1. Inicio
  2. Consejos a la hora de pedir…

Consejos a la hora de pedir un préstamo personal

En Argentina actualmente los préstamos personales son - junto con las tarjetas de créditos- los principales impulsores de la recuperación del consumo del sector privado.

Previamente al acto de firmar el contrato, recordemos que los préstamos personales están conectados a una vía de condiciones. Por eso atenderemos al:

  • Tiempo de reembolso.
  • Tipo de interés.

Comprobar otras ofertas. En algunos casos, otras modalidades pueden resultar de muchísima utilidad, como puede ser el caso de los microcréditos.

El tiempo del reembolso interviene en el interés. Como resultado, a un mayor tiempo, intereses más altos, y más será el capital que recogerá el organismo de crédito. Detenernos también en factores como las comisiones, tanto las que se cobren por abrir el crédito personal o, si sucediera, las correspondientes a una intuitiva cancelación. Ellas pueden cambiar pendiendo de la empresa, por lo que no está de más informarnos sobre las características de las diferentes entidades que nos pudieran ofrecer los créditos. Como última mención, llegar a la pregunta: ¿para qué voy a necesitar ese crédito? (Viaje, casa, negocios, urgencias, etc).

En los últimos 30 días los préstamos personales tuvieron un crecimiento mensual del 4,22%, lo que demuestra la importancia que tienen en la recuperación del consumo del sector privado.

Instrucciones para evitar los riesgos de los créditos personales

En primer lugar, ser conscientes del nivel de endeudamiento que estemos sufriendo, para poder luego pagar las señaladas cuotas mensuales dictadas por el crédito.

Analizar sabiamente cómo usaremos el crédito y tener en cuenta su necesidad. Algo que siempre resulta bueno apuntarnos, es lo que acompaña al cometido del pago. Me refiero a no tener a nuestro dominio el uso de varios créditos a la vez , con el objetivo de evitar problemas en el futuro.

Otro dato elemental será leer y prestar mucha atención a la letra pequeña del crédito, cuestión de evitar confusiones que pudieran perjudicarnos. También leer varias veces el contrato para no acabar mal parados o firmando cláusulas ocultas.

Para terminar, se deben comparar las ofertas que nos han habilitado. La que lleve menos intereses será la elegida (aunque no olvidemos leer y detenernos en los demás requisitos).