1. Inicio
  2. ¿Qué debemos mirar para…

¿Qué debemos mirar para definir el portafolio?

Los inversiones se deciden mirando hacia adelante pero en un país como Argentina no debemos descuidar nuestro pasado.

Siempre decimos que inversiones se deciden mirando hacia adelante (por el parabrisas), no mirando por el espejo retrovisor. Sin embargo, en un país tan cíclico como Argentina no debemos descuidar nuestro pasado donde las secuencias parecen repetirse como un “loop”.

Es importante atender a algunas variables que nos pueden marcar puntos de entrada o salida a la hora de invertir.

Índices, variables y fechas claves

Sabemos que Argentina por su estructura económica y por sus desequilibrios macroeconómicos, depende del ahorro del resto del mundo para poder cerrar sus cuentas fiscales (y cuentas externas).

En 2018 los dólares vía financiamiento externo llegaron a más de 9.000 millones de dólares en enero. Pero luego hubo un corte abrupto del financiamiento desde abril para el país.

Allí el gobierno acudió al FMI y los dólares que tiene garantizado el país llegaran por esa vía. Siempre y cuando el país cumpla con las condiciones pautadas. Más adelante podrán intentar tomar nuevamente deuda pero necesitan una tasa de interés menor.

¿Qué debemos mirar cómo inversores?

Argentina ya tuvo un desembolso de 15.000 millones de dólares en junio por parte del FMI y tendrá dos desembolsos más en lo que resta de 2018 por 3.000 millones de dólares. Si cumple con los objetivos trazados en el acuerdo con el FMI.

Leer más ¿Dónde invertimos nuestros ahorros?

Cumplir, ¿qué debemos monitorear?

Las metas de inflación (tope) para 2018 es de 32% (con el datos de junio se ubica en 29,5% interanual). Por ello, un día clave que debemos monitorear es el 15 de agosto ya que se publica el IPC-Nac (julio). Si el dato está arriba de 2,9% mensual, la inflación interanual se ubicará sobre 31%, muy cerca del tope.

En ese caso, bajo dicho supuesto (de 2,9% en julio) si en agosto el índice supera el 2,2% ya estamos por encima de lo exigido en el acuerdo. Aún con índices “optimistas” se puede ir a una revisión del acuerdo.

Otro condicionamiento del FMI es que el tipo de cambio que no se atrase.

En este punto, debemos señalar que la variable la tipo de cambio real multilateral (TCRM) tras la devaluación (iniciada a fin de abril) subió de 90 a 106,7 en la actualidad (con un pico máximo de 114), es decir, tuvo una suba de 18,5%. Sin embargo, la clave para que el TCRM no se atrase depende de que la inflación ceda. Si tenemos meses de inflación por arriba de 2,5% el acumulado en 3 meses es cercano a 8%.

En ese caso, si el tipo de cambio nominal no acompaña el movimiento, en poco tiempo volvemos a tener la tendencia a la apreciación real y esto complicaría el panorama.
Necesariamente para no entrar en “atraso cambiario” es esperable una corrección del tipo de cambio nominal.

Asimismo, leyendo en espejo esta situación, como inversores podemos tomar recaudos y buscar cobertura en bonos que ajusten por CER. Para quedar cubiertos ante una aceleración inflacionaria por encima de nuestras expectativas un porcentaje de nuestra cartera puede tener ese destino.

Tasa - Dólar

Las tasa de interés actual de Lebacs (cortas) están cerca de 45%. Esto es una tasa elevada entendiendo que la inflación de los últimos 12 meses fue de 29,5% (podía ser de 31% contando julio) y la inflación esperada (REM) para los próximos 12 es de 23,7%.

Tras la baja en la volatilidad del tipo de cambio es esperable el juego dólar-tasa de interés se vuelva a activar. A fines de agosto es probable que se de una baja en la tasa de interés y allí veremos cómo será la reacción del dólar (seguramente por arriba de los 28 pesos argentinos en el mercado mayorista).

Por lo anteriormente expuesto, entiendo que es un buen nivel de entrada a activos de corto plazo en dólares.

Jugar con fuego ¿Parte larga de la curva?

Si son amantes al riesgo, seguramente algún inversor querrá entrar al tramo largo de la curva de bonos en dólares. Algunos bonos ya rinden bien por encima del 9% anual (casi 9,5% ) en moneda dura.

En ese caso, quien lo intente deberá tener en cuenta que de alguna manera debe pricear algo de riesgo político (de gobernabilidad). Ya que hay datos de encuestas que marcan una caída en la imagen del presidente y del Gobierno, con el condimento de la recesión que puede exacerbarlo.

No debemos dejar de lado el impacto de #CuadernoGate que puede tener una lectura negativa y generar incertidumbre en los mercados. Ya que implica al empresariado local y su reputación puede resentirse. Dando lugar a bajas en precios de acciones y también bonos. De alguna manera el riesgo país que hoy se ubica en 583 puntos básicos da una pauta de dicha percepción sobre esta cuestión.

Contexto externo

Si nos vamos de Argentina, aquí muy cerca se desarrollaran elecciones presidenciales. El foco estará en Brasil, en octubre se definirá quien será el próximo presidente. Solo restan 2 meses para la primera vuelta. Y Argentina es muy permeable a las noticias que puedan venir del país vecino. Por ello, las posiciones deben minimizar el riesgo considerando la cuestión política de Brasil.