1. Inicio
  2. ¿Se acaba la opción…

¿Se acaba la opción premium?

Los gigantes de Internet quieren cambiar la opción premium. Adaptarse a gustos y necesidades. es negocio? Registrate gratis y conocé lo que piensan los grandes de Internet

Los usuarios de las webs tienen gustos y necesidades propias. Las empresas lo saben y en un intento por retener a sus miembros diseñan ofertas adaptadas a sus exigencias para que la experiencia sea más positiva. Sin embargo, la especificidad tiene un precio. Es entonces cuando nace el servicio premium, que ofrece una mayor gama de contenidos y es una alternativa de las compañías para aumentar los ingresos.

Sin embargo, las empresas no quieren relacionarlo con un usuario exclusivo, sino que representa cómo el mercado atiende a la demanda para ser más competitivo. Así, desde la plataforma online de películas y series Netflix ([NFLX]) aseguran que buscan “adaptarse a las tendencias de consumo y a la sociedad multipantalla”. Además, consideran que ofrecer diferentes opciones de contenidos se debe a que “los usuarios cada vez piden más, por lo que no es una cuestión de elitismo, sino que responde a las diferentes posibilidades y perfiles del usuario”. Del mismo modo, Sarah Harmon, responsable de LinkedIn Talent Solutions Iberia, afirma que con su servicio premium no persiguen la exclusividad, sino “dar una ventaja competitiva”. Así, obtienen herramientas como la oferta especializada o la selección de talento más ágil.

Por otra parte, no todas las compañías ponen el foco en los consumidores. En el portal de ventas eBay ([EBAY]) han preferido orientarse a los vendedores profesionales para acompañar a las tiendas en su salto al ecommerce y mejorar su visibilidad.

A quién se dirige el premium

No obstante, lo cierto es que muchas de estas plataformas ofrecen, en líneas generales, un servicio gratuito, como LinkedIn ([LNKD]), o más barato, como Netflix. Por ello, muchos usuarios no acceden a esos servicios superiores porque no creen que les sea rentable. Sin embargo, desde Netflix señalan que no se trata de pagar más por algo que tienen más barato, ya que “la diferencia es mínima -tan sólo cuatro euros- y permite tener cuatro conexiones simultáneas y una mejor calidad de imagen. Algo que los amantes del cine y de las series valoran”.

En esta línea, Harmon llama a los miembros premium con el término Heavy Users. Para ella, son usuarios que “hacen un uso intensivo y buscan una experiencia superior”.

Por su parte, la ventaja que aporta el portal eBay es que “da acceso a todo lo necesario para poder centralizar las compras”. Pero la diferencia reside en la publicidad casi ilimitada que ofrece el servicio premium. Por eso, “usarla depende de los objetivos e intenciones que se tengan como vendedor”, afirman.

En definitiva, el premium se va a ir democratizando. La pregunta que surge ahora es: ¿qué harán las empresas para diferenciar al usuario?

Fuentes: TYN