1. Inicio
  2. ¿Podría el referéndum…

¿Podría el referéndum suizo ofrecer una oportunidad para verdaderamente recuperar el control?

Desconocido para la mayoría de la población, el 90% del dinero de Suiza es creado por los bancos privados "de la nada" cuando prestan.

Suiza tiene fama de ser un lugar tranquilo y prudente, alejado de los ruidosos acontecimientos del continente que lo rodea. Por lo tanto, puede ser una sorpresa para nosotros en Gran Bretaña enterarnos de que los votantes suizos pasarán su domingo tomando una decisión sin precedentes que podría abrir el camino para una transformación del sistema bancario y de dinero en todo el mundo.

Este domingo, Suiza realizará un referéndum sobre si despojar a los bancos privados del poder de crear dinero, en forma de la Iniciativa Vollgeld. Desconocido para la mayoría de la población, el 90% del dinero de Suiza es creado por los bancos privados "de la nada" cuando prestan.

Pero, ¿por qué nos importa esto en Gran Bretaña? La respuesta es que una cantidad similar de dinero del Reino Unido también se crea de esta manera, ya que, como la mayoría de las otras economías avanzadas, compartimos este mismo marco bancario. Podrían perdonarle por no saber esto, ya que es algo de lo que ni siquiera la mayoría de los miembros del Parlamento lo saben. No fue confirmado por el Banco de Inglaterra hasta 2014, e incluso en Suiza, varios banqueros han dicho que no sabían que estaban creando dinero hasta que la Iniciativa Vollgeld lo llamó la atención.

El referéndum del Vollgeld en Suiza plantea una cuestión crucial que se ha ignorado desde la última crisis: ¿deben los intereses privados o públicos controlar la creación de casi todo el dinero que usa un país?

Bajo el régimen actual, nuestro dinero está esencialmente privatizado, en manos de bancos comerciales que pueden crear la mayor cantidad de dinero que el resto de nosotros está dispuesto a pedir prestado y pagar por el alquiler. La Iniciativa Vollgeld vería esto reemplazado por un sistema de Dinero Soberano, en el que el poder de crear dinero se confía únicamente al banco central, una institución pública cuyo mandato es decidido por un gobierno democrático.

El acuerdo existente, donde los bancos comerciales tienen un poder sin control para crear dinero, no le ha ido bien a Gran Bretaña. Como explica el ex presidente de la Autoridad de Servicios Financieros Lord Turner, "La crisis financiera de 2007/08 se produjo porque no conseguimos limitar la creación de crédito privado y dinero del sistema financiero privado".

A pesar de las lecciones de la última crisis, poco ha cambiado. Dejados a su suerte, los bancos han seguido dirigiendo el dinero principalmente hacia la especulación y otras empresas improductivas. En la década transcurrida desde el colapso, el 55 por ciento del dinero creado por los bancos del Reino Unido se destinó a préstamos hipotecarios, el 18,7 por ciento al sector financiero, el 6,1 por ciento como préstamos de consumo, el 6,2 por ciento a las inmobiliarias y alrededor de 1,5 por ciento a compañías de seguros y fondos de pensiones. Mientras tanto, los préstamos productivos solo representaron el 10,4% del dinero creado por los bancos, y algo más del 2% se destinó a los servicios públicos.

El hecho de que el dinero se cree y asigne de esta manera supone una amenaza para la estabilidad financiera al crear nuevas burbujas de activos y aumentar los niveles de deuda privada. Pero también porque los bancos demasiado grandes para quebrar sean reacios a prestarle a la industria, la economía real y productiva de la que dependemos ha quedado sin fondos. Si Gran Bretaña realmente quiere resolver su crisis de productividad, necesitaremos rediseñar nuestro disfuncional sistema bancario y de dinero.

Por lo tanto, la cuestión de quién debe tener el poder de crear dinero es la cuestión de para qué se debe usar este poder. No escasean las áreas que piden inversiones, desde la brecha de inversión verde global, estimada en USD 0.7 trillones anuales, hasta la necesidad de 250,000 viviendas adicionales al año para satisfacer la demanda en Inglaterra, o medidas para aumentar los salarios, que en la última década ha crecido al ritmo más lento desde las Guerras Napoleónicas.

El dinero debe ser reconocido por lo que finalmente es: una herramienta para facilitar los resultados sociales. Actualmente, se está utilizando para empeorar los problemas sociales y económicos: se debe reclamar para servir al interés público.

Aún no se sabe con certeza cómo deberíamos recuperar el control del poder para crear dinero, ya sea que optemos por un sistema de dinero soberano completo o sigamos una serie de reformas adicionales. Alentadoramente, también hay un movimiento creciente en torno al dinero positivo en el Reino Unido que pide la creación de dinero para trabajar en el interés público, compuesto por expertos y activistas atraídos por este tema desde una variada gama de perspectivas.

Independientemente del resultado de la votación del domingo, los suizos le han hecho un servicio al mundo al volver a incluir un tema tan importante en la agenda. Las preguntas se han establecido, ahora depende de nosotros responder.

Fuentes: The Independent