1. Inicio
  2. Elecciones legislativas y el…

Elecciones legislativas y el impeachment de Donald Trump

El Partido Republicano y el presidente Donald Trump saben muy bien que si pierden 18 bancas en la Cámara Baja y dos en el Senado, Donald Trump no terminará su mandato.

El fantasma del impeachment del presidente norteamericano será el tema central de las elecciones de mitad de término que se celebrarán el próximo 6 de noviembre. Aunque los 435 representantes, los 33 senadores y los 36 gobernadores que buscarán ser electos enfocarán sus respectivas campañas en el estado general del país,  el objetivo del Partido Demócrata y del establishment Republicano será la remoción de Donald Trump de su cargo.

Si nos aferramos a la historia más reciente, desde las elecciones de mitad de término de Jimmy Carter en 1978, cada vez que un presidente enfrentó la primera elección legislativa, el partido que habita la Casa Blanca, perdió en promedio 26,3 bancas en la Cámara Baja y 2,6 bancas en el Senado. Es más, solo George Bush hijo en las legislativas de 2002, pudo incrementar el peso partidario en el Congreso al sumar ocho representantes y 2 senadores. Ni Carter, ni Reagan, ni Bush padre, ni Clinton ni Obama, salieron victoriosos a tan solo dos años de haberse convertido en presidentes.

Leer más Trump y sus opositores saben muy bien que la única decisión que impactará por generaciones es nombrar jueces a la Corte Suprema.

El Partido Republicano y el presidente Donald Trump saben muy bien que si pierden 18 bancas en la Cámara Baja y dos en el Senado, Donald Trump no terminará su mandato. Hoy no existen motivos para enjuiciar políticamente al presidente pero, con una posible mayoría en el Congreso a partir de enero, no importan estos motivos ya que el deseo generalizado del Partido Demócrata es impedir que Trump gobierne hasta el 2020 y se postule para un segundo mandato.

En la historia de los EE.UU. tan solo dos presidentes no sobrevivieron un impeachment. En 1867 Andrew Jackson y en 1998 Bill Clinton. Sin embargo, en ambos casos el Senado no ratificó el impeachment votado por la Cámara Baja y tanto Jackson como Clinton culminaron sus respectivos mandatos.

Si la Cámara Baja pide el impeachment de Donald Trump, no solo los mercados reaccionarán negativamente ante semejante e inédito evento político, sino que la economía norteamericana podría entrar en recesión e impactar al resto de las economías mundiales, especialmente las emergentes.