1. Inicio
  2. El Tío Sam no ofrecerá…

El Tío Sam no ofrecerá asistencia económica a Argentina tan fácilmente

El debate por el financiamiento externo de la República Argentina, está llegando a niveles alarmantes y genera en la población y en los mercados de capitales, una innecesaria sensación de incertidumbre.

EE.UU. rara vez abre la billetera para ayudar a un país necesitado sin que este sea de interés nacional. No solo el Tío Sam destina el 1% de su presupuesto anual (cerca de USD 50.000 millones) a asistencia económica internacional, sino que cuando reparte, lo hace a cuenta gotas y muy selectivamente. Existen excepciones.

El debate por el financiamiento externo de la República Argentina, está llegando a niveles alarmantes y genera en la población y en los mercados de capitales, una innecesaria sensación de incertidumbre. Hoy Argentina cuenta con el apoyo del Fondo Monetario Internacional para satisfacer las necesidades correspondientes al corriente año y también para el 2019. Sin embargo, tras una reciente conferencia de prensa del Ministro de Economía y Hacienda Nicolás Dujovne, el Gobierno admite que estaría necesitando USD 7.500 millones para cerrar el financiamiento correspondiente al 2019. A raíz de esta “revelación”, ciertos medios, analistas, economistas y hasta funcionarios norteamericanos, han sugerido que Argentina podría pedir financiamiento al Tesoro norteamericano.

Leer más Nunca se debe desaprovechar una buena crisis

Pongamos esta propuesta en un contexto que podamos entender bien. EE.UU., en 2016, otorgó asistencia financiera a 142 países por un total de USD 48.400 millones. Irak, Afganistán e Israel fueron los principales receptores de esta asistencia que, en ciertos casos, fue exclusivamente en forma de ayuda militar. EE.UU. debe justificar la necesidad de ayudar a un país con problemas económicos antes de enviar dicha asistencia. Por esto mismo, no es coincidencia que las naciones más beneficiadas económicamente, tengan un importante significado estratégico para este país. En otras palabras, el Tío Sam rara vez asiste a una Nación sin antes poder justificar al Congreso y a los ciudadanos la importancia que este país tiene para la seguridad de los EE.UU.

Sin embargo, existen excepciones que muestran cómo el Tesoro norteamericano extiende una mano a economías con serios problemas de liquidez y lo hace de manera contundente. En enero de 1995, el entonces Presidente Bill Clinton, autorizó al Tesoro a emitir un préstamo por USD 20.000 millones a México para que este país vecino pueda evitar un colapso de su moneda que estaba siendo atacada por varios frentes durante la conocida crisis económica mexicana de 1994. El préstamo a México fue otorgado por el Fondo de Estabilización Monetaria (ESF por su siglas en Inglés) que es administrado por el Tesoro norteamericano. Fue la primera vez que el ESF fue utilizado para estabilizar el valor de una moneda internacional. Hoy ese fondo cuenta con USD 105.000 millones de los cuales USD 58.100 millones forman parte de los aportes que realiza EE.UU. al FMI.

Argentina podría recibir ayuda financiera del Tesoro de los EE.UU. de la misma manera que México fue asistido durante el “Efecto Tequila”. Sin embargo, y de llegar a esta instancia, Trump enfrentará un Congreso muy dividido quien cuestionará la necesidad urgente de asistir a una Nación lejana cuando existen otras prioridades económicas más cercanas. Cabe destacar que Bill Clinton no sometió a voto del Congreso el préstamo a México y recibió duras críticas de ambos partidos.

Cuando la crisis había concluido y el préstamo pagado, EE.UU. tuvo una ganancia de USD 500 millones. La Ley permite al Secretario del Tesoro, con la aprobación del Presidente, a utilizar los fondos del ESF para “operar con oro, con divisas, con instrumentos financieros y con valores representativos de deuda”. El préstamo a México se realizó con swaps de monedas y garantías de préstamos en efectivo. Por el momento, Argentina no acudirá al Tesoro norteamericano para solicitar asistencia para defender la devaluación del peso y para hacer frente a compromisos futuros. Según el Ministro Dujovne, se necesitan USD 7.500 millones para cerrar el financiamiento de 2019. Con los mercados de crédito internacionales prácticamente cerrados, Argentina debe saber que no le será fácil cerrar un acuerdo con EE.UU. y conseguir así los tan necesitados fondos.

Leer más ¿Cómo sigue adelante la economía argentina?