1. Inicio
  2. Guía práctica sobre Fondos…

Guía práctica sobre Fondos Comunes de Inversión

Compartimos una guía con las principales características de los FCI o Fondos Comunes de Inversión

¿Qué es un fondo?

 Los Fondos Comunes de Inversión (en adelante, FCI) no son sociedades ni personas jurídicas. Los FCI son patrimonios que se forman con los aportes que realizan los inversores, suscribiendo cuotapartes y convirtiéndose en “cuotapartistas” del mismo. Como el FCI es un patrimonio, en su desarrollo y funcionamiento, intervienen 2 entidades independientes llamadas Sociedad Gerente (en adelante, Gerente) y Sociedad Depositaria (en adelante, Depositaria).

La CNV es el organismo que tiene a su cargo el registro, control y regulación de los FCI, de las Gerentes y de las Depositarias, en todo el territorio de la República Argentina. Los FCI, las Gerentes y las Depositarias deben contar con previa autorización de la CNV para funcionar.

Tipos de Fondos

Los FCI se pueden clasificar, según su forma de constitución, en abiertos o cerrados. Sus principales diferencias están dadas por el objeto de inversión que éstos desarrollan y por los procedimientos inherentes en el tratamiento de las suscripciones y rescates de cuotapartes. La mayoría de los FCI que funcionan actualmente son abiertos.

Los títulos valores de los FCI se denominan cuotapartes. Las cuotapartes de los FCI Cerrados se negocian en un Mercado de Valores, y en este sentido, el público inversor puede adquirirlas o venderlas en éste ámbito a lo largo de la vida del FCI. En los FCI Abiertos, un inversor puede suscribir cuotapartes en cualquier momento durante la vida del FCI y en cualquier lugar físico o a través de los medios habilitados para su ofrecimiento (por ejemplo, sucursales de entidades financieras, Agentes Colocadores autorizados, páginas de Internet registradas, sistemas telefónicos registrados, etc.); pero en los FCI Cerrados, las cuotapartes sólo pueden suscribirse en la oferta inicial o, pasado ese momento, adquirirse a través del mercado secundario en el Mercado de Valores.

En lo que respecta al objeto de inversión, en la administración de la cartera de los FCI Abiertos se deben respetar las restricciones y limitaciones que surgen de la Ley Nº 24.083, del Decreto Nº 174/93 y de las NORMAS (N.T. 2001) dictadas por la CNV, mientras que en los FCI Cerrados se permite la realización de objetos de inversión especiales, pudiendo integrar el patrimonio con conjuntos homogéneos o análogos de bienes reales o personales, o derechos creditorios con garantías reales o sin ellas, que pueden implicar excepciones a esas restricciones.

Dentro de la categoría de los FCI Abiertos, existe la siguiente clasificación según su objeto de inversión: FCI de Renta Variable, FCI de Renta Fija, FCI de Renta Mixta y FCI del Mercado Monetario.

El detalle de los FONDOS que funcionan dentro de cada categoría puede ser consultado desde www.cnv.gov.ar en la Planilla Diaria de Valores Diarios de cuotaparte que la CAFCI elabora y remite diariamente a la CNV y a los medios masivos de comunicación.

¿Cómo funcionan los fondos?

El rol principal de la Gerente es administrar el patrimonio del FCI, decidiendo en qué activos invertir el capital aportado por los inversores que forman el mismo. La Gerente también representa los intereses de los cuotapartistas, lleva la contabilidad del FCI, realiza todas las publicaciones exigidas legalmente y cumple con los requerimientos de información que solicite la CNV.

Por su parte, la Depositaria custodia los valores y demás instrumentos representativos de las inversiones que forman parte del patrimonio de los FCI. En la práctica, la mayoría de las Depositarias son además entidades financieras autorizadas por el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

En todos los casos las Gerentes y Depositarias, sus administradores, gerentes y miembros de sus órganos de fiscalización son solidaria e ilimitadamente responsables de los perjuicios que pudieran ocasionarse a los cuotapartistas por el incumplimiento de las disposiciones legales pertinentes y del reglamento de gestión.

Las Gerentes y Depositarias elaboran en forma conjunta el texto del Reglamento de Gestión del FCI, estableciendo -entre otras cuestiones- en qué activos va a invertir el FCI, el porcentaje máximo anual que cobrarán ambas en concepto de honorarios, el porcentaje anual máximo que afrontará el FCI en concepto de gastos generales, las comisiones de suscripción y rescate que en su caso pagarán los cuotapartistas, el procedimiento que se aplicará para que los inversores inviertan y retiren su dinero, y todo lo relativo al funcionamiento del FCI. Los FCI pueden también contar con un prospecto, además del reglamento de gestión. Dicho reglamento de gestión (y/o prospecto, en su caso) debe estar aprobado por la CNV.

