1. Inicio
  2. Dólar ancla inflacionaria y…

Dólar ancla inflacionaria y de crecimiento, ¿qué hacemos con nuestros pesos?

El dólar sigue funcionando como un ancla inflacionaria y provocando que la gente siga decidiendo pasar sus vacaciones en el exterior porque resulta más barato que la costa argentina

En el primer día hábil del año el dólar minorista cotizaba en 15,82 y 15,92 para la compra y venta respectivamente. En esta segunda semana de febrero estamos viendo que el dólar cotiza alrededor de 15,50 y 15,85. ¿Se apreció el peso argentino?

Esta pregunta tiene una fácil respuesta: ¡No! El dólar sigue funcionando como un ancla inflacionaria y provocando que la gente siga decidiendo pasar sus vacaciones en el exterior porque resulta más barato que la costa argentina.

¿Es sostenible un dólar por debajo de los 16 pesos? El Gobierno tiene todos los instrumentos para que el dólar cotice estable hasta las elecciones legislativas de Octubre. Pero el problema no es el tipo de cambio -y su solución anclar el precio del dólar- sino la inflación.

Una nueva devaluación provocaría un nuevo salto inflacionario, ya que el incremento del tipo de cambio se trasladaría a los precios como siempre hemos visto en la Argentina,  pero teniendo una inflación del 40% anual de enero 2016 a enero 2017 no parece lógico que el tipo de cambio se mantenga sin cambios.

Es por ello que para el ahorrista, y todo aquel que tenga planeado adquirir un bien en dólares como ser un inmueble, es el momento ideal para que aproveche el dólar a “precios cuidados”.

Hoy un dólar por debajo de los 16 pesos equivale a comprar al mismo precio que el dólar AFIP. Cuando en la última etapa del gobierno de Cristina Elizabeth Kirchner se podía comprar solamente dólares vía trámite en AFIP, el dólar cotizaba alrededor de los 9,5-9,8. Ese tipo de cambio junto con la percepción del 20% por mantenerlo en tenencia, y actualizado por la inflación anual, nos mostraría que el tipo de cambio como mínimo debería superar 16,40, sin considerar que para crecer y tornar al país.

Por lo cual, creo que el dólar, a pesar del consenso generalizado en la opinión pública, está cerca de un rebote. El ajuste al tipo de cambio también le llegará.

Para evitar esto, el B.C.R.A. debería aumentar la tasa de las LEBACS y mostrar que la inflación está subiendo y que es necesario bajarla. Pero no podremos bajarla solamente con políticas monetarias sino que necesitamos de una política fiscal.

Medidas como precios transparentes, fin de cuotas sin interés, emisión de 23.000 millones de pesos por parte del B.C.R.A. para comprar una parte de los dólares que obtuvo el gobierno en su última colocación de deuda en el exterior, no parecen ser las medidas adecuadas.

Por eso, veo con buenos ojos ir stockeandose de dólares, porque es un activo que cuando baja, baja levemente, pero cuando sube lo hace en un rally alcista. Que ese rally no te agarre con pesos.

A nivel Merval, los activos que mencionamos en la nota “Febrero, ¿hacia donde vamos?”, vienen mostrando buenas rentabilidades.  Mencionamos a Cresud ([CRES]) y Telecom ([TECO2]) tanto en ADR´S como en las acciones locales, vienen muy bien, darán más frutos.

Dijimos que había que rotar activos hacia empresas ligadas a la construcción y obra pública, como Consultatio ([CTIO.BA]) y Caputo ([CAPU]), van bien, dejémoslas madurar un poco más, son buenas opciones para un trade semanal de un 10% de ganancia.

Pampa energía ([PAMP.BA]), mostró una baja fuerte de casi el 5%, pero fue una lógica consecuencia de una suba que viene de los $19,50. Seguirá en crecimiento, teniendo en cuenta que ahora el valor de los 30 pesos oficiará de resistencia.

Transcurrida la primera quincena de febrero tendremos un panorama más amplio y una tendencia definida de algunas acciones líderes del Merval, mientras tanto mantenemos las recomendaciones realizadas anteriormente.