: los pacientes. Las consecuencias de que las aseguradoras médicas no sean capaces de solventar los gastos y que peligre su permanencia en el mercado hace que aumente el riesgo de dejar sin cobertura a una gran cantidad de pacientes.

Para concluir podemos decir que, si bien nada está dicho aún y el futuro de Obamacare sigue siendo incierto, difícilmente logremos ver un 2017 sin el Affordable Care Act (ACA) debido a protocolos políticos que se deben implementar pero, como todo lo sucedido (y aprendido) durante 2016, aquellos eventos con menor porcentaje de probabilidad son los que se deben ponderar para luego descontar.

¿Logrará el partido republicano erradicar el Obamacare en 2017?

Notas Relacionadas

El futuro incierto de JUNO

Comenzó la conferencia de hematología ASH16. Nuestra enviada especial nos cuenta las últimas novedades de biotecnología desde USA.

2016: ¡La cuenta regresiva finalmente empezó!

Llega su fin un año cargado de complejidad para el sector biotecnológico y repasamos los principales aspectos junto a nuestra especialista en el sector.

Trump gana las elecciones: ¿qué cabe esperar en Latinoamérica?

La principal amenaza para las economías de América Latina es el incremento en el riesgo de que la economía estadounidense abogue por políticas proteccionistas. México se encuentra probablemente a la cabeza de los países que sufrirán mayores implicaciones económicas después de la victoria de Trump.