1. Inicio
  2. Argentina: Expectativas vs.…

Argentina: Expectativas vs. realidad

El mercado reacciona de acuerdo a las expectativas previas, a fines de 2018 las expectativas eran muy malas. Si pasas de expectativas “muy malas” a solo “malas” o “regulares” eso da una señal positiva en el mercado financiero. Allí el inversor tiene que estar atento para capitalizar esa oportunidad.

El vaso lleno vs. el vaso vacío

El indicador que no debemos olvidar de seguir es el riesgo país. La caída del mismo desencadena automáticamente una suba de Merval en dólares y viceversa.

Este riesgo soberano cayó de 830 puntos básicos a menos de 700 y el Merval en dólares pasó de 730 el 26 de diciembre a 900 dólares en estos días. Ayudó la estabilidad cambiaria y que el tipo de cambio perforó la banda inferior de zona de intervención.

En este contexto los inversores deben intentar aprovechar oportunidades. Siempre sabiendo que cuando lleguen las encuestas de las elecciones provinciales y nacionales, los títulos públicos y acciones incluirán en sus precios al “ruido político” y eso puede traer correcciones rápidas.

Buenas Noticias

En el plano monetario hay buenas noticias, el dólar está controlado y hasta el BCRA tuvo que intervenir vía subastas para comprar divisas, algo que no se veía desde junio de 2017. Además, el Central de Sandleris viene sobrecumpliendo los objetivos monetarios y comienza a ganar credibilidad luego de meses de mucha volatilidad e incertidumbre.
 
La tasa de interés que había tenido un descanso en cuanto a la baja en diciembre, comenzó el año descendiendo y aún así contrayendo los agregados monetarios. Claramente el objetivo es bajar la inflación cuanto antes.

Competitividad con Brasil

Al ubicarnos en el piso de la banda de flotación esto hace que el dólar suba entorno al 2% mensual (hasta fin de marzo). La inflación puede que se ubique por encima de ese número debido a los ajustes de tarifas.

Brasil viene apreciando su moneda en términos nominales. El “efecto Bolsonaro” ya se tradujo en una caída de 3,9 a 3,7 reales por dólar. Lo que hace pensar que Argentina va a mantener, en términos de competitividad, el precio por unos meses. La gran pregunta es si las tarifas aceleran la inflación y la depreciación del peso no alcanza para mantener la competitividad precio o el tipo de cambio se ubica por debajo del límite inferior de la banda.

El índice de tipo de cambio bilateral con Brasil se ubica en 127 puntos (tomando la liberación del cepo cambiario con nivel 100). Es decir, hay un “colchón” de competitividad que de mantenerse la inflación en consonancia con el dólar, se mantiene.

Por otra parte, la última licitación de Letes fue positiva. Se renovó el 100% y se limitó solo a dólares la suscripción por lo que no hay merma de reservas por no permitir suscripción en pesos. Es un dato muy positivo para el arranque de año, ya que como indica el programa financiero “si el refinanciamiento de los vencimientos de corto plazo en 2019 fuese igual o mayor al 70%, el saldo de caja acumulado al cierre del año permitirá eliminar las necesidades de financiamiento neto en 2020”.

Riesgos

  • “Tarifación” y salarios
En 2019 las tarifas siguen ajustando y más aun con el salto cambiario de 2018. La gran duda es en cuanto los aumentos en precios regulados desviarán a la tasa de inflación de un sendero de desinflación en 2019. Y si al agrupar y concentrar los aumentos tarifarios en los primeros meses del año esto pone en dudas a otra variable importante: el salario real. Si lo tarifario afecta mucho o retrasa la posible recuperación del salario real será difícil que el consumo se recupere de forma significativa.

  • ¿Recesión hasta cuándo?
Por el lado de la economía real los datos de noviembre de actividad fueron malos. El Estimador Mensual Industrial cayó 13,3% y actividad aún no repunta. La duda es si la recesión es más grave de lo esperado y se extiende en el tiempo, ¿cómo afectará a los ingresos fiscales y al objetivo de déficit fiscal cero acordado con el FMI para 2019?