Iniciá sesión
ó ingresá con
Registrarse Recuperar contraseña
Registrate para continuar
Registrate ó registrate con Ya estás registrado?
Finguru

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate y descubrí cómo empezar a ganar dinero extra y dejá que tus ahorros trabajen por vos.

El arte japonés de ahorrar dinero: KAKEIBO

Este sistema de ahorro se popularizó en 1904 y perdura hasta la actualidad.

Según Fumiko Chiba, autora del libro "Kakebo" (es español "Cuentas del hogar"), Kakeibo ha sido una tradición japonesa por más de un siglo. Se popularizó en 1904 con Hani Motoko, quien fue la primera periodista mujer en Japón, como una forma para que las amas de casa gestionen sus presupuestos. Esta herramienta era considerada como liberadora para las mujeres, ya que les daba el control de todas las decisiones financieras.

En el siglo XX, el gobierno japonés promovió activamente Kakeibo para competir con las economías de occidente. Japón confiaba en la autosuficiencia de sus hogares y Kakeibo era la herramienta crucial que facilitaba los ahorros personales a pesar de los bajos ingresos de su población.

Hoy, Kakeibo continúa siendo extremadamente popular en Japón como una metodología probada de ahorro eficiente, y si bien hay variaciones de esta herramienta, todas tienen en común que son una forma de rastrear ingresos y registrar los gastos.

Diferente a occidente, Japón es una sociedad que se ha manejado históricamente con dinero en efectivo, y las tarjetas de crédito no se utilizan de manera masiva. Muchas personas en Japón utilizan Kakeibo para asignar montos para cada categoría de gastos, y luego literalmente dividen el efectivo en pequeños sobres, lo cual los ayuda para mantenerse dentro de sus límites.

Generalmente, cuando hablamos de ahorro el énfasis está en lo que no podemos gastar. Esto convierte al ahorro en un trabajo rutinario y tedioso, lo cual no nos permite hacer de esto un cambio de vida a largo plazo. La clave del ahorro según Kakeibo es comenzar pensando en términos de gastar dinero, pero gastarlo BIEN. Esto es muy importante para cambiar nuestro foco.

Dividir tus gastos en necesidades vs. deseos es fundamental. Por ejemplo, alimentarse es una necesidad para el ser humano, pero alimentarse en un restaurante costoso es un deseo, ya que podrías elegir uno más barato o cocinar en tu casa. Esa es una gran diferencia, ¿lo ves? Por lo tanto, siempre chequeá en qué proporción tus gastos se basan en necesidades, y de esta forma podrás identificar las categorías en las que estás gastando de más.

Kakeibo se basa en cuatro preguntas clave, que debés hacerte cada mes:

  1. ¿Cuánto dinero tenés disponible? Esto se calcula restando tus costos fijos a tu ingreso mensual.
  2. ¿Cuánto dinero querés ahorrar? Ponete un objetivo y hace un seguimiento de límite de gastos semanal, para poder llegar al objetivo mensual.
  3. ¿Cuánto estás gastando? Anotá en un cuaderno o herramienta digital (como la app de google sheets, que es gratuita) los totales diarios de tus gastos, y a qué categoría pertenece (ej: alimentos, salud, entretenimiento, viajes, etc.)
  4. ¿Cómo podés mejorar? Reflexioná en tu progreso al final de cada semana y mes para ver si estás encaminada a tu objetivo. Pensá qué podés cambiar, o no gastar, o gastar diferente el próximo mes.

Lo interesante de esta metodología, o más bien filosofía, es que está gestada dentro de un ciclo que podríamos pensarlo de esta manera:

kakeibo
kakeibo

Fijense en el foco de este ciclo, en donde no solamente primero viene la prioridad de fijar un ahorro, y al final, la propuesta de mejora.

Buena suerte con la implementación o, como dirían en Japón, GANBATTE!

 

*Puedes descargar su aplicación mobile en este enlace.

Puede interesarte...