1. Inicio
  2. De riesgo a riesgo país en…

De riesgo a riesgo país en un solo paso

Nuestro Gurú nos trae una sencilla introducción del concepto de riesgo país. ¿Cómo identificar el riesgo para invertir en diferentes países?

Muchas veces escuchamos frases como “invierto si compensa el riesgo” o “si el beneficio esperado es superior al riesgo.” Esta clase de frases nos dice mucho a cerca del proceso decisorio de las personas. Los inversores son adversos al riesgo, esto no implica que no van a querer asumir ninguna clase de riesgo, sino que pueden estar dispuestas a asumirlo siempre y cuando la recompensa sea la adecuada.

Una decisión o situación de riesgo, no es necesariamente mala, sino que significa que más de una cosa puede ocurrir. Al no tener certeza del resultado de nuestra decisión enfrentamos al riesgo. Como vemos, muchas de las decisiones que tomamos todos los días, son decisiones riesgosas. Por ejemplo cuando decidimos ir el sábado al club estamos asumiendo el riesgo a que llueva.

En finanzas las decisiones son del mismo estilo. De ahí provienen las frases anteriores, asumo cierto riesgo porque pienso que la recompensa (en nuestro caso ir al club) es mayor. En este momento sería bueno recordar los dos tiempos en la toma de decisión: ex ante y ex post. El ex ante es cuando yo decido, siguiendo el ejemplo anterior decidí ir al club porque pienso que no iba a llover. En cambio el ex post, es el resultado de la decisión, es decir lo que realmente pasó y no lo que esperaba que iba a pasar. Si llovió el ex post fue distinto al ex ante, pero eso no invalida en lo más mínimo el criterio (riesgo, beneficio) que utilizamos para tomar nuestras decisiones. En este caso, ocurrió el riesgo y no obtuvimos nuestra recompensa.

También podría haber pasado que no hubiese llovido y nos encontrábamos con un amigo que no veíamos hace mucho tiempo (el resultado en este caso también es diferente al ex ante, pero fue mejor al esperado). Riesgo es justamente eso, que los resultados posibles pueden ser peores pero también mejores a los esperados. No es un concepto negativo, sino de diferencia o variación, es simplemente saber que puede pasar algo más.

Así como hay activos que por su naturaleza son más riesgosos que otros, generalmente a la renta fija se la considera menos riesgosa que a la renta variable, hay también países que son más seguros que otros. El criterio sigue siendo el mismo. Cuantos más eventos se puedan dar, más riesgosos son los países y por lo tanto los inversores le pedirán mayores beneficios.

En países donde las instituciones son sólidas, el poder del gobierno es limitado, tienen impuestos bajos, los derechos de propiedad son respetados por las legislaciones y leyes, donde los gobiernos no intervienen en demasía en la actividad privada, el riesgo es bajo. Las empresas e inversores se contentan con rentabilidades también bajas. Un bono de tesorería a 10 años rinde aproximadamente el 3,1% anual. Las personas están dispuestas a financiar a EE.UU. recibiendo nada más ese retorno porque el riesgo de que cosas extrañas pasen (incumplimiento, reprogramación, confiscación vía impositiva de las ganancias de empresas, suba de impuestos, no respeto a la propiedad privada, etc.) es muy bajo. En otros países donde esa clase de cosas pueden pasar, es decir el ámbito de lo que puede ser posible es muy amplio, los inversores y empresarios pedirán mayores retornos para cubrirse de la falta de seguridad jurídica existente.

El riesgo país intenta justamente capturar los riesgos existentes de invertir en diferentes países. Cuanto mayor es el riesgo país, mayores retornos se le pedirán a los proyectos que se realicen en el mismo. El riesgo país está formado por las percepciones de riesgo de los inversores, por eso cuando esas percepciones aumentan, el riesgo país sube. Tengamos en cuenta que el riesgo país es la sobre tasa que se paga sobre los bonos de tesorería americana. Dicho de otra manera, si Estados Unidos paga el 3% (risk free) los países emergentes van a pagar ese 3% más el riesgo propio.

El riesgo país es un buen indicador para medir la confianza que se tiene en un gobierno y en un país. Por eso es tan importante tener un riesgo país bajo, ya que alienta la inversión productiva debido a que más proyectos se tornan viables cuando el retorno exigido a los mismos es menor.