1. Inicio
  2. Buena calificación para…

Buena calificación para Uruguay y baja para Chile

Moody's y Standard & Poor's modificaron sus respectivas calificaciones sobre Uruguay y Chile, quien además su tasa de interés.

La agencia Moody's ratificó la calificación crediticia de a la deuda del gobierno en Baa2 – según escalón del grado inversor– revisando de negativa a estable su perspectiva. Según la calificadora, los principales factores detrás de su decisión son el fuerte compromiso del gobierno en la reducción del déficit fiscal y un mejor desempeño macroeconómico.

En junio del año pasado, Moody's había reducido de estable a negativa la perspectiva para la deuda uruguaya. "A pesar de una mejoría en el ambiente macroeconómico desde el segundo semestre de 2016, las autoridades han mantenido un enfoque conservador para la política fiscal de 2018", destacó el comunicado de la agencia.

Moody's ratificó la nota de Baa2 producto de un balance en las fortalezas crediticias y las debilidades, donde destaca las necesidades moderadas de financiación del gobierno y un perfil favorable en los vencimientos de deuda, además de contar con amortiguadores financieros externos. Moody's es optimista respecto a las medidas que tomó el gobierno en 2016 para corregir el desvío de las cuentas públicas.

La agencia espera que el déficit fiscal cierre en 3,2% del PIB al final de 2017. La línea de base de la agencia supone que el gobierno será capaz de reducir el rojo de las cuentas públicas cerca del 2,5% del PIB para fines de 2019 como se lo propuso en su Presupuesto quinquenal. Moody's espera que el ratio deuda PIB se estabilizará en alrededor de 46% en 2017-2019.

La agencia proyectó un crecimiento de 3,3% para la economía este año, frente al 1,9% que tenía en su pronóstico anterior, mientras que para 2018-2019 se mantendrá el eje de 3%, indicó.

Por otro lado, destaca que la moderación de la inflación permitirá al gobierno financiarse cada vez más con moneda local.

S&P baja calificación soberana de Chile

Standard & Poor's bajó el jueves la calificación de crédito soberano de Chile a "A+" desde "AA-" por lo que consideró "un largo período de crecimiento débil".

Los cuestionamientos de S&P sorprenden, más aún cuando esta es la primera revisión a la baja de la deuda chilena en 25 años.

La agencia mantuvo el panorama de la nota "estable" porque espera una consolidación fiscal gradual y una recuperación económica sostenida, aunque lenta.

Según S&P, una combinación de precios del cobre aún bajos y poca confianza empresarial han seguido limitando el consumo privado y la inversión en Chile.

“El prolongado y débil crecimiento económico de Chile ha afectado sus ingresos fiscales, contribuido a incrementos en el nivel de deuda del Gobierno y ha erosionado el perfil macroeconómico del país”, dice el comunicado de la agencia.

Si bien Chile se encontraba en la división Prime de la calificadora de riesgo, ahora el país descendió hasta el Grado Medio Superior, junto a países como Japón, Israel, Eslovaquia, Irlanda y Eslovenia.

El informe apuntó a las “fuertes presiones políticas para aumentar el gasto social que han aumentado la deuda pública”. Las cifras entregadas en su reporte muestran que si bien la deuda neta del fisco alcanza sólo el 1% del PIB, se espera que este año se dispare hasta 11% y que llegue hasta 15% a fines de 2019.

A ello se suma el bajo precio del cobre, el principal producto de exportación del país, además de la baja confianza empresarial que sigue limitando -de acuerdo a la agencia- el consumo privado y la inversión.

Mala noticia

El ministro de Hacienda de Chile, Rodrigo Valdés, calificó como una "mala noticia" la rebaja crediticia, aunque rescató que el panorama económico del país se mantuviese "estable".

La autoridad destacó que la rebaja deja al país con el mismo rating de Japón y China y un par de escalones sobre las otras economías latinoamericanas, particularmente las de la Alianza del Pacífico.

Respecto al presupuesto 2018 y cómo la rebaja influye en el ítem, la autoridad remarcó la necesidad de respetar y tener más presente aún en la elaboración del presupuesto la regla fiscal.

Valdés remarcó que Chile tiene una buena imagen fiscal a nivel internacional y seguirán trabajando para mantener esa imagen.

Banco Central de Chile deja estable la tasa de interés

El Banco Central de Chile dejó estable su Tasa de Política Monetaria (TPM), como esperaba el mercado, en medio de la persistente debilidad que enfrenta la economía y pese a una pronunciada baja de los precios al consumidor en junio.

La decisión se enmarca en la fase de sesgo neutral de la política monetaria tras recortes por un total de 100 puntos base durante la primera parte del año hasta 2,50%, pese a que las expectativas de una nueva rebaja se han reavivado últimamente.

En su comunicado, el consejo del banco reafirmó "su compromiso de conducir la política monetaria con flexibilidad, de manera que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política".

Los precios al consumidor en junio registraron una baja de 0,4%, con lo que la inflación anualizada llegó a 1,7%, su menor nivel en cuatro años y por debajo del rango de tolerancia del Banco Central de 2%-4%.

Este indicador había hecho crecer entre los operadores financieros las apuestas por un nuevo recorte de la tasa referencial en el corto plazo.

El organismo agregó que cambios futuros en la TPM dependerán de las implicancias de las condiciones macroeconómicas sobre las perspectivas inflacionarias.

En tanto, explicó que las cifras parciales de actividad y demanda del segundo trimestre son coherentes con lo previsto, dando cuenta del impacto negativo de la minería y la construcción, mientras que el crecimiento del consumo privado permanece estable.

"Creemos que si en los meses venideros se evidencian menores presiones sobre los precios y la actividad mostrara una lenta recuperación, el Banco Central recortaría en al menos 25 puntos base la TPM en los próximos meses", dijo el Banco Santander en una nota a clientes.

Fuentes: El Observador, América Economía