1. Inicio
  2. "Argentina es como un Messi…

"Argentina es como un Messi jugando de pilar de Los Pumas"

Entrevista a José Luis Espert, quien nos presenta su nuevo libro "La Argentina Devorada". Este libro es una denuncia, un grito de frustración, de bronca. ¿Qué nos sucedió para sufrir semejante implosión económica?

“La Argentina debería ser un país desarrollado, pero no lo es. ¿Por qué?”

Así comienza La Argentina devorada, el nuevo libro del conocido Economista José Luis Espert con quien tuve el agrado de compartir un buen rato intercambiado opiniones sobre el diagnóstico de un país que hace 100 años estaba entre los 10 más prósperos del mundo y hoy tiene un papel irrelevante. Espert culpa a los políticos, a los sindicalistas y a los empresarios prebendarios por la decadencia de la Argentina, pero, dialogando, concluimos que el problema es más profundo y somos nosotros, los argentinos, los que hemos deteriorado al país.

Aquí, un resumen de esta charla.

P. ¿Somos caníbales?

R. “Sin duda, somos una sociedad que hace unos años, por lo menos desde fines de la Primera Guerra Mundial, comenzó a alejarse de los ideales de la libertad política, del republicanismo, del respeto a las instituciones, del libre comercio, de la acumulación de riqueza y puedo seguir. Cuando nos alejamos de estos valores, aparecen los políticos corruptos, los sindicalistas y los empresarios prebendarios”.

P. Es decir, la célebre frase del expresidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy, no aplica a la Argentina desde hace ya más de 100 años.

‘No preguntes qué es lo que tu país puede hacer por ti, sino qué es lo que tú puedes hacer por tu país’.

R. “Exacto. ¿Cómo hace para crecer una empresa que tiene todo para venderle al mundo, pero no le vende a nadie porque pone todas sus energías en tratar de que los competidores no le vendan a ella? “

“Nuestro país es una empresa que ha errado su objeto societario. Tiene todo para venderle al mundo: alimentos, energía, minerales, turismo. Sin embargo, se ha encerrado en esa práctica bizarra y decadente que es la sustitución de importaciones”.

“Argentina es como un Messi jugando de pilar de Los Pumas. Estamos preparados para vivir del agro, de la agroindustria, de la energía, del petróleo y del turismo, pero nos convencemos que producir autos caros y de mala calidad que solo Brasil nos compra es la fórmula mágica. Creamos cotos de caza para armar celulares a precios siderales, como la isla de Tierra del Fuego. Producimos textiles caros y juguetes obsoletos”.

“¿Por qué no producimos lo que hacemos bien y usamos las riquezas naturales que abundan”?

P. ¿Cuál es el propósito de este, tu primer, libro?

“Este libro es una denuncia, un grito de frustración, de bronca. Al principio de describo nuestros problemas y al final te ofrezco una solución. ¿Qué nos sucedió para sufrir semejante implosión económica? “

“Quiero mostrar la necesidad de un cambio hacia un capitalismo competitivo, en el que el empresario compita con el mundo abiertamente sin intervención de un Estado que debería dedicarse solo a la prestación de bienes y servicios básicos y dónde la verdadera defensa de los trabajadores la asuma los dirigentes honestos y no los barones ignorantes y corruptos.”

P. En La Argentina Devorada hablas cómo los políticos, a los sindicalistas y a los empresarios prebendarios han saboteado el país. ¿Cuál de estos tres grupos es el peor?

R. “Los empresarios prebendarios sin duda. Se cambian la camiseta con cada gobierno. Venden a la gente productos a precio de oro, lo que afuera se consigue por monedas. Piden proteccionismo y cuando lo tienen, cazan en el zoológico aprovechando la necesidad de la gente. Transan con los políticos y con los sindicalistas.”

P. Para ir terminando, ¿qué tiene que hacer la Argentina para cambiar?”

R. ¡Compren al menos 10 millones de ejemplares de mi libro y ahí te cuento qué debemos hacer como sociedad!