1. Inicio
  2. Las claves del regreso al…

Las claves del regreso al mercado internacional de bonos

Tras el pago a fondos buitres se produjo la ansiada vuelta de Argentina a los mercados internacionales de deuda.

En el mes de abril de 2016 el país cerró un capítulo muy largo de litigio con los holdouts. Tras el pago a fondos buitres se produjo la ansiada vuelta a los mercados internacionales de deuda.

De manera inmediata el mercado le dio señales muy optimistas al Gobierno. En la primera licitación de deuda, luego del default “selectivo”, se recibieron ofertas por más de USD 67.000 M. Y terminó pagando una tasa de interés de 8% en dólares en el bono a 10 años de plazo.

Tasa de interés y riesgo país

Cuando un país soberano toma deuda en los mercados internacionales la tasa de interés que paga incluye el riesgo de incumplimiento. A comienzo del año 2000 se puso de moda el famoso el “Riesgo país”. Este indicador se seguía muy de cerca ya que Argentina tenía un problema de sobreendeudamiento y debía pagar mucho interés de deuda externa. Por lo que, el “Riesgo país” se había convertido en un termómetro de la economía.

¿Qué es el “Riesgo país”?

Se trata de un indicador que surgió en la década de los 90’s creado por el banco JPMorgan que establece una calificación de la deuda soberana de los países emergentes. Se calcula tomando la diferencia entre el rendimiento de bonos libre de riesgo (del Tesoro de EE.UU.) comparado con un bono de similar plazo de un país emergente. Por ejemplo, si la tasa del Tesoro de EE.UU. es 2,5% anual y el bono del país tiene un rendimiento de 12,5% anual, entonces el riesgo país será de 1000 puntos básicos.

Riesgo récord

Recordemos que en plena crisis de 2001, Argentina tuvo índices que superaban a los 2000 puntos básicos. Ese caso es comparable con el riesgo país de Venezuela al día de hoy, que se ubica en 2.300 puntos básicos y está al borde de default de la deuda.

Básicamente tener ese número de riesgo país es el cálculo de la sobretasa por el riesgo de no cumplir en los términos acordados con el pago de su deuda externa.

¿Qué ocurre hoy?

Actualmente Argentina tiene un riesgo país de 449 puntos básicos. Mientras que países vecinos como Brasil y Uruguay tienen 314 y 230 puntos básicos, respectivamente. Más lejos se encuentra Perú con 165 puntos básicos. Es decir, Argentina tiene un largo camino para recorrer.

Ver para creer

Debemos señalar que el país ha realizado varias reformas en materia económica y política. Ha levantado el control de cambio, ajustó tarifas, arregló con los holdouts, tiene una política más pro-mercado y además, tiene un ratio de deuda pública/PBI bajo (comparado con otros países emergentes).

Sin embargo, el riesgo país aún no converge a los países de la región. Ganar reputación en los mercados no es fácil, ni rápido. Menos aún con la historia de numerosos defaults de nuestro país. Asimismo uno de los datos claves para convencer a los mercados a invertir en Argentina es la reducción del déficit fiscal. Para el cual el Gobierno es más gradual de lo que había planeado al comenzar su mandato.

Argentina tuvo una reducción rápida del riesgo país desde la primera elección PASO de 2015 (en agosto) y la asunción de Mauricio Macri como Presidente en diciembre de 2015. La confianza en el nuevo Gobierno se reflejó en los números. Sin embargo, si comparamos el índice de riesgo país de octubre de 2016 con el riesgo de enero pasado es muy similar.

De ahora en más, para bajar el riesgo soberano, el mercado es más desconfiado y quiere ver para creer en el país.

Notas Relacionadas

¿Podrá el BCRA aumentar el nivel de Reservas?

Pertenecer tiene sus privilegios. En el mundo financiero, esta frase calza a la perfección para un grupo de países catalogados como "grado de inversión segura". Acceden a tasas más bajas o reciben un buen caudal de dinero de parte de grandes fondos. ¿Qué le falta a la Argentina para formar parte?

Volviendo a emitir para cubrir necesidades inmediatas

En economía no hay fórmulas mágicas. Cuando no se tiene caja porque se gasta más de lo que ingresa, o se gasta menos, o se redobla la presión y/o los esfuerzos para recaudar, o bien se emite deuda (o una combinación de todas las alternativas).

Brasil aprovecha el momento

Michel Temer asumió con la prioridad de lograr que la economía recupere el equilibrio macroeconómico y vuelva al sendero de crecimiento.