1. Inicio
  2. Un dólar hoy vale más que…

Un dólar hoy vale más que un dólar mañana

En esta entrega nuestro Gurú nos explica los conceptos básicos de finanzas para entender el costo de oportunidad.

Toda elección del hombre tiene implícita una “no elección”. Es decir, por cada cosa que hacemos hay otras que dejamos de hacer. Esta situación es propia de la naturaleza humana y todas las personas la enfrentan.

El costo de oportunidad es justamente la alternativa a la que se renuncia por la elección que realizamos. El ser humano al no poder hacer todo lo que quiera simultáneamente se enfrenta al problema de la elección (decidir entre diferentes alternativas). El costo de oportunidad de nuestra elección es la alternativa a la que renunciamos.

Es necesario remarcar que la “no elección” también tiene un costo de oportunidad, mantener el “status quo.”

El costo de oportunidad es un concepto que utilizamos en todas nuestras decisiones ya sean económicas, financieras o sociales, por lo que la lógica del mismo no cambia, sino que la diferencia radicaría en la clase de elección que realizamos. En actividades sociales elegimos entre ir al cine o trabajar, mientras que en finanzas elegimos entre diferentes activos, o proyectos de inversión.

En finanzas al tomar nuestras decisiones nos guiamos por dos ideas fundamentales: tiempo y riesgo. El tiempo hace referencia a que no tiene el mismo valor un dólar hoy que un dólar que voy a recibir dentro de un año. Las personas prefieren consumir hoy, si tienen que postergar su consumo esperaran una recompensa, parte de la misma es justamente por el tiempo transcurrido. Es decir un dólar que reciba hoy lo puedo utilizar o ganar un interés, (es otra manera de ver el valor tiempo del dinero), por eso una de las premisas fundamentales de finanzas es que un dólar hoy, vale más que un dólar mañana.

La tasa de interés sería como el costo de oportunidad del tiempo, es la recompensa por el paso del tiempo. Para proyectos absolutamente seguros, es decir que no exista riesgo de incumplimiento, la tasa de interés por si sola podría considerarse un buen costo de oportunidad para esa clase de proyectos. Sin embargo, para proyectos que no tengan ese grado de seguridad, el costo de oportunidad tendría que ser diferente.

La mayoría de las personas son adversas al riesgo y en la evaluación de activos o proyectos finanzas hace el mismo supuesto. Las personas prefieren activos seguros. Dicho de otra manera, un dólar seguro tiene más valor que un dólar riesgoso. Como las personas valoran más los activos seguros, para que elijan activos riesgosos, éstos tienen que ofrecer un retorno mayor que los activos seguros. Para estos activos ya no solo demandan recompensa por el tiempo (interés), sino que también piden recompensa por el riesgo. Es decir a mayor riesgo la recompensa tiene que ser mayor.

El costo de oportunidad tiene que incluir esas dos grandes ideas, tiempo y riesgo. En la elección de diferentes alternativas (proyectos), las personas estiman los costos de oportunidad de las alternativas que están evaluando. El costo de oportunidad de la alternativa que elijo es justamente la rentabilidad de la alternativa que no elegí (la alternativa a la que renunciamos). Pero es necesario remarcar el siguiente punto, las alternativas o proyectos de inversión tienen que tener riesgo similar para que sirvan de costo de oportunidad. Sino siempre se elegiría las alternativas más riesgosas que ofrecerían mayor retorno.

Cuando uno intenta estimar el costo de oportunidad de un proyecto tiene que compararlo con otros proyectos de similar riesgo. No es válido tomar el rendimiento del bono de Estados Unidos como costo de oportunidad de un bono de Argentina, ya que los riesgos son diferentes. Lo mismo es válido en la renta que produce un departamento para alquiler y la rentabilidad de una acción. Los riesgos son diferentes por lo que no es correcto utilizarlos como costos de oportunidad para esa decisión.

Leer más El precio del dinero y la tasa de interés