1. Inicio
  2. La Corte Suprema de EEUU…

La Corte Suprema de EEUU define este lunes el caso de expropiación de YPF

La expectativa del Gobierno argentino es muy alta ya que si la Corte no acepta su reclamo, estaría expuesto a un proceso legal cuyos daños económicos son valuados en 3.000 millones de dólares.

Cristina Fernández de Kirchener junto a Enrique Eskenazi

La Corte Suprema de los EE.UU. la semana pasada fijó la fecha para tratar el reclamo presentado por YPF y por la República Argentina contra las empresas españolas Petersen Energía Inversora y Petersen Energía, por la nacionalización de la petrolera argentina en el año 2012. El viernes pasado, siete jueces supremos (de los nueve que forman la Corte), decidieron si aceptan revisar los casos 18-575 & 18-581 presentados por YPF y por el Gobierno Nacional en octubre de 2018. Argentina y su petrolera, de la cual posee el 51% de las acciones, llegan a esta instancia tras litigar contra las empresas Petersen desde mediados del año 2015 y han visto como la Corte del Distrito Sur de Nueva York y posteriormente la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito, arrojaron fallos adversos a sus intereses.

La expectativa del Gobierno argentino es muy alta ya que si la Corte no acepta su reclamo, estaría expuesto a un proceso legal cuyos daños económicos son valuados en 3.000 millones de dólares.

EL CASO

Tras la expropiación del 51% de las acciones de YPF que eran propiedad de la petrolera española Repsol, Petersen Energía Inversora S.A.U. y Petersen Energía S.A.U., propietarias del 25% del paquete accionario de YPF en el momento de la nacionalización, se vieron perjudicadas al no poder pagar un préstamo que habían obtenido de la misma Repsol y de bancos de Wall Street para adquirir en varias etapas las acciones de YPF. Las empresas Petersen eran el segundo accionista más importante de YPF después de Repsol.

El préstamo que obtuvieron las empresas Petersen fue por 3.000 millones de dólares y estaba garantizado por las acciones de YPF. Cuando el nuevo Directorio de YPF decidió cancelar todo pago dividendos tras la expropiación, las Petersen, quienes abonaban los pagos de intereses del préstamo con estos dividendos, fueron obligadas a caer en default y posterior liquidación de las empresas. Repsol y los bancos de Wall Street, tomaron posesión del 25% propiedad, hasta ese momento, de las empresas Petersen.

En el año 2015, el síndico español administrador de la liquidación de las Petersen, contrató los servicios de Burford Capital para que esta inicie un litigio contra YPF y contra la República Argentina en las cortes de Nueva York. Burford Capital es una empresa angloamericana especializada en financiar los litigios a nivel internacional. Las Petersen contrataron a Burford por USD 15 M más el 30% de cualquier resarcimiento económico futuro ordenado por las cortes neoyorquinas.

Burford observó una oportunidad muy atractiva de lucrar rápidamente con este litigio y ya ha vendido a inversores institucionales el 28% de posibles resarcimientos futuros por USD 126 M.

La demanda judicial tiene como eje la supuesta violación de la República Argentina del Estatuto de YPF al no organizar una Oferta Pública por las acciones que no fueron expropiadas por el Gobierno. Según el prospecto de las acciones de YPF que fueron vendidas en Wall Street cuando fue privatizada en la década de los 90, si llegara a haber un cambio en el control de la empresa, el nuevo propietario mayoritario (en este caso el Estado argentino), debe realizar una oferta pública voluntaria por todas las acciones que no son de su propiedad.

Argentina nunca dio la oportunidad a los propietarios del 49% de las acciones que no fueron nacionalizadas de poder desprenderse de ellas respetando las reglas dispuestas por YPF.

Ambas partes se encuentran a la espera del fallo de la Corte Suprema de los EE.UU, quién debe anunciar este lunes si acepta revisar los méritos del reclamo argentino.

PROCESO DE REVISIÓN

El 20 de diciembre, la Corte Suprema de los EE.UU., comenzó a evaluar los detalles de los casos 18-575 & 18-581 cuyo proceso es rápido y sencillo, pero rara vez es llevado a cabo por uno de los nueve jueces supremos.

En una primera instancia, un sólo “Clerk” (ayudante del Juez Supremo) analiza en profundidad el reclamo argentino, la respuesta de las empresas Petersen y los escritos presentados por los “amigos de la corte” (gobiernos de Chile y México) a favor de YPF y de la República Argentina.

Ese Clerk prepara un resumen del caso e incluye una recomendación sobre si la Corte debe aceptar el reclamo argentino o no. El resumen es distribuido a todos los Clerks de los otros 6 jueces (sólo 7 participan en esta etapa) quienes revisan los méritos del reclamo. En pocos casos, el resumen es revisado por los mismos jueces.

Si los casos 18-575 & 18-581 son incluidos en una lista llamada “Lista de discusión”, los 7 jueces discutirán los méritos del reclamo argentino. Si los casos no son incluidos en la Lista, automáticamente son rechazados y no serán revisados.

El viernes pasado, los jueces supremos discutieron los casos incluidos en la “Lista de discusión” y decidieron cuáles son aceptados para revisión e incluidos en la “Lista de orden”. Aquellos casos que no sean incluidos en esta Lista, también son rechazados por la Corte.

Este lunes, la Corte publica la nueva “Lista de orden” donde puede ocurrir uno de los siguientes tres eventos: (a) la no inclusión de los casos 18-575 & 18-581 en la Lista, (b) la Corte incluye los casos en la Lista o (c) la Corte pide al Gobierno de los EE.UU. que opine sobre el reclamo argentino.

¿Y DESPUÉS?

La Corte Suprema decidirá cómo seguirá el caso por la expropiación de YPF en el ámbito judicial norteamericano.

Si los jueces supremos aceptan revisar el reclamo argentino (alternativa ‘a’ anterior), entonces comenzará un proceso de presentaciones judiciales en el tribunal supremo por parte de ambas partes involucradas. Este proceso también incluirá audiencias y participación de los amigos de la Corte, México y Chile. Esta opción demandará entre 6 y12 meses hasta conocer el fallo final de la Corte Suprema.

La segunda alternativa es un rechazo al pedido de revisión de YPF y del Gobierno Nacional, lo que implicaría que el fallo de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, quedará firme. Argentina y su petrolera, de esta manera comenzarán a transitar un camino muy delicado donde no solo la Juez Loretta Preska podría consolidar otro caso similar con el caso Petersen, sino que también podría culminar con un fallo económico muy importante contra Argentina. También existe una posibilidad que la Juez pida un “Discovery” sobre la privatización de la petrolera argentina.

Finalmente, la Corte Suprema podría optar por pedir al Gobierno de los EE.UU. que emita una opinión sobre el caso. De ocurrir esto, los casos 18-575 & 18-581 serán nuevamente revisados por los Clerks en una fecha futura a definir y el proceso vuelve a comenzar desde el principio, esta vez con opinión de la Casa Blanca. Recordamos que en 2014, la Corte Suprema pidió al Gobierno del expresidente Obama que opine sobre el caso de los Holdouts. Aunque la opinión de la Casa Blanca fue favorable a los intereses argentinos, la Corte no aceptó revisar el caso contra NML Capital y el resto de la historia ya es conocida.

Sea cual sea el destino de este emblemático caso, el principio de un largo fin comienza este lunes 7 de enero.