1. Inicio
  2. En vez de quejarse hay que…

En vez de quejarse hay que actuar

Gustavo Neffa analiza las alternativas ante las inminentes novedades impositivas dispuestas por el gobierno argentino.

Si Ud. está leyendo esta columna de FinGuru es porque se interesa por sus ahorros y está bien que sea así. Las finanzas personales habían quedado relegadas durante mucho tiempo porque la alta inflación invitaba a cambiar el coche y a comprar más ladrillos como una inversión que al menos podía empatarle y, por qué no, ganarle tanto a la inflación como al dólar.

Pero a comienzos de 2016 comenzó un periodo en el que el Banco Central aumentó sensiblemente su tasa de referencia y la tasa de corte de las Lebacs que emite (otra tasa de referencia obligada), irradiando el mismo efecto sobre toda la economía. Para eso están los bancos centrales, para administrar la liquidez y el precio del dinero en busca de un objetivo, que hoy es la lucha contra la inflación.

Claro está, los esfuerzos son estériles -o no los deseados como mínimo- si del otro lado existe un estado voraz que se cansó de aplicar impuestos. Hay más de 100 impuestos en Argentina, además de tasas y otros gravámenes disfrazados de fondos contributivos. Pero ese tema merece otra nota.

Sobran las críticas al gobierno por la reciente intención de gravar la renta financiera, a menos de un año de invitar a todos a que blanqueen su dinero. Una vez en la jaula, te cierran la puerta y quedaste adentro. A pagar con alegría después.

Pero en lugar de quejarse, hay que actuar: no entiendo quién todavía hace plazos fijos en este país: con Lebacs en casi 28% de tasa anuales y fondos comunes de inversión de renta fija a devengamiento entre 22-25% tenés tasas positivas. Más rentabilidad, y sobre todo, más disponibilidad y liquidez (a las 24 hs se cobran la mayoría de los rescates de este tipo de fondos). Si no sabe cómo hacerlo pregunte en el banco en que tiene su dinero, la mayoría tiene una familia de fondos para ofrecerle alternativas de inversión, o la posibilidad de abrir una cuenta comitente para comprar las Lebacs directamente. Las ALyCs independientes (ex-sociedades de bolsa) son más ágiles y más baratas, recomiendo ir por ese camino aunque con la incomodidad de tener que transferir los fondos al banco donde tenga cuenta abierta para recibir los aportes y pedir una transferencia de vuelta cuando se quiera disponer de ellos.

Lo más probable es que el año 2017 quede exceptuado del nuevo impuesto a la renta financiera, pero ya el año que viene se computaría para pagar en los primeros meses del 2019 el impuesto del 15% a las ganancias de capital e intereses de los bonos en dólares; y un 5% sobre todos los demás bonos en pesos, incluidas las Lebacs. Que el Estado “muerda” de nuevo no es de mi agrado ni de nadie, pero teniendo en cuenta el extraordinario nivel de las tasas de interés y lo bajo de la alícuota (5%) no debería preocuparnos mucho, menos si queda exceptuado porque no alcanza al mínimo de renta anual que se va a estipular.

Será momento de actuar reforzando otras alternativas de inversión, de hacer más Lebacs y comprar menos bonos en dólares, habrá que comprar más bonos en pesos que en dólares o bien comprar más acciones y fondos de acciones en lugar de bonos, ya que están exceptuados en ambos casos.

También uno podría cambiar cualitativamente la cartera incorporando más bonos y letras provinciales o corporativos, y menos bonos soberanos dado que pagan más tasa para amortiguar (en parte) el costo impositivo.

Es momento de actuar, no se quede quieto y busque asesoramiento profesional.