Al momento de suscribir cuotapartes, el inversor adhiere a las condiciones plasmadas en el texto del reglamento de gestión del FCI (y del prospecto, en su caso); y es por ello que resulta obligatorio que se entregue al inversor -cuando suscribe cuotapartes- una copia íntegra del texto de dicho reglamento (y del prospecto, en su caso) vigente a esa fecha, dejando constancia de ello en un documento.

Costos y honorarios

Las Gerentes y Depositarias cobran honorarios al FCI. Además, el FCI debe afrontar gastos generales. El porcentaje anual máximo que la Gerentes y Depositarias pueden percibir en concepto de honorarios y que el FCI debe afrontar por gastos generales, debe estar expresamente indicado en el reglamento de gestión (y/o prospecto, en su caso) del FCI. En caso de existir honorarios de éxito, éstos deben estar claramente explicados en el texto del reglamento de gestión (y/o prospecto, en su caso).

Como regla general, los honorarios y los gastos generales están descontados del valor de cuotaparte que se calcula y publica diariamente. Esto significa que el valor de cuotaparte que se toma en cuenta para el cálculo de las suscripciones como de los rescates, es neto de honorarios de la Gerente y de la Depositaria y de los gastos generales.

Distinto es el caso de las comisiones de suscripción y de rescate, ya que no están descontadas del valor de cuotaparte que se calcula y publica diariamente, y por lo tanto, deben ser pagadas directamente por el inversor. El porcentaje máximo a cobrar por éstas debe surgir del texto del reglamento de gestión (y/o del prospecto, en su caso).

Suscripciones y rescate

Llamamos cuotaparte a la unidad de inversión en un FCI. Como regla general, el valor de cuotaparte se calcula todos los días operativos, dividiendo el patrimonio total del FCI por el número de cuotapartes en circulación. El valor de cuotaparte que se tomará para el cálculo de suscripciones y/o de rescates, es el calculado al cierre del día operativo de un FCI abierto. Es decir, como regla general, el inversor no conoce el valor de cuotaparte de antemano al momento de decidir una suscripción y/o de solicitar un rescate.

Para que el cuotapartista (inversor) pueda retirar su inversión de un FCI, debe solicitar el rescate de la totalidad o parte de sus cuotapartes u ordenar la venta de las mismas en la bolsa o mercados de valores donde coticen, según se trate de un FCI Abierto o de un FCI Cerrado, respectivamente.

Como regla general, la Gerente debe publicar y dar a conocer el valor de cuotaparte de cada FCI todos los días operativos, en medios masivos de difusión y en la página de Internet de la CNV. (Ver Planilla Diaria de Valores Diarios de cuotaparte)

Los FCI pueden tener como moneda (utilizada para suscripciones, rescates y valuación del patrimonio del FCI y de las cuotapartes) una moneda diferente a la moneda de curso legal en la República Argentina (el Peso Argentino). En la actualidad existen FCI que tienen como moneda al Peso Argentino, al Dólar Estadounidense o al Euro.

Otras características

Como regla general, los FCI no tienen la obligación de obtener una calificación de riesgo para poder ser ofrecidos al público inversor, pero pueden hacerlo en forma voluntaria. Como excepción, las normas de la SUPERINTENDENCIA DE ADMINISTRADORAS DE FONDOS DE JUBILACIONES Y PENSIONES (en adelante, “la SAFJP”) exigen la obtención de una calificación de riesgo a aquellos FCI que quieran estar habilitados para ser objeto de inversión por parte de los Fondos de Jubilaciones y Pensiones. Existen muchos FCI Abiertos y Cerrados que han tenido y/o cuentan actualmente, voluntariamente, con una calificación de riesgo.

En caso de encontrarse involucradas como sociedades gerente o depositaria entidades financieras- las inversiones en cuotapartes del Fondo no constituyen depósitos en dicha entidad financiera, a los fines de la Ley de Entidades Financieras, ni cuentan con ninguna de las garantías que tales depósitos a la vista o a plazo puedan gozar de acuerdo a la legislación y reglamentación aplicables en materia de depósitos en entidades financieras; y que, asimismo, esa entidad financiera se encuentra impedida por normas del BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA de asumir, tácita o expresamente, compromiso alguno en cuanto al mantenimiento, en cualquier momento, del valor del capital invertido, al rendimiento, al valor de rescate de las cuotapartes o al otorgamiento de liquidez a tal fin.

Te recomendamos leer: 
¿Qué es el mercado de capitales?
5 tipos de carteras de inversión
Puede encontrar más información en:  CAFCI

Fuentes: CNV Argentina