1. Inicio
  2. Las 10 plagas de Argentina

Las 10 plagas de Argentina

La situación económica y social de Argentina no es casualidad. Y conocer los factores que motivaron a esta realidad es fundamental para redefinir el futuro. Los mensajes deben ser escuchados, para actuar con rapidez y evitar males mayores.

Según el Antiguo Testamento las 10 plagas son una serie de calamidades sobrenaturales que Dios infligió a los egipcios para que el Rey de Egipto dejara partir a los hebreos de su país. El Faraón hizo caso omiso a estos mensajes y recibió el embate de las peores pestes imaginables.

Los mensajes deben ser escuchados, para actuar con rapidez y evitar males mayores.

Alguna vez alguien dijo que existían cuatro tipos de países: los desarrollados, los emergentes, Japón -por su asombroso crecimiento de la posguerra- y Argentina, por su asombrosa caída luego de ser uno de los países más ricos sobre la faz de la tierra.

Antes de la Primera Guerra Mundial, Argentina tuvo décadas de crecimiento a tasas promedio del 6% anual, atrayendo a millones de europeos, alcanzando en 1914 una población en Buenos Aires que estaba compuesta por la mitad de extranjeros. Argentina alcanzó así a ser unos de los países más ricos del mundo, superando a Alemania, Francia e Italia, con un ingreso per cápita que era el 92% del promedio de los 16 países más desarrollados. Brasil apenas tenía una cuarta parte de dicha riqueza por persona. Entre 1900 y 1914 la producción industrial de Argentina se triplicó alcanzando un nivel de crecimiento industrial similar al de Alemania y Japón.

Pero la filosofía e instituciones liberales aplicadas desde mediados del siglo XIX por la constitución de Juan Bautista Alberdi se quebró a manos del socialismo y las nuevas doctrinas estatistas de mediados del siglo XX, las cuales generaron, entre otros factores diversas asimetrías en la economía que aún se heredan y diversos factores de coyuntura que hoy la economía de nuestro país debe enfrentar.

Veamos a qué nos referimos:

1 - Gasto público

El mismo ha ido creciendo hasta representar el 43% del PBI en 2015. Las prácticas populistas formaron un esquema de subsidios a empresas y familias del cual es difícil salirse sin un golpe adicional al bolsillo de la gente. Un Estado elefanteásico sin servicios a la gente. Ni capitalismo puro, ni socialismo. Lo peor de los 2 sistemas.

2 - Déficit

En directa relación con el gasto público, en los últimos 70 años, el déficit fiscal ha sido la constante. “Hay una subestimación del problema fiscal. Con este déficit siempre hay riesgo o la tasa de inflación va a ser alta. El equipo económico pensó erróneamente que cambiando la forma de financiamiento del déficit bajaría la inflación”, comentó el Economista José Luis Espert.

3 - Inflación

Los déficits fiscales, o bien se monetizan o bien se financian con deuda pública. Argentina usó y abusó de la primera herramienta para, luego, dar lugar a la segunda.

El exceso de emisión monetaria genera inflación, además de la inercia inflacionaria y la inflexibilidad a la baja en los precios. Todo lo anterior sumado a la devaluación fogonearon aún más la aceleración de precios, una variable que hoy ya no es prioridad número uno para el Gobierno pero que traba todo el esquema de rentabilidad e incentivos a empresas e individuos que buscan generar valor agregado a la economía (producir y consumir).

La moneda Argentina ha perdido 13 ceros desde su creación en 1881.

Continúa leyendo las plagas aquí