27/11/2023 - Política y Sociedad

El despertar de los monstruos.

Por Horacio Gustavo Ammaturo

El despertar de los monstruos.

El médico psiquiatra suizo, Carl Gustav Jung, ha realizado importantísimos aportes para el conocimiento y entendimiento de la psiquis humana.

Desde el concepto de las sombras como aquellos aspectos propios que desconocemos de nosotros mismos, o el espejo, que se manifiesta en cada circunstancia que nos resulta antipática de los otros y que finalmente compartimos, Jung encaró el estudio del hombre desde una óptica introspectiva e integrada con los antecedentes grupales y sus cualidades únicas y exclusivas. 

Otra de sus innumerables contribuciones ha sido el concepto de inconsciente colectivo, entendiendo como tal a un nivel psicológico profundo en el que se alojan instintos y recuerdos comunes a los grupos de pertenencia en el que una persona se desarrolla. 

En general, son expresiones guardadas sobre experiencias grupales anteriores, incluso, previas al nacimiento de la persona, que ya sea por tradición familiar, o por algún misterio biológico son compartidas, fundamentalmente, con el objeto de proveer protección y supervivencia. 

En nuestra sociedad, existen patrones comunes compartidos a través de las generaciones que entre otras cosas nos recuerdan, incluso para quienes nacieron después de los hechos, carencias, luchas sociales, represión, postergación, demonización o injusticia.

Depende del grupo con el que tratemos, coexisten “entidades inconscientes colectivas” que funcionan como verdaderos monstruos dormidos, a la espera de que algún ruido fuerte los haga despertar. 

De hecho, el resultado electoral pasado, podría ser el despertar de un viejo monstruo, ya conocido, como lo fue el liberalismo sin restricciones, modelo inexistente a nivel global, con un estado disminuido y dejando en manos del mercado la distribución de las oportunidades y la riqueza. 

Sin embargo, este monstruo se levantó por los gritos y alaridos que surgían de otra entidad, una que venía tomando cuerpo desde hace más de 20 años, que fue el del estado omnipotente, intervencionista y discrecional que cambiaba el destino de las personas a su gusto y piacere. 

Como podemos ver, solo los monstruos pueden despertar a los monstruos.

Argentina se encuentra frente a uno de los desafíos más importantes de su historia reciente, pues en su plano inconsciente coexisten otros monstruos dormidos o domados parcialmente durante los últimos años.

El destrato por el que han pasado las fuerzas militares durante los años posteriores al proceso militar podrían haber servido de caldo de cultivo para engendrar monstruos inconscientes en aquellos hombres que pasaron en carne propia por humillación y desprestigio, por sus familiares, que sin haber sido parte de institución alguna, pudieron ser apuntados con el dedo por ser hijo o hija de algún hombre de armas, del mismo modo cualquier persona que haya tenido relación o simpatizado con ellos.

Hemos visto como el monstruo del terrorismo de estado dio lugar a su contraparte, que trascendió la reivindicación de las victimas civiles, llegando concretar conceptualmente el descrédito de todas la fuerzas. 

Los monstruos se pasan la pelota, de uno a otro. 

Recordemos que de la apertura de mercado de los 90 llegó el dirigismo del 2002, que perduró durante más de 20 años y que si, el proceso que se encare a futuro también fecunda monstruos, más y mayores bestias pueden venir.

Es por eso, que, apoyar a ciegas extremos, llevados por rencores, aunque fueran bien fundados, pueden producir los peores efectos, incluso, dentro del inconsciente de un votantes.

Hace poco más de diez años la ciudadanía había votado exactamente lo contrario

El nuevo gobierno tiene la oportunidad de considerar que las políticas pendulares extremas, más que el peronismo, radicalismo o cambiemosismo han sido las verdaderas responsables de las crisis económicas y sociales de nuestro país. 

Es hora de buscar los puntos de encuentro que existen entre todos los sectores para evitar sí o sí, que nuevos viejos monstruos se despierten, porque cada vez que lo hacen sirven sólo para una cosa, asustar y romper.

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
horacio gustavo ammaturo

Horacio Gustavo Ammaturo

Soy Gustavo Ammaturo. Licenciado en Ciencias Económicas. CEO y Director de empresas de infraestructura, energía y telecomunicaciones. Fundador y mentor de empresas de Fintech, DeFi y desarrollo de software. Blockchain Product Designer.

Twitter Linkedin

Vistas totales: 13

Comentarios