1. Inicio
  2. Argentina: Se estabiliza el…

Argentina: Se estabiliza el dólar pero a qué precio

¿Estamos en un equilibrio sostenible? ¿Cómo funciona el actual modelo monetario? ¿El mundo nos juega a favor o en contra? ¿Qué va a pasar con el dólar durante 2019?

Luego del cambio de Presidente del BCRA y un nuevo acuerdo con el FMI, el dólar cortó su racha alcista en el año para bajar un 12% en el mes de octubre. Todo muy lindo, pero este equilibrio se logró gracias a un fuerte aumento en la tasa de interés, fuerte aumento en el nivel de encajes y una disminución en la expansión de la base monetaria.

El nuevo modelo monetario tiene un cambio muy importante respecto al modelo anterior que voló por los aires. Antes, la gente le prestaba directamente su dinero al BCRA a plazos cortos a una tasa que rondaba el 30% anual. Ahora, el BCRA introduce a los bancos en el modelo porque la gente le presta su dinero a los bancos a plazo fijo al 50% anual y estos se lo prestan o encajan al BCRA a 7 días a tasas del 68% anual. Queda claro que parte del éxito de la estabilización del tipo de cambio pasa por un fuerte aumento en la tasa de interés que ahora el BCRA le paga a los bancos.

Este modelo puede funcionar en el corto plazo para frenar la corrida sobre el tipo de cambio pero no es sostenible en el mediano plazo porque encarece y quita financiamiento al sector privado, justo cuando se entra en una recesión, que a mi criterio todavía es prematuro estimar que tan grave y tan larga será esta vez. Basta recordar las palabras de Dante Sica para entender la gravedad de la situación por el que pasan las Pymes y lo importante es que los bancos públicos hayan anunciado que saldrán a financiar a las Pymes a tasas bajas.

También debemos tener en cuenta cómo nos afecta el mundo. La guerra comercial entre EE.UU. y China lejos está de solucionarse. Europa transmite malas señales y no debería sorprendernos que se desate una crisis en un futuro no muy lejano. Y por último, la victoria de Bolsonaro en las elecciones presidenciales de Brasil ha encendido las alarmas de algunos analistas internacionales y de muchos industriales argentinos.

Lo que viene, lo que viene, dirían en un antiguo programa de fútbol. En principio, es casi imposible pronosticar la evolución futura del dólar dado que depende de varios factores:

  • Si el BCRA baja la tasa de interés de las Leliq, asumo que más tenedores de pesos querrán dolarizar su cartera y más teniendo en cuenta que entramos en un año con elecciones presidenciales.
  • Si en BCRA no baja la tasa de interés, estaremos incubando una nueva corrida cambiaria que se dará por la gran creación de pesos para pagar las Leliq.
  • Si la guerra comercial entre EE.UU. y China llegara a escalar, el impacto en la Argentina será negativo pero incierto.
  • Hasta ahora, Brasil ha favorecido la apreciación del peso argentino gracias al ingreso de capitales en la región, pero Bolsonaro aparece como una gran incógnita respecto a lo que pueda impulsar como política monetaria.

En síntesis

  1. La situación mundial genera varios puntos de incertidumbre. En principio, veo más puntos para perder que para ganar. 
  2. A nivel local, deseo que las tasas en pesos se normalicen por el bien de las Pymes pero no tengo certezas que esto vaya a suceder en el corto plazo.
  3. Entiendo que el BCRA debería seguir con un esquema de flotación pero con un crecimiento mensual más acotado que el actual 3% mensual. 
  4. Ante la duda, prefiero dolarizar mi cartera con bonos cortos. Cuesta mucho ganar el dinero para perderlo en un abrir y cerrar de ojos.