1. Inicio
  2. Asesores de inversión,…

Asesores de inversión, Pershing y el riesgo de concentración

Los cambios en el marco regulatorio han llevado a que un jugador de mercado concentre el negocio de custodia

Durante los últimos años, como resultado de la evolución del marco regulatorio global, se produjo la salida de muchos bancos que tenían presencia local en materia de banca privada y wealth management. Esta situación, sumada a la dinámica del negocio y las preferencias de los clientes, dio lugar a la aparición de asesores financieros independientes para dar servicio a aquellos inversores que querían tener sus ahorros en instrumentos del exterior no disponibles en la bolsa local.

Para ejercer esta tarea de asesoramiento es fundamental que los asesores de inversión tengan en forma directa o indirecta un banco custodio donde guardar los activos de sus clientes. Originalmente, en el negocio conocido como external asset management y custodia en Estados Unidos había varios players, pero hoy solo queda Pershing como buque insignia que pertenece al Bank of New York.

Pershing entiende que el negocio conlleva ciertos riesgos, en particular los inherentes a la poca claridad regulatoria local en torno a esta actividad, por lo que últimamente ha pedido a la mayoría de los asesores de inversiones que para contar con este tipo de acuerdos deben estar regulados por FINRA. Por supuesto todavía quedan excepciones ya que sobreviven algunos acuerdos de custodia con casas de bolsa, por ejemplo, en Panamá y Uruguay; pero atento a la tendencia mundial de todos los grandes bancos de marcada aversión al riesgo, sobre todo en temas regulatorios, no debería extrañar que, a aquellos asesores externos que tienen acuerdos de custodia y no están regulados por FINRA en los Estados Unidos, se les exija adecuación tarde o temprano.

La desaparición de la mayoría de los custodios que consideraron el negocio de alto riesgo reputacional, muy bajo retorno y competencia directa con su propia banca privada ha dejado a Pershing y Bank of New York como el gran acumulador de activos de Latinoamérica. Muchos intentaron activar cuentas de self clearing (sin intermediarios) pero fracasaron y lo mismo ocurrió con las cuentas ómnibus (una cuenta holding con diferentes subcuentas de los clientes de la institución). De forma tal que se transformó en el gran jugador casi monopólico para asesores independientes que buscan Estados Unidos.

La falta de competencia y la consolidación de toda la región en manos de un solo banco nos obliga a hacernos la siguiente pregunta: qué pasaría si Pershing se retira del mercado o si busca consolidar asesores en Latinoamérica bajo otra estructura definida o si simplemente decide subir los fees en forma abrupta. Los asesores de la región están asumiendo un riesgo enorme al dedicarse a este negocio y desarrollarlo con un solo proveedor que carece de competidor alguno y donde no hay plan B. Es Pershing o la nada.

Este es el punto débil del desarrollo de los asesores de inversión en la región y es claramente lo que el cliente deberá mirar cuando le ofrezcan cuidar sus activos en Estados Unidos. No se ve riesgo patrimonial o de insolvencia alguno. A decir verdad, la entidad es absolutamente seria, pero el hecho de que sea casi monopólica le da mucho poder sobre los asesores de inversión y las decisiones que tome podrían ser arbitrarias y discrecionales.

Amén de esto, cuando más directo es el acuerdo con Pershing, más efectivo es y menos riesgo representa para el asesor y su cliente.

Como dice un amigo mexicano: "estoy totalmente en contra de los monopolios, pero muy en especial de aquellos que no soy parte!"