1. Inicio
  2. Blanqueo de Capitales:…

Blanqueo de Capitales: Aclarando todas las dudas

Compilamos todas las preguntas que nos fueron haciendo nuestros lectores sobre temas del blanqueo y que acompañaron la publicación de varias de nuestras notas. Con ellas entrevistamos a nuestro Guru Diego Fraga, abogado especialista en cuestiones tributarias y profesor de la Universidad Austral.

Luego de las sucesivas publicaciones de notas referidas al blanqueo nos fueron llegando consultas e interrogantes que planteaban nuestros mismos lectores;  por lo que decidimos ponerlas todas juntas, sumar algunas dudas nuestras, y consultar a los que saben. Así, llegamos a Diego Fraga, quien con mucha claridad despejó cada una de nuestras consulta. Aquí, el reportaje completo. 

BLANQUEO DE CAPITALES EN LA ARGENTINA… ¿Y DESPUÉS?

FinGuru: Ya no hay dudas de que el Sinceramiento Fiscal es uno de los principales logros del Gobierno actual en la Argentina. ¿A cuánto estimás que podrá ascender el monto total de bienes blanqueados para fines de marzo?

Diego Fraga: Creo que el resultado podría llegar a los USD 130.000 M, porque todavía falta sincerar una buena parte de los inmuebles y también algunas cuentas y otros bienes. Las cuentas y los otros bienes pendientes de sinceramiento no necesariamente tributarán la alícuota del 15%, ya que puede hacerse uso de la posibilidad de pagar la tasa del 10% mediante la cancelación con títulos públicos Bonar 17 o Global 17.

FG:¿Y qué es lo que ocurrirá “el día después” para quienes hayan sincerado todo su patrimonio?¿En qué medida se verán afectados por los “nuevos” impuestos que deberán afrontar?

DF: Muchos ya se han hecho la idea de que esos activos, así como las rentas que producen, van a verse impactados por los impuestos que se cobran en la Argentina. Particularmente, van a tener un fuerte impacto el impuesto a las ganancias y el impuesto sobre los bienes personales. Si bien para este último con la propia ley de blanqueo se previó que los mínimos no imponibles crezcan progresivamente y que la tasa vaya bajando hasta alcanzar el 0,25% en 2018 (en 2016 es del 0,75% y en 2017 del 0,50%), tratándose de bienes en el exterior, esta alícuota se aplica sobre valores de mercado (no “valuaciones fiscales”).

Los impuestos del “día después” son un tema muy importante que puede hasta resultar existencial para la gente que vive únicamente de las rentas que generan esos bienes.

Además, va a requerir de asistencia especializada de contadores públicos que se encuentren familiarizados con la liquidación de impuestos respecto de bienes y rentas del exterior del país. Aquellos que tengan inversiones diversificadas deberán conservar los comprobantes de cada operación, vitales para determinar con certeza los impuestos adeudados.

FG: ¿Cómo podría protegerse o minimizar el impacto fiscal el contribuyente que, con motivo del blanqueo, ha exhibido la totalidad de su patrimonio ante la Administración Tributaria?

DF: Existen diversas formas para aminorar el impacto impositivo para los períodos fiscales en que se sumen bienes y rentas anteriormente ocultos. En primer lugar, es recomendable analizar el tipo de bienes de los que estamos hablando (no es lo mismo un inmueble que una empresa, o una cuenta bancaria o de inversión), así como su magnitud.

Por otra parte, un aspecto a tener muy presente al momento de definir una estrategia de tax planning es determinar qué es lo que se desea hacer con ese patrimonio en los próximos años.

Por ejemplo, si uno posee una considerable porción del patrimonio fuera del país, y  que no va a necesitar durante un largo tiempo, existe una atractiva opción para minimizar drásticamente la carga impositiva: la figura del trust irrevocable. Si bien para algunas personas resulta muy difícil –por no decir, imposible- acostumbrarse a un –casi- total desapoderamiento de los bienes –o de parte de ellos-, esta alternativa implicará –si se encuentra bien estructurada- que en la Argentina tales activos no estarán sujetos a tributación. Es como si los mismos no perteneciesen a nadie, por lo que el fisco no va a reclamar que se paguen impuestos sobre estos. Existen dictámenes de la Administración Tributaria (Administración Federal de Ingresos Públicos o “AFIP”) en este sentido. Se trata de una figura que también suele funcionar en otras jurisdicciones para bajar el costo tributario de una inversión.

