1. Inicio
  2. Ajuste de cuentas: déficit…

Ajuste de cuentas: déficit externo y fiscal

El plan económico inicial del Gobierno no dio resultados y con los ajustes y tras 20 meses en rojo, por fin ven luz verde en el superávit.

El plan gradual con el que el Gobierno intentó ordenar los desequilibrios heredados, no dio resultado. Incluso en algunos casos la situación se agravó y la economía quedó aún más vulnerable ante un freno en el financiamiento.

A finales de 2017, el déficit fiscal primario era de 3,8% PBI y, sumando los intereses, el déficit fiscal total ascendía a 6% del PBI. Y el déficit de cuenta corriente se ubicó en USD 30.792 millones (4,8% PBI).

En 2018, el fracaso del programa se hizo más evidente y las vulnerabilidades emergieron a la superficie. La macroeconomía dejó en evidencia a un paciente que no tomaba el tratamiento en serio. A partir de abril de este año, la corrida contra el peso se disparó y obligó a sellar un acuerdo con el FMI. Fue ahí cuando el país se comprometió a ajustar tanto desequilibrio.

Como no fue ordenado ni gradual, el ajuste llegó "por las malas": devaluación + inflación + recesión = caída de la actividad y, por ende, una economía más achica (demanda menos que el resto del mundo). Por ello, cayeron las importaciones y, en menor medida, las exportaciones.

Saldo comercial

En síntesis, Argentina en 2017 acumuló un déficit comercial de USD 8.309 millones y parecía encaminarse a un déficit récord a principio de 2018. Pero producto de la suba del dólar de más de 115% (en los últimos 12 meses del dólar), se observaron correcciones en el sector externo.

En septiembre, Argentina registró su primer superávit comercial después de 20 meses. Fueron USD 314 millones producto de una caída de 28,3% en importaciones y una caída de 11,2% en las cantidades exportadas.

El ajuste de cuentas externas ya se traduce en números. También el salto cambiario dijo presente en el stock de créditos con tarjeta en el exterior. En febrero pasado, el stock era USD 752 millones (promedio mensual); mientras que en octubre (hasta el día 18/10) promediaba USD 263 millones. Esto representa un 53% menos que el mismo período de 2017.

Asimismo, el BCRA anticipó en su informe monetario que el atesoramiento de dólares muestra un franco descenso en el mes de octubre.

Ajuste fiscal

Se conocieron los datos fiscales de septiembre y el acumulado anual. Este último arroja una caída de 47% en términos reales entre enero y septiembre. El déficit primario se ubica en 1,1% y el Gobierno sobrecumpliría la meta fiscal de este año.

Cabe señalar que, durante el mismo período de 2017, había sido 2,1% del PBI. Muy fuerte es la reducción en obra pública (gastos de capital), que registra una baja de 13 % nominal. Al que debemos descontarle una inflación de 34,2% para los primeros 9 meses del año.

En síntesis, el ajuste se está viendo en los números. La mala noticia es que gran parte está explicada por una recesión (producto de la devaluación), no del manejo ordenado de la política económica.

La pregunta es cuándo saldrá Argentina de la recesión y en qué condiciones quedarán estos desequilibrios. ¿Podrá la política económica comenzar a timonear a la economía y llevarla a buen puerto o serán los ajustes del mercado los que marquen el destino económico del país?