1. Inicio
  2. Tax Planning: La pócima…

Tax Planning: La pócima mágica de las empresas

Cómo evitar la película de terror que viven a diario las organizaciones al momento de pagar sus impuestos; especialmente las PYMES.

Muchos estarán pensando en cómo festejar Halloween. Pero detengámonos por un momento y pensemos en la película de terror que viven a diario las organizaciones al momento de pagar sus impuestos; especialmente las PYMES.

En nuestro caso los malos de la película podrían ser los organismos de contralor, llamados AFIP, ARBA, AGIP entre otros; y huyendo de ellos encontraríamos a los contribuyentes. Pues bien, siguiendo esta película ¿cuál sería el remedio mágico que ayudaría a la víctima a salir exitosamente de esta situación?

La llamada Planificación Fiscal (o Tax Planning), que es una herramienta valiosa que le permite a los contribuyentes, a través del asesoramiento de profesionales especializados (particularmente en impuestos), proyectar su inversión en tiempo y espacio de modo tal de minimizar la carga fiscal dentro del marco legal. Su objetivo consiste en la elección de la mejor alternativa posible a efectos de reducir la carga tributaria al mínimo legal. La tarea desarrollada consiste en buscar la mejor opción para mejorar los rendimientos de emprendimientos en marcha o en momentos claves para las empresas como pueden ser, por ejemplo, en las evaluaciones de nuevos proyectos de inversión o ante cambios o modificaciones legislativas o jurisprudenciales que puedan afectar los beneficios de las empresas.

Antes de continuar, no debemos pasar por alto una diferencia muy importante. Si bien tanto la Planificación fiscal como la evasión y la elusión persiguen el mismo resultado: la minimización de la carga tributaria, mientras que la planificación fiscal es admitida; la evasión debe ser reprochada. En la elusión fiscal, sólo hay una apariencia de legalidad, en tanto el contribuyente utiliza formas jurídicas previstas por la legislación, pero no para los fines que tuvo en cuenta el legislador al crearlas, sino para reducir sus impuestos. Ello difiere de la planificación fiscal donde el contribuyente aprovecha un territorio fiscalmente liberado por voluntad expresa del legislador, que se revela objetivamente en el texto de la ley.

Veamos un ejemplo

Para comenzar, no es lo mismo ser monotributistas a ser inscriptos ni mucho menos tener una sociedad. Esto debe ser tenido en cuenta al momento de pensar en abrir una empresa o reorganizarla, ya que como dijimos los costos a afrontar no serán los mismos.

Segundo debemos evaluar formas de financiamiento o autofinanciamiento (por ejemplo a través de reinversión de utilidades, préstamos de los socios, etc.) al igual que formas de compras que utiliza la empresa (como ser cuenta corrientes, leasing, etc.) y que muchas veces son incrementadas por intereses o costos ocultos.

Otro aspecto a considerar es cuál es la actividad a la que se va a dedicar; puesto que el Estado promociona algunas actividades o bien otorga beneficios fiscales o exenciones dependiendo el caso, como podemos observar en el siguiente gráfico:

Fuente: Ministerio de Producción y Trabajo

Observamos que en el gráfico se menciona registrar una Pyme, desde la Secretaria de Emprendedores y Pymes ofrecen la opción de registrarse como MIPYME ante el Ministerio de Producción y Trabajo con el fin de obtener algunas ventajas a saber:

  • IVA Pago Diferido a 90 días.
  • Impuesto a los débitos y créditos como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias (100% para micro y pequeñas; y 50% para medianas sector industria manufacturera del tramo 1).
  • Exención de Ganancia Mínima Presunta.
  • Menor cantidad de requisitos para la solicitud del Certificado de No Retención de IVA.
  • Exclusión en los Regímenes de retención del Impuesto a las Ganancias vigentes para las empresas micro del sector Comercio.
  • Para las empresas que invirtieron en Bienes de Capital (Pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias de hasta el 10% de las inversiones y Devolución del IVA de las inversiones vía bono de crédito fiscal.
Además, debemos considerar si esta empresa va a operar sólo en el país o piensa en extenderse e indagar en el comercio internacional (importaciones/exportaciones), donde entraran en juego los precios de transferencia; o bien si tendrá utilización de Recursos Humanos donde actualmente existen Regímenes de Promoción por nuevos empleados, contratación de empleados con discapacidad; por mencionar solo algunos.

Entonces si existen diferentes opciones ante tus impuestos ¿porqué continúas viviendo la misma película de terror y encima pagando de más?