27/3/2023 - Entretenimiento y Bienestar

Hay vida fuera de Barcelona

Por Santiago Toselli

Hay vida fuera de Barcelona

Antes de viajar le pregunté a un amigo, que hacía un par de años vivía en Barcelona con su esposa, si había vida fuera de la ciudad. Quería saber si, como emigrante, estaba “obligado” a instalarme en el núcleo del quilombo, o si tenía cierto margen de maniobra. Me dijo que sí, pero que tuviera cuidado con los viáticos si laburaba en la city.

Lo cierto es que era la primera vez que me pasaba de que podía elegir (literalmente elegir) dónde iba a vivir. Parece una boludes, pero es algo que cuando pasa te descoloca un poco. Hay 195 países en el mundo, y sentís una libertad medio paralizante producto de tantas opciones. En mi caso, ese partido lo ganó la familia y las amistades. Debía estar cerca de ellos.

No sólo ganó el partido, lo liquidó a los 20 minutos del primer tiempo. Cuando el proyecto de emigrar en familia aún estaba en pañales. (Si, emigré con un pibe de 3 años y medio. Pero esa historia pa’ la próxima.)

No es novedad que muchos argentinos eligen Barcelona para vivir. España, en general, suele ser la primera elección: por el idioma y por que no existe una galletita que no esté bañada en chocolate.

Pero, dentro de España, Barcelona y Madrid lideran el ranking.

Como ellas, muchas otras ciudades del mundo están viviendo un movimiento migratorio muy grande. De argentinos, y de gente de todas partes del planeta. Esto crea un escenario en donde muchos países deben adaptar sus economías, ciudades que deben adaptar su infraestructura, y sociedades que deben adaptar sus rutinas y costumbres.

Encarecimiento de la vida en Barcelona

Barcelona, específicamente, se encareció. Al menos eso es lo que te cuentan aquellos que llevan 25 años viviendo acá. Y ese encarecimiento se dió en los últimos años. El departamento que alquilaban en 2018 por 500 euros, ahora te puede costar el doble en la ciudad. 

Ya no hay “barrios baratos”, mucho menos los servicios. Difícilmente consigas algo por debajo de 800 euros por mes para vivir en familia, y tenés que cuadruplicar ese número para entrar al depto. A ese cóctel, sumale que el mercado inmobiliario es un “Sálvese quien pueda” de frustración, estrés y jamón ibérico.

Alternativas para vivir cerca de Barcelona

Pero cálmese, hermano. Sea testigo, entréguese a la experiencia y siéntase iluminado por la palabra del Señor: hay vida “fuera” de Barcelona. “Fuera” léase “Una hora hora en tren".

Es lo que tarda el 110 en ir de Nazca y Mosconi a Scalabrini y Soler si el que vende caramelos en la esquina de Asunción vuelve rápido a la vereda cuando el semáforo se pone en verde. (Dato chequeado.)

Si quieren vivir la experiencia de emigrar y están encajetados con Barcelona, sepan que con negociar un par de estaciones de tren pueden vivir perfectamente bien, encontrar oportunidades para laburar, y si tienen un rato al pedo ir a la Sagrada Familia a comer bizcochitos.

En mi caso, con mi familia, incluso vemos con buenos ojos la oportunidad de alejarnos un poco de la vorágine de la ciudad y cambiar el aire. Sobre todo, ver qué será de nuestro hijo con el cambio de entorno.

Pues, al final, todos somos producto directo de nuestro entorno.

Por ahora está re copado, juntando caracoles en la playa y pidiendo ir a ver campanarios. (¿?)

El resto, solo el tiempo lo dirá. Éxitos.

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
santiago toselli

Santiago Toselli

Nacido en Chubut en el año 1987, de padre geólogo y madre docente. Estudié periodismo y marketing, y trabajé durante diez años en el área contable de distintas entidades de salud. Marido de Sol, padre de Luca, hincha de Quilmes y amante de la astronomía.

Linkedin

Vistas totales: 5

Comentarios