1. Inicio
  2. 2016: el año donde se espera…

2016: el año donde se espera lo inesperado

Estados Unidos ya tiene un nuevo presidente electo y fue, ni más ni menos que el candidato menos pensado. No obstante, este evento no escapa a la naturaleza de los distintos episodios que ocurrieron.

La espera terminó. Estados Unidos ya tiene un nuevo presidente electo y fue, ni más ni menos que el candidato menos pensado. No obstante, este evento no escapa a la naturaleza de los distintos episodios que ocurrieron. El factor sorpresa es el denominador común de estos sucesos desatados durante 2016: Brexit, resultado electoral y las reacciones ex post del mercado.

Una vez concluidas las elecciones el mercado general reaccionó en tendencia negativa puesto a que previo al cierre del día 8 de noviembre se descontaba una elección en favor a Hillary Clinton. Luego con el mercado norteamericano habilitado para operar, el sector de biotecnología no tardó en reaccionar al alza (distinto a lo que muchos de los analistas del sector pensábamos) disparando sus precios a lo largo y a lo ancho de sus componentes, partiendo desde sus índices como en las cotizaciones de los papeles individuales.

En términos de capitalizaciones bursátiles las compañías que integran el índice IShares Nasdaq Biotechnology (IBB) aumentaron su capitalización por un monto total equivalente a USD 64 Bn sólo en la primera rueda ex post. Esto nos indica que descontada la posibilidad de una mayor regulación y la permanencia del sistema Obamacare, las compañías del sector tienen mayor flexibilización y espacio para poder recuperar el terreno perdido y, en segunda medida, porque tal como mencionamos en la columna “El extraño y temido mundo de Biotecnología” el sector de biotecnología no ha cambiado sus fundamentales, ni siquiera han sido descontados los avances en materia oncológica dentro de sus precios de bolsa.

Dicho esto, esta columna tiene como objetivo hacer un breve repaso de la situación actual de las biotecnológicas y resaltar aquellos rincones en donde se podrían encontrar buenas oportunidades de compra.

Si miramos en retrospectiva acerca de cuáles fueron los subsectores que mayor incremento porcentual tuvieron en calidad de I+D encontramos:

Fuente: IMC Healthcare Informatics, 2015

No obstante, si miramos la foto del año 2016 en materia de presentaciones ante FDA encontramos una fuerte presencia del área oncológica. ¿A qué se debe? A la evolución de las empresas dedicadas al rubro genético.

Fuente: FDA listings, 2016

CANTIDAD DE LANZAMIENTOS DE DROGAS APROBADAS POR FDA: año 2016

Estas empresas lograron armar una base de datos tal que complementan el trabajo realizado por las empresas como Juno Therapeutics (JUNO), Novartis (NVS), Kite Pharma (KITE) o Merck (MRK). Estás cuatro empresas junto con Bluebird (BLUE), se encuentran en un promedio del 50% por debajo de su máximo visto a 52 semanas.

Asimismo, si se miran las proyecciones científicas de los futuros tratamientos tanto para enfermedades neurológicas como Parkinson o Alzheimer o cancerígenas (tomando todos los sub tipos), todos se concentran en las denominadas “terapias génicas” y las mismas cuentan con un valor actual de mercado superior a USD 200 Bn si se toma en cuenta los tres sub sectores. Dentro de estas empresas tenemos a Biogen (BIIB) e Ionis Pharmaceuticals (IONS) como las principales que marcan ritmo en esta área junto con Roche (RHHBY).

Tomando esto y pasando al rincón de los IPOs, veamos los retornos YTD de los IPOs lanzados dentro de EE.UU., tenemos un retorno promedio de 71,2% en los 9 IPOs más importantes del año, con una mejora que sucede a partir del mes de abril. Dentro de estos lanzamientos, 4 están ligados al área de genética: Avexis (AVXS), Merus (MRUS), Pulse Biosciences (PLSE), BeiGene (BGNE) y Syros Pharmaceuticals (SYRS).

Fuente: Renaissance Capital

Los papeles que pertenecen a estas ramas tienen un ajuste en precio considerable y pueden resultar atractivas para tener en aquellas carteras de largo plazo. Asimismo, cabe recordar que todos los papeles que se encuentran en el sector están sujetos a la aversión al riesgo y sus movimientos de precios pueden resultar tanto atractivos como potencialmente como violentos.

Para concluir en lo que respecta a la bolsa de Argentina también está dando sus primeros pasos en el área de Biotecnología. Actualmente la única del sector que se encuentra cotizando es Instituto Rosembusch (ROSE), compañía abocada al área de sanidad animal. No obstante, el Merval espera recibir a otra compañía de biotecnología llamada Biosidus, quien se encuentra desarrollando biosimilares, trabajos de clonación y producción de hormonas en base a animales clonados. Asimismo la empresa trabaja en tratamientos para enfermedades coronarias compitiendo de manera directa con empresas norteamericanas como Novartis (NVS). Por último, está Bioceres quien en las últimas semanas adquirió una participación mayoritaria en Rizobacter, empresa que se enfoca a la provisión de insumos químicos y biológicos. Bioceres se dedica al sector agrícola, particularmente a la modificación genética de semillas.

Estos productos y tratamientos son altamente demandados en el mercado internacional desde sanidad animal por la evolución de enfermedades cuya raíz proviene de los antibióticos que se les da a los animales hasta la demanda de semillas transgénicas capaces de resistir los bruscos cambios climáticos que vienen sucediendo a lo largo de los últimos 5 años.

Todavía se esperan varias sorpresas antes de que termine el año y el gran interrogante es... ¿qué pasará en 2017?