1. Inicio
  2. Enel inicia operación de…

Enel inicia operación de nueva planta solar en Panamá

Con este proyecto la empresa tendría 354 MW de capacidad instalada renovable en Panamá. Además, la subsidiaria de Enel EGPPA también opera la planta hidroeléctrica de 300 MW Fortuna y la planta fotovoltaica de Chiriquí de 12 MW.

La empresa italiana, Enel a través de su filial local Enel Green Power Panamá (“EGPPA”), puso en operación comercial su segundo proyecto fotovoltaico en Panamá, Sol Real, de 42 MW que tuvo una inversión de USD 55 M.

Con este proyecto la empresa tendría 354 MW de capacidad instalada renovable en Panamá. Además, la subsidiaria de Enel EGPPA también opera la planta hidroeléctrica de 300 MW Fortuna y la planta fotovoltaica de Chiriquí de 12 MW.

Sol Real, que consta de cinco plantas fotovoltaicas: Caldera Solar (5 MW) y Sol de David (8 MW), ubicadas en Chiriquí, en la costa occidental de Panamá, y Sol Real (11MW), Milton Solar (10 MW) y Vista Alegre (8 MW), ubicadas en Coclé, en el centro de Panamá. El total de 42 MW de capacidad permitirá generar cerca de 70 GWh de electricidad al año, lo que equivale a las necesidades anuales del consumo de energía de alrededor de 33.000 hogares locales, evitando la emisión de alrededor de 60,000 toneladas de CO2 al año.

La energía generada por los 310.860 módulos fotovoltaicos de la instalación Sol Real será adquirida por la central hidroeléctrica Fortuna de EGPPA. Sol Real contribuirá a mejorar la seguridad del abastecimiento energético y el equilibrio de los precios del mercado eléctrico en Panamá, particularmente durante la estación seca del país.

Casi el 50% de la energía en Uruguay es eólica

A medida que la puesta en marcha de los últimos molinos de viento llega a su fin, su peso en la composición de la generación eléctrica refuerza su protagonismo.

Según los datos que publicó la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE), en el acumulado del 1° al 12 de abril los parques eólicos fueron responsables del 46,5% de la generación eléctrica de Uruguay, relegando al segundo lugar a las represas con una participación del 43,3%.

Un escalón más abajo quedó la generación con biomasa (8,6%), luego la fotovoltaica (1,5%), y apenas con un imperceptible 0,01% la generación térmica.

La foto de la primera quincena de abril de este año dista bastante de la de igual mes del año pasado cuando el 66,7% de la energía era hidroeléctrica y el 27,9% eólica.

En una mirada de más largo plazo -que abarca el arranque del 2017 hasta el pasado 12 de abril-, la generación eólica pasó de una participación del 22% en 2016 a 30% este año; la hidráulica (represas) bajó del 66,5% al 58,6%; la biomasa subió del 7,4% al 8,1%; la fotovoltaica trepó del 1,2% al 1,5%, y la térmica descendió del 2,7% del año pasado a 1,5% en 2017.

Fuentes: América Economía,