1. Inicio
  2. EBITDA: ¿es útil para…

EBITDA: ¿es útil para analizar una compañía?

Continuamos estudiando maneras de analizar activos y empresas para destinar mejor nuestras inversiones.

El EBITDA, por sus siglas en inglés Earnings Before Interest Taxes Depreciation and Amortization muestra el beneficio de la empresa antes de restar los intereses por pago de deudas contraídas, los impuestos propios del negocio, las depreciaciones y la amortización de las inversiones realizadas.

A pesar de que generalmente no es parte del estado de resultados de las compañías, el EBITDA es un ratio que permite saber de una manera rápida y sencilla si el negocio es rentable o no, ya que representa el beneficio bruto calculado antes de efectuar todos los pagos impositivos y gastos del negocio. Es decir, muestra los resultados de una empresa sin considerar los aspectos financieros o fiscales.

Si el EBIDTA de la compañía es positivo indica que, sin tener en cuenta los gastos financieros y fiscales, la empresa es rentable. Pero esta rentabilidad final dependerá de la gestión respecto a las políticas de financiamiento, tributación, amortización y depreciación de la empresa. Lo que queremos decir con esto es que, si bien la compañía puede poseer un EBITDA positivo, su gestión de financiamiento, impuestos a abonar y otros factores pueden generar que la utilidad neta sea negativa.

En cambio, si el EBIDTA es negativo, el resultado final será negativo, por tanto, en este caso, sería por sí solo criterio suficiente para descartar la viabilidad de un proyecto.

El EBITDA es también muy útil para comparar empresas, ya que nos otorga un resultado que no está afectado por el apalancamiento financiero, por los impuestos ni por los costes de amortización (que en determinadas empresas son muy altos). De esta manera, permite medir en términos homogéneos las rentabilidades de diferentes empresas, incluso de diferentes países (siempre y cuando estén analizados en la misma moneda).

Una forma sencilla para calcular el EBITDA es tomar el resultado operativo de la compañía (fácilmente distinguido en cada balance presentado), que también se conoce como EBIT y sumar las depreciaciones y amortizaciones del ejercicio. Estas cifras también están detalladas en cada balance.

También es importante aclarar que, al no considerar el endeudamiento de la empresa, un EBIDTA alto puede ser resultado de un elevado grado de apalancamiento (uso de deuda para financiar una operación), por lo que la capacidad real de la empresa de obtener beneficios puede verse reducida considerablemente.

Una vez determinado el EBITDA, su resultado permite calcular otros indicadores importantes que nos permitirán evaluar aún más a las compañías, los cuales desarrollaremos en las próximas semanas.

Continuar leyendo... ¿Qué es el margen EBITDA?