1. Inicio
  2. Enfrían una economía que no…

Enfrían una economía que no necesita ser enfriada

La Fed está enfriando una economía que no necesita ser enfriada y Wall Street refleja esta realidad.

La Reserva Federal norteamericana ha creado un precario “House of Cards” que está llevando a Estados Unidos a padecer la discutida política monetaria contractiva implementada por Jerome Powell y el resto de los miembros del Comité de Operaciones del Mercado Abierto (FOMC). La Fed está enfriando una economía que no necesita ser enfriada y Wall Street refleja esta realidad.

Los principales índices bursátiles de la Ciudad de Nueva York, ya han perdido todo el terreno ganado desde principios de año llevándolos a a cotizar en un territorio de “corrección” y, en muchos casos, han llegado a un mercado “bajista” del cual no hay indicios de cuándo se va a salir. Recordemos que una corrección refleja una caída del 10% desde el último punto máximo del valor de las acciones y un mercado bajista refleja una caída del 20% en los últimos 12 meses.

Por este motivo y por muchos otros que más adelante se detallan, no todos estamos convencidos de que la Reserva Federal vaya a subir la tasa de interés de referencia el próximo año. Algo que aparenta ser un hecho consumado para la gran mayoría de aquellos que invierten en los mercados, para un sector inversor cada vez más numeroso, la Fed ha exagerado la implementación de su política monetaria.

Tal vez sea errónea esta percepción ya que el llamado “consenso” aún indica que Jerome Powell y compañía seguirán incrementando el costo del capital durante sus próximas reuniones. Es más, tras el anuncio de una nueva suba en la tasa de interés de referencia, la Reserva Federal anunció que esperaba otras dos subas en 2019. Pero aquellos que opinamos diferente a la mayoría estamos cada día más convencidos que, a partir de enero, EE.UU. comenzará a mostrar señales de debilitamiento económico alimentadas por una inminente crisis política.

La Fed ha subido el costo de capital en ocho ocasiones, de 0,5% al actual 2,25 a 2,50%, durante los casi dos años de presidencia Trump, poniendo en jaque el actual auge económico que ha creado 3,4 millones de puestos de trabajo desde enero 2017 y ha logrado que la economía crezca a un ritmo del 4% anual. Sin embargo, no ha habido ni hay señales de brotes inflacionarios lo suficientemente preocupantes como para poner freno a la actividad económica de los EE.UU. Las reiteradas subas de la tasa de interés de referencia están impactando negativamente en Wall Street quién teme que la economía norteamericana pronto ingrese en una recesión. Donald Trump teme que esta recesión ocurra en 2020, coincidiendo con las elecciones presidenciales.

Existen cuatro motivos que deberían forzar a la Reserva Federal a repensar su actual política monetaria. En primer lugar, EE.UU. ya cumplió con un ciclo económico y es inevitable un saludable enfriamiento de su economía. Los ciclos económicos de los EE.UU. muestran que aproximadamente cada 10 años, la economía ingresa en un período de enfriamiento generalizado.

En segundo lugar, la batalla comercial entre EE.UU. y China, ya empieza a mostrar señales de deterioro en ambas economías y esto debería ser un llamado de atención a la Fed para que no castigue la actividad económica norteamericana que por sí sola se está enfriando.

En tercer lugar, no hay que perder de vista la crisis política que los más entendidos vemos en el horizonte. El crecimiento económico que ha vivido EE.UU. durante los dos primeros años de la presidencia Trump, es resultado de la implementación sin oposición alguna de la agenda del Partido Republicano quien hasta el 3 de enero de 2019, seguirá controlando ambas cámaras del Congreso. A partir de esta fecha, la Cámara Baja será Demócrata mientras el Senado continuará siendo Republicano con más bancas que el ciclo anterior. Esto garantiza una parálisis legislativa que derivará en una crisis política y que será sentida por la economía.

Finalmente, ocho subas en la tasa de interés en tan solo dos años ya es mucho. Una economía que vive del crédito, en poco tiempo ha visto cómo el costo de endeudamiento ha saltado 2 puntos porcentuales, poniendo presión en los balances de la empresas que cotizan en Wall Street.

Es cierto que la economía norteamericana es una locomotora. Su PBI ha crecido durante 18 trimestres consecutivos y ha mostrado una actividad económica expansiva en 37 de los últimos 40 trimestres. Este crecimiento sostenido a lo largo de los últimos 10 años, obliga a la Reserva Federal ajustar su política monetaria para evitar que aparezcan brotes inflacionarios que por el momento, no aparecen. Este es el motivo detrás de la opinión del llamado “consenso” de Wall Street quién asegura que la Reserva Federal no duda de su análisis de la economía norteamericana y continuará con una, novena, décima y décima primer suba de tasa de interés en la era Trump.

Los próximos datos económicos, los balances trimestrales de la empresas y el comienzo político del 2019, dictarán el rumbo que tomará la Reserva Federal.

Etiquetas: donald trump ee.uu. fed