Este tipo de estructuras de planificación patrimonial es muy utilizado no sólo con fines fiscales, sino también sucesorios, ya que es una herramienta “blindada” que permite distribuir el patrimonio –y sus rentas- para cuando se produzcan ciertos hechos, como por ejemplo, el fallecimiento de quien aporta los bienes (settlor).

También es común la utilización de sociedades en el exterior, para diferir el pago de impuestos sobre las rentas hasta el momento en que las mismas son distribuidas por la entidad. Actualmente, en la Argentina, esta modalidad funciona, inclusive, con países y jurisdicciones que hasta hace poco tiempo eran consideradas como paraísos fiscales. Sin embargo, hay que estar atentos a futuras reformas legislativas, ya que es bastante probable que el Gobierno actual propicie la modificación de este tratamiento beneficioso cuando se trate de entidades que obtienen un alto porcentaje de rentas pasivas. De hecho, mediante la ley que aprobó el régimen de Sinceramiento Fiscal, se creó un Registro de Entidades Pasivas del Exterior. Si bien actualmente se encuentra sin reglamentar, no sería raro que en el futuro éste sea utilizado -previa modificación legislativa- para limitar el comentado diferimiento.

FG:¿Hay otras formas menos sofisticadas y económicas que se utilicen para minimizar la carga impositiva?

DF:Las que te comentaba son –a grandes rasgos- algunas de las formas que utilizan quienes parten de un patrimonio de aproximadamente USD 400.000 en el exterior. Muchas veces son aplicadas de manera conjunta con otras alternativas, en una especie de “mix”. El esquema dependerá mucho del destino que estaría dispuesto a darle el contribuyente a su patrimonio.

Pero sin necesidad de acudir a estructuras como las mencionadas, existen alternativas de inversión que pueden tener considerables beneficios fiscales. Por ejemplo, los intereses de títulos públicos argentinos (entre los cuales se incluyen las LETES y LEBACS) o de obligaciones negociables con oferta pública en el país no tributan impuesto a las ganancias (tampoco bienes personales). Algo similar ocurre con los dividendos de acciones de empresas de Brasil, que por aplicación del Convenio para Evitar la Doble Imposición con dicho país no pagan ganancias. También las ganancias de capital y los intereses por bonos soberanos de Brasil y Bolivia se encuentran exentos del impuesto a la renta en la Argentina. Para aquellos más conservadores, es bueno que sepan que tampoco tributan los intereses de plazos fijos y cajas de ahorro en el país.

FG: Teniendo en cuenta la firma de un acuerdo de intercambio de información tributaria antes de fin del año pasado con EEUU y la asunción de Trump ¿Creés que ese país finalmente intercambiará datos de manera automática con la Argentina?

Es difícil predecir qué es lo que hará Trump en este ámbito, pero lo que puedo asegurarte es que hay políticas que trascienden los gobiernos. En este sentido, sea Trump o el presidente que lo suceda, el intercambio existirá. El mundo cada vez va a ser más transparente. EE.UU. necesita también información económica sobre sus nacionales y no todos los países estarán dispuestos a enviarla sin una contrapartida similar (es decir, sin la firma de un acuerdo recíproco). Aquellos que consideren que no existirá intercambio automático con EE.UU. y pretendan ocultar bienes en ese país están asumiendo un riesgo muy grande y jugando una carrera en la que pueden quedar muy mal parados.

Sin perjuicio del eventual intercambio de información con EE.UU. existen otros aspectos -según entiendo, iguales o de mayor importancia- que pueden traer dificultades para quienes adopten la decisión de mantener ocultos sus capitales. Uno de ellos es el de las exigencias de las instituciones financieras que, en pos de los controles para evitar el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, exigen a sus clientes tener declarados los fondos en sus países de origen.

FG: Entonces, más allá de la impredecible política de Trump en este campo, tu sugerencia para quienes poseen capitales ocultos en el exterior es que adhieran al blanqueo.

Ese es y siempre fue nuestro consejo. Y quienes se están decidiendo a último momento a ingresar en el régimen de sinceramiento, deberán apurarse, ya que estamos en tiempo de descuento y es un proceso que en muchos casos demanda un razonable “tiempo de maduración”.