4/8/2023 - Entretenimiento y Bienestar

El orgasmo femenino

Por Guadalupe Camurati

El orgasmo femenino

La Licenciada Cecilia Ce en su libro “SexoATR” cita como definición lo siguiente: “Es la culminación de una sensación variable y fugaz de placer intenso que genera un estado alterado de conciencia, normalmente con un inicio que va acompañado de unas contracciones rítmicas involuntariamente de la musculatura estriada pélvica circuvaginal a menudo con contracciones uterinas y anales concomitantes y con una miotonía que resuelve la vascogestión inducida sexualmente en general ocasionando bienestar y satisfacción” .

Las Intrincaciones y Variaciones del Orgasmo Femenino: Desmitificando Mitos y Explorando Realidades

A través de esta definición detallada de lo que ocurre en un orgasmo femenino puede aclararse lo siguiente: cuando se habla de la sensación variable hace referencia a que los órganos varían en cada persona y a lo largo de la vida uno puede experimentar orgasmos muy distintos. Es fugaz debido a que dura unos segundos pero en el caso de las personas con genitales femeninos puede ocurrir un “multiorgasmo” es decir, una seguidilla de distintos orgasmos, uno tras el otro. Estado alterado de conciencia hace referencia a que la mente por unos segundos se apaga, se la llama “La petite mort” esto quiere decir “la pequeña muerte” refiriéndose a que por unos segundos el cebero deja todas sus preocupaciones y pensamientos a un lado, pone pausa, y se apaga: la mente se pone en blanco. La respuesta a los orgasmos, en algunos casos puede ser de risa o incluso llanto, a veces uno no quiere que lo toquen o se queda simplemente dormido. Las contracciones involuntarias ocurren como un reflejo del cuerpo y la cantidad de sangre que hay en ese momento en los órganos en la zona pélvica. Sentimos que “late” la zona genital. El orgasmo genera satisfacción y placer, pero la percepción del mismo puede ser variable dependiendo la situación, contexto, la persona y uno mismo.

Lo que más caracteriza este suceso, es la liberación de tensión sexual. Puede aparecer en un contexto erótico individual o en conjunto como no, puede pasarte también en los sueños o haciendo ejercicio. La idea establecida por la industria pornográfica y hollywoodense de los orgasmos (en especial los femeninos) es completamente errónea. No suele haber tanta intensidad, tanta duración, tantos gritos, squirt disparado por todos lados. La realidad, es que es una sensación más corta y distinta en cada persona y depende mucho también el contexto y momento de tu vida en el que uno esté.

La verdad sobre los orgasmos: más allá de los mitos y estereotipos

Hace no tan poco, se consideraba que había dos tipos de orgasmo: el clitorial y el vaginal. Mujeres solían compartir estas experiencias para encasillarse en el tipo de orgasmo que les sucedía. Todo esto no podía ser más erróneo ya que, como dice la Licenciada Ce, orgasmo hay uno solo, no hay distintos tipos de orgasmo lo que sí hay son distintas vías de estimulación para llegar al mismo. El orgasmo es mental. El clítoris, se extiende por adentro del cuerpo y sus terminaciones nerviosas están en contacto con las paredes vaginales, por ende, cuando hay penetración se está estimulando todo eso, pero si no se interactúa directamente con el clítoris, no hay tal orgasmo. Sigmund Freud establecía que las mujeres que disfrutaban con el clítoris eran inmaduras o neuróticas. Todo para seguir con el modelo falocéntrico y generar esta creencia de que “lo que está bien era ser penetrada y el orgasmo correcto era el que provenía de esa acción”. Un poco fuerte para la raza masculina enterarse que las mujeres no necesitan de un pene para tener un orgasmo.

“Aparte de la estimulación física, que es la causa común del orgasmo para la mayoría de las personas, también hay estimulación a través de procesos principalmente mentales. Algunas mujeres, por ejemplo, pueden alcanzar el orgasmo a través de fantasías sexuales o fetiches. Sin embargo, aunque la estimulación puede ser psicológica, el orgasmo se manifiesta físicamente. Por lo tanto, aunque la causa es psicológica, el efecto sigue siendo físico y el orgasmo tiene lugar necesariamente en el órgano sexual equipado para el clítoris sexual, el clítoris. La experiencia del orgasmo también puede diferir en el grado de intensidad, algunas más localizadas y otras más difusas y sensibles. Pero todos son orgasmos del clítoris.”

A su vez hay factores que repercuten el orgasmo, es decir, que impiden o dificultan la llegada del mismo: factores orgánicos, psicológicos y vinculares. “Con respecto a los orgánicos pueden encontrarse enfermedades vasculares, diabetes, dolor crónico, medicamentos como ansiolíticos antidepresivos, las drogas, el alcohol. Los factores ‘psicológicos, son bastantes comunes, son la ansiedad, la depresión, falta de motivación sexual y deseo, falta de pensamientos eróticos, creen- cias negativas sobre tu propia imagen corporal, historia de violencia en la infancia, abuso sexual, ausencia de educación sexual, cuestiones de religión, inexperiencia, sentimientos de culpa, entre otros. Y los aspectos vinculares tienen que ver cuando estas con otro y hay problemas de comunicación, no hay satisfacción o deseo entre la pareja misma, enojos no resueltos, entre otras cosas.”

Es importante destacar que el orgasmo no es la meta de cada encuentro sexual o de cada masturbación. Hay muchas prácticas que pueden disfrutarse de igual manera o más que el orgasmo en sí.

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
guadalupe camurati

Guadalupe Camurati

Diseñadora gráfica, podcaster y creadora de contenido. En 2020 hice la tesis sobre el placer femenino y desde entonces creo contenido sobre educación sexual en redes. Recientemente comencé un podcast llamado "El punto G".

Linkedin

Vistas totales: 2

Comentarios