15/4/2024 - Política y Sociedad

LA DELGADA LÍNEA ROJA ENTRE ISRAEL E IRÁN

Por Jose Daniel Salinardi

LA DELGADA LÍNEA ROJA ENTRE ISRAEL E IRÁN

¿Qué papel juegan China y Rusia en la crisis de Medio Oriente? El factor nuclear sigue siendo la preocupación dominante para Israel y Occidente.

¿Estamos realmente ante el inicio de un conflicto militar directo entre ambos países? ¿Es este el verdadero poder de fuego de Irán, o el ataque del 13 de Abril obedeció a necesidades políticas internas del régimen teocrático de los Ayatollahs luego del ataque de Israel a su consulado en Damasco, Siria? ¿Qué papel juegan China y Rusia en la crisis de Medio Oriente? El factor nuclear sigue siendo la preocupación dominante para Israel y Occidente.

El pasado día lunes 1 de Abril, un ataque aéreo de Israel al consulado de Irán en Damasco, Siria, tuvo como resultado la destrucción del edificio donde se encontraba ubicado y la muerte de al menos siete miembros de Los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico iraní. Pocos días después, y luego de proclamar su derecho a vengarse, Irán lanzó un ataque masivo con drones y cohetes sobre Israel. Hasta aquí pareciera un episodio más de la crisis permanente que vive Medio Oriente como consecuencia de la confrontación entre Israel e Irán. Pero no es así. Además, de Siria, existen terceros participantes en este episodio, aunque no lo sean en forma presencial.

Tartús, es una ciudad de Siria ubicada sobre el Mar Mediterráneo, a unos 160 kilómetros aproximadamente de Damasco. ¿Cómo se relaciona con el hecho que estamos comentando? Su puerto es utilizado como base por la Armada de Rusia. La relación entre Damasco y Moscú es histórica, como la presencia de Rusia en Siria. ¿El ataque de Israel a la representación diplomática iraní en Damasco, puede ser considerado también como un ataque a Rusia? Seguramente no, aunque sí a un país aliado de Vladimir Putin y los Ayatollahs. El ataque israelí terminó reforzando este vínculo, ya de por sí muy estrecho al punto tal que Irán es uno de los principales proveedores de los drones de combate que Rusia utiliza en su guerra con Ucrania, que son fabricados por una empresa propiedad del hijo del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Desde hace tiempo que Israel observa con preocupación el re ascenso de Irán en el armado geopolítico de Medio Oriente, ayudado no sólo por Rusia sino por otro país que, silenciosamente, ha aumentado su importancia en la región: China, otro gran proveedor de tecnología de combate de Rusia, que acaba recientemente de recibir una advertencia de Estados Unidos sobre nuevas sanciones en caso que continúe su ayuda militar a Irán. Fue China quien motorizó un acercamiento de los Ayatollahs con Arabia Saudita, como así también el retorno de Siria a la Liga Árabe.

Por otro lado, la mayoría de los países democráticos de Occidente, con Estados Unidos y Gran Bretaña a la cabeza, respaldan a Israel militarmente, lo que convierte a un eventual enfrentamiento militar directo entre Irán e Israel en un conflicto de características globales. ¿Es esto lo que se ha iniciado con el ataque de la pasada noche del 13 de Abril? Definitivamente, no.

El ataque iraní fue más para consumo interno luego de la operación israelí en Damasco, que para producir daño real. No utilizó su verdadero poderío misilístico y de fuego que llevaría a la región a una guerra impredecible. Además, Hezbollah sólo participó simbolicamente. Seguramente Israel realizará una operación puntual espectacular de daño limitado que muestre su capacidad pero no que cambie el nivel de la confrontación militar a otra escala. ¿A qué debemos prestar atención, entonces, para saber si una guerra entre Irán e Israel, definitivamente se ha iniciado? La clave está en el plan de desarrollo nuclear iraní.

Está probado que Irán tiene capacidad de enriquecer uranio al 90%, aunque no lo reconozca y la Agencia Internacional de la Energía Atómica no haya conseguido pruebas al respecto. Pero los datos de los servicios de inteligencia occidentales y del propio Israel parecen irrefutables. El interrogante es, entonces, cuando se producirá la conversión de ese potencial en armas concretas de destrucción masiva. Mientras Irán ya parece estar transitando ese letal camino, Israel y sus aliados juegan a ¨ Pedro y el lobo ¨ : una advertencia permanente a Irán que si ataca, será atacado. Una estrategia que dio sus resultados hasta que Rusia y China se alinearon con Irán, y envalentonaron al régimen teocrático. El reciente ataque directo a Israel y no la utilización de proxys como Hezbollah o Hamas, parecen ir en ese sentido. Algunos podrían preguntar: pero ¿si Irán ya produce armas nucleares y cuenta con el apoyo de Rusia y China, y su objetivo es la desaparición del estado de Israel, no estamos ya en las puertas de una guerra en Medio Oriente? Volvemos a responder, no. El resultado también sería catastrófico para Rusia y China, por sus efectos a nivel global. Por lo tanto, serán justamente estos dos países los encargados de mantener un equilibrio inestable en Medio Oriente al tiempo que continúan aumentado su importancia en la región. Rusia no se puede distraer de su guerra con Ucrania, y China se prepara para un nuevo aumento de la tensión con Estados Unidos ante un eventual regreso de Donald Trump a la Casa Blanca. No habrá guerra en Medio Oriente, aunque sí una tensión creciente.

Una preocupación adicional, no menor por cierto, para los servicios de inteligencia occidentales, es la ¨ inspiración ¨ que las incursiones militares de Irán y sus proxys pueden despertar en los numerosos ¨ lobos solitarios ¨ que tienen diseminados por el mundo. Nadie sabe quienes son, ni cuando actuarán, ni como lo harán. No reciben órdenes de nadie, ni siquiera se conocen entre ellos. Esa es hoy la verdadera amenaza para los países de Occidente. La visita del Director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos a varios países donde se sospecha la presencia de personas vinculadas a grupos terroristas islámicos (entre ellos Brasil y la República Argentina) y una reciente ley aprobada por la Cámara de Representantes norteamericana, que en breve será tratada y seguramente aprobada por el Senado, levantando algunas restricciones a las agencias de seguridad interna para realizar tareas de espionaje, ratifican que la amenaza para Estados Unidos, América Latina y Europa está mucho más cerca que Medio Oriente.

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
Jose Daniel Salinardi

Jose Daniel Salinardi

Jose Daniel Salinardi es Contador Publico Egresado de la Facultad De Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.

Twitter Linkedin Youtube Instagram

Vistas totales: 34

Comentarios