1. Inicio
  2. ¡Feliz y volátil 2018!

¡Feliz y volátil 2018!

Nuestro Gurú nos destaca algunas tendencias que van a marcar el año 2018 y que habrá que tener en cuenta para las inversiones.

El armado del cocktail de inversiones para 2018 es una decisión personal. No hay una única combinación para todos los gustos.

Los jóvenes tienen más estómago para arriesgar y más tiempo para recuperar la inversión, es por eso que deben asignarle más peso relativo a la renta variable.  Los más maduros tienen que apuntar a la preservación de su capital (obviamente evitando la licuación por inflación).

Las necesidades de liquidez de cada familia son diferentes y hay aspectos de naturaleza impositiva que también afectan las decisiones. Sin embargo, hay algunas tendencias que creo van a marcar el año 2018 y que deben ser tenidas en cuenta al momento de construir las carteras de inversión.

Más volatilidad en el tipo de cambio

A pesar de que se mantendrán los fundamentos económicos favorables para un peso argentino fuerte (déficit fiscal y una política monetaria contractiva) el año que viene va a ser diferente a 2017.

La devaluación punta a punta será de 15%, pero no será tan conveniente poner el piloto automático para apostar a favor de la moneda local sino que parece tener más sentido llevar la nave en modo manual.

Es muy probable que los primeros meses del año sean más bien tranquilos por el ingreso de los dólares de la cosecha. Luego, comenzarán las bajas de tasa de interés del BCRA y finalmente entraremos en zona de elecciones en Brasil y México, las dos mayores economías de Latinoamérica y para las cuales el panorama electoral es muy incierto.

Las encuestas traerán volatilidad y en algún momento pueden gatillar la salida de fondos de inversores externos en toda la región.  El peso argentino está más conectado con lo que ocurre globalmente y una salida de capitales de Latinoamérica nos va a afectar sin dudas.

En síntesis, el carry-trade seguirá dando oportunidades pero hay que ser más bien oportunista. No hay que estar estructuralmente invertido en pesos, sino que el riesgo va a ser mejor recompensado si vendemos los dólares cuando las monedas emergentes se deprecien.

Más volatilidad en renta fija

Hay varios factores en el plano internacional que traerán más incertidumbre para los bonos. Primero, la reforma tributaria en Estados Unidos generará mayor déficit y el mercado descuenta que eso gatillará más inflación.

Un incremento más rápido del nivel de precios llevará a la Reserva Federal a subir con más fuerza las tasas de corto plazo o bien empujará a los traders de bonos a vender los títulos a tasa fija y largo plazo para evitar sufrir pérdidas en sus carteras. De una manera u otra,  las tasas de interés de largo plazo pueden moverse al alza y eso afectará los precios de los bonos argentinos, especialmente en la parte larga de la curva.

Segundo, la Reserva Federal viene implementando desde octubre lo que se ha dado en llamar el Quantitative Tightening: pasaron de comprar bonos entre el 2009 y el 2013, a renovar los vencimientos entre 2013 y 2017, y ahora dejarán vencer USD 6.000 M mensualmente con lo cual retirarán esa liquidez del mercado para reducir la hoja de balance del Banco Central de Estados Unidos.

En síntesis, atención a los bonos en la parte larga de la curva argentina, que son los que van a recibir en primera fila cualquier cachetazo por el aumento de tasas del Tesoro Americano. La curva media está más protegida y para los que estén dispuestos a resignar algo de liquidez, los bonos provinciales argentinos ofrecen una prima sobre lo que rinde la Tesorería Nacional de entre 0,50%  y 2,0% de tasa anual.

Leer más sobre que nos espera para el mercado argentino en 2018.

Estas fiestas te proponemos un regalo diferente: ¡inversiones! 

Planificá tu estructura financiera para 2018 con estos consejos prácticos.