1. Inicio
  2. "La mayor burbuja de la…

"La mayor burbuja de la historia está en manos de los bancos centrales"

Un informe titulado “Apocalipsis Now?”, elaborado por la firma Arcano, que ya predijo otros importantes movimientos en las Bolsas en contra del consenso del mercado, alerta de la “mayor burbuja de la historia”.

El extenso análisis de 32 páginas pone de manifiesto que el mercado se encuentra en “la mayor burbuja de bonos soberanos de la historia” tras la “agresiva política monetaria llevada a cabo por los Bancos Centrales desde la Gran Depresión de 1929”.

Los autores del informe, Ignacio de la Torre y Leopoldo Torralba, argumentan que el bono a diez años, considerado por el mercado un activo “libre de riesgo”, ha pasado a convertirse en uno de los activos con más riesgo del mundo debido a su “enorme sobrevaloración” -y por tanto burbuja-“. En este sentido, han señalado que estos bonos han provocado “el trasvase de dicha burbuja hacia los bonos corporativos, Bolsas y activos reales”.

“Si pincha la valoración del mal llamado bono libre de riesgo nos podemos encontrar con una crisis financiera sin precedentes, ya que no sólo experimentarán pérdidas los propietarios de dichos bonos (sobre todo aseguradoras y bancos, de gran importancia sistémica), sino que las pérdidas se trasladarían al resto del mercado financiero en multitud de activos”, han asegurado los autores.

De cómo sea el pinchazo de esta burbuja dependerá el comportamiento de la Bolsa. Según el informe, los Bancos Centrales aún tienen margen de maniobra, pero cada vez se estrecha más, y de ahí que este sea el “escenario base”, ya que los bancos centrales podrían llevar a cabo una “corrección paulatina”. Y por tanto, aumentan “los riesgos de una corrección acelerada y por ende una nueva crisis financiera a nivel mundial”.

No obstante, consideran que “el riesgo de que el proceso sea acelerado ha aumentado, a medida que se reduce el margen de maniobra de los bancos centrales”. A su juicio, este escenario tiene menos posibilidades de producirse, pero no los mercados no están exentos de que se pueda activar. Las consecuencias de este escenario serían terribles en los mercados, de ahí el título del estudio, un apocalipsis que se llevaría por delante entidades financieras sistémicas y aseguradoras, así como un terremoto importante en la Bolsa y en los mercados de renta fija.

Las cifras que muestran la burbuja de bonos

Los datos muestran una fuerte burbuja financiera en el mercado de bonos. España, que ha llegado a quebrar 13 veces en 300 años (1577 y 1866) se financia más barato que EE UU y el valor del bono a diez años ha alcanzado su récord histórico; Irlanda, por su parte, solo paga un 2,35% por su bono a 100 años, mientras que México se financia a un tipo del 4,2% a ese mismo tiempo.

Argentina se financia a un tipo del 5%, el nivel al que el ex presidente de la FED Alan Greenspan cree que debería financiarse EE UU, para más cifras que apuntan a que estamos ante una burbuja, el informe señala que Japón se financia a un tipo del 0% pese a ser el país más endeudado del mundo, el bono holandés se sitúa al mayor precio visto desde la crisis de los tulipanes, hace 500 años. Todo ello ocurre en 2016 y no se trata de “ciencia ficción”.

Los autores señalan que los bancos centrales han actuado correctamente para evitar una Gran Depresión tras la recesión de 2008, pero numerosas medidas adoptadas entonces han alentado burbujas en los mercados. A su juicio, los bancos centrales actuarán ya sea de palabra o mediante hechos ante este síntoma para tratar de desinflar el escenario de forma controlada.

Los bonos a diez años son los activos con más riesgo del mercado

Tal y como se resalta en el estudio, la burbuja en la que se sitúan los mal llamados “activos libres de riesgo” -básicamente los bonos soberanos de Alemania y Estados Unidos-, ha propiciado que el reducido nivel de tipos de interés se haya trasladado al resto de instrumentos de renta fija, a los que se aplica en sus valoraciones diferentes diferenciales -según su riesgo- sobre, precisamente, el mencionado “activo libre de riesgo”. Esto afecta tanto a bonos gubernamentales de países con peor calidad crediticia, a los bonos corporativos con grado de inversión y a los asociados a high yield.

Del mismo modo, la renta variable se ha situado en un entorno de burbuja por cuanto se valora, sobre todo, descontando los futuros flujos de caja de las acciones de compañías a una tasa basada en la aplicación de una prima, precisamente, sobre la rentabilidad del “activo libre de riesgo”. Por otro lado, en el principal índice de Estados Unidos, el ratio de cotización bursátil sobre los beneficios medios de los últimos diez años muestra niveles muy elevados frente a medias históricas (sólo superados por los observados antes de derrumbes sonados como el crash de 1929 o la explosión de la burbuja de las puntocom en el inicio del 2000.

