1. Inicio
  2. Cambios en el S&P Merval: los…

Cambios en el S&P Merval: los inversores, los principales beneficiarios

Te explicamos la nueva conformación del S&P Merval y su reclasificación tras el acuerdo con BYMA.

A partir del lunes 18 de marzo, el índice de acciones argentinas de referencia, el ahora S&P Merval, incluirá sólo a empresas locales -por lo que quedarán afuera Tenaris (TS) y Petrobras (APBR)-, y estará compuesto por un mínimo de 20 compañías que serán ponderadas en base a su capitalización de mercado (market cap), ajustada por flotación (free float) y no por su liquidez, como sucede actualmente.

Lo anterior es resultado de la alianza entre BYMA (Bolsas y Mercados Argentinos) y S&P Dow Jones Índices. Analistas consultados insisten en que el cambio es para bien y que los más beneficiados serán los propios inversores, además de las grandes empresas y el mercado local en general.

“Queremos lograr un mercado muy sólido patrimonialmente, transparente y con la tecnología que haga viable un mercado más líquido y profundo”, explicó este miércoles Christian Khatchikian, gerente de Market Data de BYMA, durante un webinario sobre los alcances del acuerdo entre BYMA y S&P DJI.

Cambio de metodología

“Hoy por hoy, el S&P Merval agrupa a las acciones que significaron el 80% de los movimientos del trimestre anterior. La nueva metodología le da más ponderación a la capitalización de mercado que al volumen operado”, explica Juan Cruz Lekovic, analista de Research de Delphos Investment. “No hay una metodología mundialmente aceptada como la mejor a la hora de diseñar un índice -agrega-. Pero, al dar mayor ponderación a la capitalización bursátil por sobre el volumen operado, el índice reflejaría mejor las ganancias y pérdidas de capital de la bolsa argentina”.

Desde Rosental Inversiones, la operadora bursátil Guillermina Amorin, apunta que “el objetivo de BYMA de aumentar el volumen y la operatoria de un mercado que no está explotado y que tiene mucho para crecer, está perfecto”.

Durante su ponencia, Khatchikian sentenció que uno de los objetivos de BYMA es “desarrollar la infraestructura de mercado necesaria para repatriar el mercado de capitales. Es decir, fomentar e incentivar la operatoria local”.

En los últimos 20 años, el mercado de acciones argentino se ha negociado progresivamente en mayor proporción en Nueva York, “y hace tres años que esa situación, con sus altibajos, empezó a cambiar”, explicó el experto. Detrás de ese cambio, está la visión de largo plazo de BYMA.

La alianza con S&P “es mucho más que un cambio de nombre: representa un cambio cualitativo en la gestión, en el cálculo y, principalmente, en el gobierno de nuestros índices de acciones. El S&P Merval, el índice insignia, se rige a partir de ahora por los más altos estándares internacionales y permitirá que pueda ser listado en otros mercados del mundo o ser utilizado como subyacente de algún instrumento financiero”, aseguró.

Repatriar el mercado argentino

“En Nueva York se opera el 80% del volumen de mercado: nuestros precios en el mercado local están regidos por lo que se mueve afuera. La idea es que el volumen empiece a ser más grande acá”, señala Amorin, desde la ciudad de Rosario. “Aunque no alcanza con cambiar solo el nombre -añade-, es un principio bueno porque la marca S&P le da al índice un estándar más internacional, y empezando por eso, se van a intentar captar más fondos”.

“Si se logra que los flujos vuelvan a ingresar a Argentina, los inversores se verían beneficiados por menores primas por iliquidez. Además, experiencias previas como Pakistán, Qatar o Emiratos Árabes Unidos, muestran que la reclasificación hacia emergentes provocó una mayor entrada de flujos y una suba de sus activos”, asegura Lekovic, desde Delphos.

En palabras de Khatchikian, “los primeros beneficiarios serán los inversores, porque van a tener nuevos índices, y de esta manera, nuevos parámetros comparativos; va a haber más productos relacionados y eso, en definitiva, va a atraer más oportunidades de inversión. En segundo lugar, los fondos y la banca de inversión, porque van a tener nuevos benchmarks que van a servir de comparación cuando hagan gestión activa de patrimonio. Y las emisoras, porque van a tener mayor exposición a partir de la generación de nuevos índices”.

El S&P Merval tendrá un rebalanceo semestral (el tercer viernes de marzo y de septiembre), el peso máximo por empresa será del 15% a la fecha de rebalanceo, las compañías tendrán que tener un mínimo de capitalización de mercado ajustado a float de al menos 2,5 mil millones de pesos para las nuevas y de 2 mil millones para las viejas. También, sus acciones tendrán que haber operado el 95% de las sesiones bursátiles de los últimos seis meses.

Desde el 14 de enero último, los índices locales llevan la marca compartida S&P Merval o S&P/BYMA. La familia de indicadores está compuesta por el S&P/BYMA Índice General, el S&P Merval, el S&P Merval Argentina, el S&P Merval 25 y el S&P/BYMA BURCAP. Sin embargo, estos dos últimos índices serán discontinuados el 1° de marzo, según aseguró este miércoles Silvia Kitchener, directora de Índices de Renta Variable para América Latina en el Grupo de Gestión de Productos de S&P Dow Jones Índices.

Además, Kitchener anunció que se desarrollarán otros índices “para favorecer al mercado argentino”. En este sentido, la experta nombró a indicadores sectoriales basados en GICS (Clasificación Industrial Global Estándar), como de energía y finanzas, e indicadores basados en actividades económicas locales, como por ejemplo, construcción e inmobiliario, banca (este actuaría como subíndice del sector financiero) y de productos alimenticios. Como posibles índices futuros, mencionó “índices de factores singulares, como de momentum o de baja volatilidad o de valor agregado; de factores múltiples, como baja volatilidad y alto yield (rendimiento) y de control de riesgo, por ejemplo. También índices de dividendos y de buen gobierno corporativo”.

Etiquetas: