1. Inicio
  2. Las razones por las que las…

Las razones por las que las bolsas se desploman

Trump, el petróleo y el FMI y el horizonte de final de año desatan la tormenta perfecta en los mercados y llevan al Ibex 35 a niveles no vistos de noviembre de 2016

El desplome bursátil que se está dando en los mercados internacionales no ha pillado por sorpresa a los actores habituales de las mesas de negociación. La fuertes ventas en los activos que más beneficios habían cosechado a lo largo del año ya venían protagonizando la órdenes financieras desde hace días, pero lo que apuntaba a ser una recogida de beneficios un tanto intensa derivó ayer en una tormenta perfecta, con descensos que superaron el 4% en Wall Street, en la peor sesión en ocho meses, y que hoy continuan en las bolsas europeas.

“Lo que todo el mundo temía y estaba esperando sucedió; Wall Street, mercado que había sido capaz de obviar muchos de los factores de incertidumbre que habían penalizado al resto de bolsas mundiales, cayó con fuerza en una de sus peores sesiones del año”, reconoce, Juan Fernández Figares, director de Análisis de Link Securities.

Los valores tecnológicos detonaron las caídas

Los motivos que la detonaron los descensos fueron variados. El primero, se conocieron dos informes que apuntaban a un agudo descenso de la demanda de semiconductores, eso provocó, según explicaba la web especializada en mercados Marketwatch, el desplome de los principales valores tecnológicos.

Con la mecha de las caídas encendidas. Llegó la Agencia Internacional de la Energía para alertar que el descenso de la oferta de petróleo, motivada entre otras cosas por las nuevas prohibiciones de EE.UU. contra Irán, provocará un incremento del precio del barril en los próximos meses. No es de extrañar que Repsol sea a estas alturas el valor del Ibex 35 que más pierde, casi un 4%.

Casi al mismo tiempo, el Fondo Monetario Internacional alertaba de un descenso de crecimiento de la economía mundial y Alemania rebajaba, también, su expectativas.

Trump avivó el fuego de las dudas

Como guinda del pastel estuvo la intervención del presidente de Estados Unidos. Donald Trump arremetió, con muy poca diplomacia, contra la política de subida de tipos que está llevando a cabo la Reserva Federal de su país. “Están siendo muy duros. La Fed se ha vuelto loca”, aseguró dejando muy mala situación la independencia que se le supone a su presidente Jerome Powell.

Además, Trump echó más leña al fuego de la guerra comercial anunciado aranceles a todos los productos chinos. Una medida que podría complicar, aún más el delicado crecimiento de esta economía asiática.

El nivel del bono de EE.UU. activó las ventas en los algoritmos

Para terminar de completar la jornada entraron en juego dos variables más. El tipo de interés del bono de Estados Unidos llegó a tocar el 3,24%. Según explica el experto en mercados de Serenity Markets, José Luis Cárpatos, el mercado tiene fijado el precio de 3,25% como precio límite para dar las órdenes de venta. Pero es cierto que muchos inversores y, sobre todo, muchos algoritmos tienen posiciones más prudentes que ayer ya saltaron al llegar al 3,24% y se ejecutaron masivas órdenes de venta por ese motivo.

Con todas estas incertidumbres sobre la mesa y la fama de octubre como es negro en la bolsas, son muchos los inversores que están replegando posiciones. “Se esperaba que las bolsas europeas pudieran recuperar parte de lo perdido en el año si EE.UU. apoyaba. Visto que no es así, los gestores que ya tienen las ganancias del año aseguradas están apostando por salirse y esperar al año nuevo”, explica Luis Benguerel, analista de Anattea Gestión.

Fuentes: La Vanguardia