1. Inicio
  2. Según The Economist, el…

Según The Economist, el recurso más valioso del mundo ya no es el petróleo, sino los datos

La economía de los datos exige un nuevo enfoque de las normas antitrust

Una nueva mercancía genera una industria lucrativa y de rápido crecimiento, lo que provoca que los reguladores antimonopolio intervengan para frenar a quienes controlan su flujo. Hace un siglo, el recurso en cuestión era el petróleo. Ahora las preocupaciones similares están siendo planteadas por los gigantes que se ocupan de los datos, el petróleo de la era digital. Estos titanes -Alphabet (compañía matriz de Google), Amazon, Apple, Facebook y Microsoft- parecen imparables. Son las cinco empresas más valoradas en el mundo. Sus ganancias están aumentando: colectivamente acumularon más de USD 25 Bn en ganancias netas en el primer trimestre de 2017. Amazon captura la mitad de todos los dólares gastados online en América. Google y Facebook representaron casi todo el crecimiento de los ingresos en publicidad digital en Estados Unidos el año pasado.

Tal dominio ha provocado llamados para que los gigantes de la tecnología se rompan, como Standard Oil a principios del siglo XX. Este periódico ha argumentado en contra de una acción tan drástica en el pasado. El tamaño por sí solo no es un crimen. El éxito de los gigantes ha beneficiado a los consumidores. Pocos quieren vivir sin el motor de búsqueda de Google, la entrega en un día de Amazon o la fuente de noticias de Facebook. Tampoco estas empresas levantan la alarma cuando se aplican las pruebas antitrust estándar. Lejos de fastidiar a los consumidores, muchos de sus servicios son gratuitos (los usuarios pagan, de hecho, entregando más datos). Tenga en cuenta a los rivales fuera de línea, y sus cuotas de mercado parecen menos preocupantes. Y el surgimiento de nuevos como Snapchat sugiere que los nuevos entrantes todavía pueden hacer olas.

Dibujo de David parkins

La cantidad tiene una calidad propia

¿Que ha cambiado? Los teléfonos inteligentes e Internet han hecho que los datos sean abundantes, ubicuos y mucho más valiosos. Ya sea que vayas a correr, a ver televisión o incluso a estar sentado en el tráfico, prácticamente todas las actividades crean un rastro digital: más materia prima para las destilerías de datos. A medida que los dispositivos de los relojes a los automóviles logran conectarse a Internet, el volumen está aumentando: algunos estiman que un coche de auto-conducción generará 100 gigabytes por segundo. Mientras tanto, las técnicas de inteligencia artificial (IA), como el aprendizaje automático, extraen más valor de los datos. Los algoritmos pueden predecir cuándo un cliente está listo para comprar, un motor a reacción necesita servicio o una persona está en riesgo de una enfermedad. Gigantes industriales como GE y Siemens ahora se venden como firmas de datos.

Esta abundancia de datos cambia la naturaleza de la competencia. Los gigantes de la tecnología siempre se han beneficiado de los efectos de la red: cuanto más usuarios de Facebook se suscriban, más atractivo se convierte el de otros. Con los datos hay efectos de red adicionales. Mediante la recolección de más datos, una empresa tiene más posibilidades de mejorar sus productos, lo que atrae a más usuarios, generando aún más datos, y así sucesivamente. Cuantos más datos recoja Tesla de sus automóviles autodirigidos, mejor puede hacerlos conducirse a sí mismos, parte de la razón de la firma, que vendió sólo 25.000 coches en el primer trimestre, y ahora vale más que GM, que vendió 2.3m . Vastas piscinas de datos pueden actuar como fosos protectores.

El acceso a los datos también protege a las empresas de sus rivales de otra manera. El argumento a favor de ser optimista acerca de la competencia en la industria de la tecnología se basa en el potencial de los operadores históricos para ser tacleados por un nuevo arranque de garaje o un cambio tecnológico inesperado. Pero ambos son menos probables en la edad de los datos. Los sistemas de vigilancia de los gigantes abarcan toda la economía: Google puede ver lo que la gente busca, Facebook lo que comparten, Amazon lo que compran. Poseen tiendas de aplicaciones y sistemas operativos y alquilan energía de computación a las nuevas empresas. Tienen una "visión de Dios" de las actividades en sus propios mercados y más allá. Pueden ver cuando un nuevo producto o servicio gana tracción, permitiéndoles copiarlo o simplemente comprar el upstart antes de que se convierta en una amenaza demasiado grande. Muchos piensan que la compra de Facebook por USD 22.000 M en 2014 de WhatsApp, una aplicación de mensajería con menos de 60 empleados, cae en esta categoría de "adquisiciones" que eliminan potenciales rivales. Al proporcionar barreras a los sistemas de entrada y alerta temprana, los datos pueden sofocar la competencia.

¿A quién vas a llamar, a los cazatrust?

La naturaleza de los datos hace que los remedios antimonopolios del pasado sean menos útiles. Romper una empresa como Google en cinco Googlets no impediría que los efectos de red se reafirmaran: con el tiempo, uno de ellos se volvería dominante de nuevo. Se requiere un replanteamiento radical y, a medida que los contornos de un nuevo enfoque empiezan a ser evidentes, se destacan dos ideas.

La primera es que las autoridades antimonopolio deben pasar de la era industrial al siglo XXI. Al considerar una fusión, por ejemplo, han utilizado tradicionalmente el tamaño para determinar cuándo intervenir. Ahora deben tener en cuenta el alcance de los activos de datos de las empresas al evaluar el impacto de los acuerdos. El precio de compra también podría ser una señal de que un incumbente está comprando una amenaza incipiente. En estas medidas, la disposición de Facebook a pagar tanto por WhatsApp, que no tenía ingresos por hablar de, habría planteado banderas rojas. Los cazatrust también deben ser más sensibles a los datos en su análisis de la dinámica del mercado, por ejemplo, mediante simulaciones para buscar algoritmos de colusión sobre precios o para determinar la mejor forma de promover la competencia.

El segundo principio es aflojar el control que los proveedores de servicios en línea tienen sobre los datos y dar más control a quienes los suministran. Más transparencia ayudaría: las empresas podrían verse obligadas a revelar a los consumidores qué información tienen y cuánto dinero hacen con ella. Los gobiernos podrían fomentar la aparición de nuevos servicios abriendo más bóvedas de datos o gestionando partes cruciales de la economía de datos como infraestructura pública, como lo hace la India con su sistema de identidad digital, Aadhaar. También podrían exigir el intercambio de ciertos tipos de datos, con el consentimiento de los usuarios, un enfoque que Europa está adoptando en los servicios financieros al exigir a los bancos que faciliten la accesibilidad de los datos de los clientes a terceros.

Reiniciar el antitrust para la era de la información no será fácil. Conllevará nuevos riesgos: un mayor intercambio de datos, por ejemplo, podría amenazar la privacidad. Pero si los gobiernos no quieren una economía de datos dominada por unos cuantos gigantes, tendrán que actuar pronto.