29/8/2022 - Política y Sociedad

Fuego en el Titanic

Por Horacio Gustavo Ammaturo

Fuego en el Titanic

Tal vez muchos de ustedes hayan visto distintas imágenes, fotos o dibujos, en los que en dos escenas se presenta, generalmente a un animal, en una situación muy incómoda en la primera imagen y luego, en la segunda, en una mucho peor.

Recuerdo haber visto una de una vaca con la cabeza atorada en una tranquera y en la siguiente, la misma pero con manada de lobos hambrientos que se acercaban.

Sean vacas, perros o personas el mensaje, claramente, es que siempre se puede estar peor.

Al igual que en la tragedia del Titanic, que se hundió en aguas heladas, algo peor podría haber ocurrido a los sobrevivientes como el incendio de los botes salvavidas.

La economía de nuestro país es análoga con la descripción anterior.

Al Igual que el fatídico buque, la actividad económica privada carece de atractivos para inversores internacionales y locales, solamente estimulada por dos botes salvavidas,los subsidios, de todo tipo, planes, tarifas o tasas negativas, los tipos de cambio múltiples.

Ambos, de relativa eficacia y fácil agotamiendo.

Para los primeros, la inyección permanente de dinero aumentó la base monetaria y ha acelerado la inflación a valores de hiper.

En nuestros días la diferencia entre inflación e hiper radica en la pérdida de los precios relativos entre los bienes y servicios que se ofrecen en la economía.

Es común escuchar en las charlas de amigos que pueden pagar por un mismo producto 700 o 2500 pesos sin que ninguno de los valores resulte llamativo.

Eso es hiperinflación, es la pérdida de noción de lo que valen las cosas, en consecuencia de lo que vale el dinero y mucho peor de lo que vale nuestro trabajo.

Mientras que en el caso del “estímulo” a través de la brecha cambiaria solo ha servido para que determinados sectores de la economía aprovechen estas distorsiones de ficción para obtener márgenes extraordinarios.

El verdadero negocio pasa por conseguir autorizaciones para girar al exterior, más que por la propia actividad empresarial.

En la búsqueda de esta enorme ventaja comparativa todos los argumentos son válidos, desde las nóminas de empleados que trabajan en las empresas que solicitan dólares baratos, hasta lo crítico que es para la salud de las personas contar con productos importados para el caso de medicamentos y equipos médicos. Todos hacen la cola en las Secretarías de Industria, Comercio y del Banco Central.

Flotando en las barcazas auxiliares, emisión y brecha, nuestro barco yace hundido en las aguas de una economía fría que se congela de a poco.

¿Qué podría ser peor?

Lentamente, se va dando vuelta la página que contiene a la primera imágen, esa de la vaca atorada y se empieza a vislumbrar que sí se puede estar peor y se acercan los lobos.

Los motores de esta economía sin incentivos se han agotado.

La emisión de pesos para sostener un modelo basado en el gasto público ha destrozado la confianza en el peso, al menos, para quienes tienen la posibilidad de acumularlo, en consecuencia, escapan de él a cualquier precio.

Sólo las dificultades al acceso de divisas y las altísimas, pero negativas, tasas de interés ofrecidas a los depósitos en pesos postergan algunos días la fuga hacia el dólar.

Por otro lado, los dólares se acabaron. En alguna nota anterior dijimos que con este modelo Argentina podría haber agotado todos los dólares de la Reserva Federal.

Vender a 130 algo que el mercado está dispuesto a pagar 290 y pretender pagar a quienes deben vender compulsivamente 120 además de ser ridículo pareciera ser suicida.

Los botes salvavidas se están prendiendo fuego.

Los pesos de los planes y subsidios ya no alcanzan porque la pérdida de la relación entre los precios ha dejado sin poder adquisitivo a todos ellos.

Vemos humo en las calles céntricas de los movimientos sociales gritando que ya no alcanza, señal de que esas balsas auxiliares se están hundiendo.

Mientras tanto, los productores agropecuarios también hacen humo en sus discursos y mensajes, retrasando las liquidaciones de las exportaciones, al igual que cualquier otro exportador de otras actividades.

Los incentivos cruzados de premiar al desempleo en detrimento del empleo y de dar ventajas a los importadores y castigo a los exportadores han concluido en hiperinflación y pérdida absoluta de reservas.

Nadie se salva en un barco que se hundió cuyos botes salvavidas se prenden fuego, uno tras otro.

Y como si todo esto fuera poco, de existir un tercer cuadro en esta serie de dibujos, desalienta la pobrísima oferta electoral de cara al 2.023, carentes de equipos y proyectos.

Es necesario que de manera urgente alguien muestre, aunque sea a la distancia, que cuenta con un barco de apoyo que dé esperanzas a los pocos sobrevivientes de esta crisis económica, social y más aún de falta de expectativas.

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
horacio gustavo ammaturo

Horacio Gustavo Ammaturo

Soy Gustavo Ammaturo. Licenciado en Ciencias Económicas. CEO y Director de empresas de infraestructura, energía y telecomunicaciones. Fundador y mentor de empresas de Fintech, DeFi y desarrollo de software. Blockchain Product Designer.

Twitter Linkedin

Vistas totales: 2

Comentarios