1. Inicio
  2. Es hora que Macri sea Trump

Es hora que Macri sea Trump

Si hay algo que 2016 nos mostró a nivel político, es que salirse del libreto funciona.

Hoy seré breve.

El presidente de la República Argentina tiene una cita con el electorado en el mes de octubre y su base, el 52% que lo votó, pide a gritos que deje a un lado su estilo dialoguista y se ponga los guantes para batallar a una oposición que tiene como única meta ver a Macri contra las cuerdas y de rodillas en 2018.

Sentarse a negociar con aquellos que solo buscan su derrota es más inútil que negar que los rusos hackearon los Oscars. Ok, mal ejemplo, pero ¿por qué ceder terreno y mostrar debilidad ante una oposición que busca ganar poder en octubre? Argentina tiene problemas muy serios y la gestión del presidente Macri no ha sido del todo estelar o productiva. Las respuestas y cambios prometidos no llegan.

Ante semejante cita con las urnas, imitar algunas de las recetas que el electorado de Cambiemos votó en contra, es jugar con dinamita. Los argentinos, aunque tenemos memoria cortoplacista, no somos tontos y estamos presenciado a una oposición que huele sangre y suelta a los tiburones para dar la estocada final.

Si hay algo que 2016 nos mostró a nivel político, es que salirse del libreto funciona. Macri debe enfrentar y mostrar coraje ante un sindicalismo y una oposición cuyo mayor temor es el éxito del presidente. Argentina nunca ha tenido un gobierno fuera de libreto hasta que llegó Cambiemos. No es radical, no es peronista. Puede que sea un rejunte de ambos, pero Macri no lo es.

Trump no es republicano, no es conservador, no es diplomático, no tiene experiencia política y no tiene el apoyo incondicional de su partido. El presidente norteamericano es tosco, brusco, chocante, soberbio y populista. Pero es eficaz. Siempre ha logrado cada una de sus metas. Nadie llega a la presidencia de los EE.UU. por casualidad y hoy los demócratas no están aterrados por el inminente colapso de la primera economía mundial. Sino que saben que si Trump triunfa, el partido demorará su regreso a la presidencia.

Macri ya regresó de España. Se termina el verano (por suerte). Vuelve el fútbol y las clases ya empezaron. Comienza la recta final hacia las elecciones de octubre. Es hora que Macri tire el libreto por la ventana si quiere que Cambiemos al menos mantenga el 52% que lo votó. Es hora que Macri sea Trump.