1. Inicio
  2. ¿Qué pasará post…

¿Qué pasará post amnistía?

Aún en la incertidumbre analizamos los posibles escenarios de la amnistía fiscal.

Durante el proceso de amnistía fiscal argentino una pregunta se repitió permanentemente, ¿qué pasará después?

¿Los gobiernos usarán esa información de manera inadecuada, agresiva, inquisitiva, persecutoria? ¿Mantendrán sus promesas? ¿Si hay un cambio de gobierno, nos obligaran a repatriar lo declarado?

Como adivinar el futuro no entra en nuestras facultades, solo podemos intentar anticipar lo que va a pasar revisando la historia y sobre todo siguiendo el desarrollo de procesos similares a los nuestros.

Una ventana al posible futuro la podemos ver en España. Este país termino su amnistía fiscal el 30 de noviembre 2012. Ahora la Agencia Tributaria ampliará las inspecciones de la amnistía a los 30.000 contribuyentes (40.000 millones declarados) que se acogieron a la misma y comprobará si quienes regularizaron su patrimonio han cumplido también con la obligación de informar sobre la posesión de bienes y derechos situados en el extranjero.

Los contribuyentes que se acogieron a la amnistía están siendo sometidos a las mismas actuaciones que los demás y muchos de ellos están siendo investigados por distintos delitos.

Desde el gobierno desmiente que posibles delitos cometidos por los que se acogieron a la amnistía prescriban a los cuatro años. Según ellos la amnistía fiscal en sí "no caduca" y los datos aportados por la misma "siguen ahí y están a disposición de la Agencia Tributaria". Una especie de anulación de la prescripción por haberse presentado que ya está teniendo debate y creando muchos dolores de cabeza.

Al mismo tiempo, parte de la oposición presiona para que se tribute más por lo declarado, entendiendo que hasta por los periodos prescriptos se tendría que haber pagado 10%.

Hasta aquí nada da tranquilidad a los que se presentaron a esa amnistía, pero el pánico real recién comienza.

En España tanto personas físicas como jurídicas deben informar sobre los bienes y derechos situados en el exterior, incluyendo: Cuentas corrientes, cuentas de ahorro, depósitos bancarios, cuentas de crédito y cualquier otro tipo de cuenta o depósito de efectivo, títulos, activos, valores o derechos representativos del capital social, fondos propios o patrimonio de todo tipo de entidades, o de la cesión a terceros de capitales propios, seguros de vida y rentas temporales o vitalicias.

Las sanciones por no declarar son tan desproporcionadas (hasta 150% de la cuota dejada de ingresar y delito penal si se defrauda más de EUR 120.000) que muchos están declarando su bienes ahora fuera de toda amnistía y pagando hasta 60% con tal de evitar estas sanciones.

La Comisión Europea ha iniciado un expediente a España entendiendo que 150% de multas impuestas por Hacienda a quienes no declaran correctamente sus activos en el extranjero son "desproporcionadas", "discriminatorias" y "están en conflicto con las libertades fundamentales de la UE", por lo que exige cambios inmediatos o amenaza con acudir al Tribunal de Justicia Comunitario.

Sin embargo, extraoficialmente lo que se escucha es que no cambiaran nada, es mejor negocio para España pagar las multas que le aplique eventualmente Bruselas y seguir aplicando estas sanciones a sus contribuyentes.

Si este es el futuro para Latinoamérica, mejor estar preparados. Estamos todos advertidos.