Finalmente, el exceso de liquidez del mercado, favorecido por las agresivas políticas monetarias no convencionales de los Bancos Centrales, también se ha dirigido hacia los activos inmobiliarios, en su búsqueda de mayor rentabilidad y en un entorno de tipos reducidos (generando burbujas en oficinas y vivienda residencial en algunos países).

De la política monetaria a la fiscal

El informe de Arcano también analiza si la burbuja podría estallar antes o después, y para ello evalúa si los Bancos Centrales podrían estar ya gestando un cambio de rumbo en política monetaria.

Según destaca el estudio, los Bancos Centrales –conscientes de todos los riesgos citados- intentarán que la transición hacia una política monetaria menos expansiva sea gradual. Sin embargo, aunque parezcan olvidados, existen importantes límites al margen de actuación de los Bancos Centrales, de manera que, de intensificarse, podrían reducir sensiblemente su margen de maniobra. No hay que olvidar que, dentro de la política monetaria de los Bancos Centrales, estos tienen un mandato basado en tres objetivos esenciales: 1. Conseguir un mercado laboral con el mínimo desempleo; 2. Proteger a los ciudadanos y a las empresas del riesgo de inflación de consumo y 3. Limitar el riesgo de inestabilidad financiera.

A veces estos objetivos son difíciles de cohesionar y, en este sentido, podría reducirse la demanda de bonos debido a los límites existentes para la política monetaria: 1. Una inestabilidad financiera insostenible; 2. Riesgos crecientes de aceleración inflacionaria, ante potencial desequilibro de oferta y demanda de factores productivos (por disminución del desempleo, aumento de salarios y, por tanto, de precios de bienes y servicios), y/o una aceleración excesiva de la velocidad de circulación de la gran cantidad de dinero imprimido durante largos años de agresivas políticas monetarias no convencionales (durante la crisis). Por último, el apoyo de los bancos centrales entre los ciudadanos se está reduciendo rápidamente.

Del mismo modo, la política expansiva de los Bancos Centrales, lejos de estimular la demanda lo previsto, lo que ha producido en muchos lugares es un aumento del ahorro, en parte por la incertidumbre asociada y en parte porque los tipos de interés tan reducidos han obligado a muchos ciudadanos a destinar dicho ahorro a su jubilación. Esta ineficacia aparente de las ambiciosas políticas monetarias puede provocar también una menor demanda de bonos por parte de los Bancos Centrales (si evalúan que sus potenciales efectos positivos no compensan los cuantiosos riesgos derivados).

Finalmente, también puede tener lugar un aumento general de la oferta de bonos soberanos si, finalmente, se imponen las voces que, de manera creciente, reclaman que la política fiscal tome el relevo a la monetaria (con ayuda adicional de las reformas estructurales), para generar un binomio crecimiento/riesgo más razonable a nivel global.

Cómo podría darse la nueva crisis financiera

En definitiva, Arcano cree que pasaremos de un mundo adicto a la política monetaria a uno que necesitará más soluciones desde la política fiscal y la estructural, un escenario que producirá una menor demanda y una mayor oferta de bonos soberanos, lo que hará caer su precio, algo que puede provocar una tormenta en el precio del resto de activos.

De esta forma, el riesgo financiero estará servido y el behavioral finance podrá convertir ese escenario en un histerismo colectivo de consecuencias incalculables.

Por tanto, si bien este escenario de crisis financiera no es el base sobre el que trabaja Arcano, es evidente que “el riesgo de cola” ha aumentado significativamente durante el último año y de ahí, la importancia de tener este escenario presente para poder prevenir sus posibles efectos.

Los autores del informe: un ex Deutsche Bank y un MBA y profesor de finanzas en el IE Business School

Ignacio de la Torre es socio de Arcano desde 2008. Cuenta con más de 19 años de experiencia en banca de inversión y mercados de capitales. Ha trabajado en los departamentos de análisis y ventas bursátiles de Deutsche Bank y UBS Investment Bank. Al mismo tiempo, Ignacio es Profesor de Finanzas y Economía en IE Business School.

Leopoldo Torralba es analista de macroeconomía y mercados de Arcano desde 2015. Con 19 años de experiencia en mercado de capitales (18 Ahorro Corporación), ha trabajado en Equity&Fixed income Research (Financials), Planificación estratégica y Control, y Análisis macroeconómico. Es MBA y Profesor de Finanzas en IE Business School. Coautor de libro ganador premio Everis (2009).

Fuentes: Intereconomía