1. Inicio
  2. Se intensifican los litigios…

Se intensifican los litigios contra YPF

YPF no está libre del riesgo legal y enfrenta una creciente amenaza por reclamos iniciados en las cortes argentinas como también demandas internacionales.

Las empresas pertenecientes al sector petrolero a nivel mundial siempre se encuentran expuestas a un grado de litigio superior al riesgo legal que tienen sus pares que operan en otros sectores. Reclamos ambientales, terminación prematura de contratos y quiebras, son los temas más recurrentes que llevan a los demandantes a iniciar litigios contra las empresas de este sector, poniendo presión en los balances y ocasionalmente provocando fluctuaciones extraordinarias en la cotización de las acciones y de los bonos.

YPF ([YPF]) no está libre este riesgo legal y hoy enfrenta una creciente amenaza por reclamos iniciados en las cortes argentinas como también demandas presentadas en el ámbito internacional. La petrolera argentina, en su Memoria Anual 2016, publica la existencia de al menos una decena de litigios que se encuentran radicados en diferentes cortes aún sin sentencia firme o definición concreta.

Como ocurre con toda empresa, YPF posee provisiones para juicios y contingencias que le permiten cubrir parcialmente posibles fallos monetarios adversos cuando cada uno de las demandas abiertas finalmente lleguen a su fin. La petrolera argentina en 2016 separó ARS 11.200 M (USD 700 M) para enfrentar estos posibles fallos, cifra que representa un 21,2% menos que el año anterior cuando teñía provisiones por ARS 13.544 M.

Sin embargo, YPF podría ser perjudicada por fallos con valores monetarios superiores a las provisiones “presupuestadas” en 2016 tras conocerse detalles de tres juicios que la empresa enfrenta en las cortes norteamericanas.

Dos de estos riesgos legales están relacionados con la nacionalización de YPF que el Congreso de la República Argentina aprobó en 2012. A raíz de esta expropiación, dos accionistas, el Grupo Petersen (mediante sus empresas españolas Petersen Energía S.A.U. y Petersen Inversora S.A.U.) y el fondo norteamericano Eton Capital Management, presentaron reclamos en la Corte de Distrito Sur del Estado de Nueva York buscando ser compensados por la pérdida de valor de sus tenencias accionarias tras la nacionalización de YPF.

La demanda presentada por Petersen en 2014, no hace mención a ningún resarcimiento monetario específico, pero el demandante presentó documentos que prueban que el Grupo tuvo pérdidas valuadas en USD 2.000 M. Petersen Energía S.A.U. y Petersen Inversora S.A.U. eran propietarias del 25% de YPF pero se vieron obligadas a ceder el paquete accionario a un grupo de bancos internacionales, quienes habían otorgado al Grupo un préstamo a cambio de poner estas acciones como garantía. Tras “defaultear” los pagos del préstamo, Petersen cedió a los bancos la garantía ofrecida. El valor del 25% de las acciones de YPF en 2012, hoy se aproxima a USD 2.000 M.

El 15 de junio, representantes de YPF y del Grupo, deberán presentarse en la Corte de Apelaciones de la Ciudad de Nueva York donde un panel de tres jueces evaluará en una audiencia pública los argumentos expuestos por ambas partes. La República Argentina también participará de esta audiencia al formar parte de la demanda presentada contra el Grupo Petersen.

Por su lado, el fondo Eton Capital Management presentó una demanda el pasado mes de diciembre también reclamando compensación por los daños causados en 2012 por la nacionalización. Eton, quien con 11,9 M de acciones en 2012 era el tercer mayor accionista de la petrolera argentina, menciona en su demanda que el daño económico alcanza los USD 495 M. El reclamo de Eton aún se encuentra en etapas iniciales a la espera de un escrito que la República Argentina como también YPF, deberán presentar en las próximas semanas.

Finalmente, la tercera demanda internacional que enfrenta YPF, se encuentra radicada en el Estado de Delaware donde Maxus Energy Corporation, subsidiaria norteamericana de la petrolera argentina, está en pleno proceso de liquidación tras haberse declarado en quiebra en junio de 2016. La semana pasada, el Juez Christopher Sontchi de la Corte de Quiebras del Estado de Delaware, opinó que YPF era el “alter ego” (misma empresa) que Maxus Energy, habilitando así a los acreedores a buscar activos de YPF en EE.UU. para pedir su posterior embargo. Aunque no existe un reclamo monetario, YPF ya adelanta que peleará todo pedido de embargo que los acreedores puedan iniciar para cobrar las deudas incurridas por Maxus.

Hoy la petrolera argentina enfrenta reclamos legales que, en el escenario más pesimista, suman USD 3.200 M en posibles sentencias adversas. De todos modos, es necesario recordar que la empresa ha valuado y provisionado cada uno de estos reclamos de manera apropiada y responsable, anticipando que el riesgo legal de la totalidad de los litigios abiertos, no debería superar los USD 700 M.