1. Inicio
  2. ¿Seguirán las subas en los…

¿Seguirán las subas en los mercados locales?

La suba de los bonos argentinos ha sido violenta en el último año.

Los bonos medidos en pesos, se apreciaron en un 57% promedio según el IAMC, por encima de la inflación y demostrando ser una buena cobertura incluso contra la devaluación del tipo de cambio.

Mucho de este recorrido es explicado por la extraordinaria baja del riesgo país a raíz del recambio político del año pasado y del acuerdo con los holdouts este año. Pero también influyó mucho el escenario de tasas de interés mundiales, que se aplica a todos los emergentes: la constante baja de rendimientos para reactivar las alicaídas economías de los países desarrollados produjo un vuelvo masivo a instrumentos de deuda más especulativos y, a esta altura, en la frontera de los permisibles tan solo unos pocos meses atrás.

Incluso medidos en dólares, los rendimientos de los bonos soberanos han sido la mejor inversión a nivel mundial entre todos los emergentes en los últimos 12 meses, solamente detrás de los bonos de Ucrania. Mejor aún ha sido el recorrido de los bonos provinciales y corporativos.

Si bien el Merval acumula 31% en el año, un rendimiento menor medido en dólares, la conclusión es que las acciones deberían seguir subiendo para recuperar el terreno perdido. Las valuaciones en muchos casos aún lo permiten, aunque de ahora en más deberán convalidar con más ganancias todo lo que se espera de ellas, en un entorno macroeconómico recesivo por la pérdida de poder adquisitivo del asalariado y el peaje que se cobra la inflación en la estructura de costos de cualquier compañía, con la consecuente compresión de márgenes operativos.

En pesos, además, el Merval ha superado al Ibovespa brasileño este año, aunque en dólares la bolsa brasileña le ganó ampliamente a la argentina por la tendencia contraria y extrema de su tipo de cambio: el real se apreció un 22% (el peso se depreció 13%) y las acciones brasileñas medidas por su ETF en dólares un 58%. Sin embargo, ha sido violenta la suba de las acciones argentinas en el último mes, por encima del 20%, y con los mejores retornos concentrados en las empresas de media y baja capitalización bursátiles donde se han visto rendimientos extraordinarios como fueron el caso Petrolera del Cono Sur, Carboclor, Agrometal y Solvay Indupa, con noticias puntuales además en las tres primeras que potenciaron sus rendimientos.

La pregunta es casi obligada: ¿Seguirán las subas en los mercados locales?

Los bonos ahora tienen menos recorrido por delante porque convergieron abruptamente a un nuevo escenario de reconexión a los flujos de fondos especulativos y financieros de cartera destinados a emisiones soberanas, provinciales y corporativas. Hasta empresas que nunca emitieron en los mercados internacionales se animan a hacerlo, como fue el caso de Albanesi ayer con USD 250 M, o bien tomando el ejemplo de aquellas que refinanciaron sus bonos o los rescataron anticipadamente para no seguir pagando tasas de interés “del pasado” (muy elevadas).

Así como cuando recomendé en esta misma columna durante el mes de junio invertir fuertemente en acciones argentinas y especialmente aquellas de bajas capitalización bursátil, seguirá pagando explorar y poner la lupa para invertir en empresas más chicas, siempre asumiendo el riesgo de una menor liquidez y una alta volatilidad.

Además, la frutilla del postre se daría el año que viene: si Morgan Stanley recategoriza a la Argentina, las empresas más beneficiadas por tamaño y volúmenes operados serían Grupo Financiero Galicia, Banco Macro, YPF, Pampa Energía y BBVA Francés, en ese orden.

A dichas acciones le siguen, con menos chances, Telecom Argentina, Clarín y Cresud, en ese orden también.

El dólar no debería subir muchos más allá lo que estipulan los futuros, un 22/24% anualizado en los próximos 6 a 9 meses. Ese será un factor impulsivo, pero Argentina se enfrentará a la abundancia de dólares nuevamente, ya no por la cosecha ni tanto por las emisiones de bonos, sino por el blanqueo de capitales, que imposibilitarán una disparada de dólar.

En ese contexto, la inversión en pesos al 30,25% de rendimiento a 35 días a través de las Lebacs sigue siendo negocio. También invertir en bonos de provincias u obligaciones negociables de empresas hasta ahora fuera del radar.

Fuentes: El Economista