1. Inicio
  2. El desafío de las empresas…

El desafío de las empresas familiares

En esta columna te explicamos la importancia de las empresas familiares para el mundo.

La mayoría de los proyectos emprendedores terminan en empresas familiares, se pueden definir como aquella empresa en la cual el capital accionario mayoritario y su dirección están a cargo de un núcleo familiar, es decir entre padres e hijos, hermanos, sobrinos, incluso en algunos casos nietos. 

En economías de libre mercado las empresas familiares constituyen parte fundamental para la sociedad, la producción y generación de riqueza y bienestar, a continuación algunos interesantes datos y estadísticas de acuerdo con estudios e investigaciones de Dreux D, “Family Business Review” (2007), “Journal of finance” (2003), la “Family Research Association” (2005) y Credit Suisse “Launches Family Index”:

  • Las empresas familiares constituyen entre el 80- 98% de las empresas en las economías con libertades.
  • Las empresas familiares emplean el 80% de la fuerza laboral en los EEUU. (Unas 17 millones de empresas).
  • El 60% de las empresas que cotizan en bolsa, están bajo la influencia o control familiar.
  • En Alemania las empresas familiares representan el 80% del universo empresarial.
  • En España la empresa familiar genera el 70% del Producto Interno Bruto (PIB).
  • En países latinoamericanos las empresas familiares representan el 90% de los negocios empresariales.
  • La empresa familiar emplea más del 75% de la fuerza laboral activa mundial.
  • 1/3 de las 500 empresas más importantes de la lista de la prestigiosa revista “Fortune” son empresas familiares.
Estos relevantes números muestran la importancia que tienen las empresas familiares para el mundo, cualquier país o economía. Ahora bien, las organizaciones familiares enfrentan problemáticas similares a cualquier empresa no familiar, como son su competitividad, capacidad exportadora, la tecnología, su nivel de productividad, el acceso a mano de obra calificada, la investigación e innovación, la obtención de financiamiento y Capital etc. Pero su perfil familiar introduce aspectos diferenciadores que vinculan su éxito y longevidad dentro de su mercado, al estilo gerencial y a la calidad de los vínculos familiares que se desarrollen dentro de las mismas.

En el caso de las empresas familiares puede existir autocracia del líder fundador en la forma de manejar y conducir la empresa, cosa que limita la calidad de la gestión y el clima organizacional dentro de la misma. Un factor de importancia y diferenciación es el hecho que se puede confundir la propiedad del capital con la capacidad profesional para dirigir o gerenciar dentro de las distintas áreas de la empresa, de manera que pueden colocarse en puestos de alta responsabilidad a familiares que no cuentan con las competencias para los cargos. En otros casos los conflictos en el núcleo familiar y en las relaciones interpersonales de familia afectan el desempeño gerencial por trasladarse al seno corporativo, perjudicando la funcionalidad y la racionalidad en la toma de decisiones.

Finalmente otra dificultad común es la sucesión y el relevo generacional, muy pocas empresas familiares cuentan o desarrollan un plan de sucesión para que la organización pueda mantenerse hasta la segunda o tercera generación. Según un estudio global (2012) de la consultora PWC, menos del 50% de las empresas familiares tienen contemplado este aspecto sucesoral.

Por esto es muy importante darle el debido estudio que las empresas familiares requieren, y entender la naturaleza de los importantes retos y desafíos que se le plantean, entre los cuales puedo mencionar:
  1. Lograr la profesionalización y mejoramiento de las competencias del gerente familiar.
  2. Saber dividir y separar los aspectos familiares y personales de los temas Corporativos.
  3. Establecer órganos directivos como los “Consejos de Familia” y documentos como el “Protocolo Familiar”, donde puedan dirimirse diferencias sin afectar el rendimiento de la empresa o tener una visión compartida del negocio a mediano y largo plazo.
  4. Diseñar un plan de sucesión, que evite los traumas del relevo generacional, que permita a la empresa familiar tener longevidad y un crecimiento rentable en el tiempo.