20/2/2024 - Tecnología e Innovación

Impresión 3D: avances significativos y expectativas de la manufactura aditiva para 2024

Por Irene Presti

Impresión 3D:  avances significativos y expectativas de la manufactura aditiva para 2024

La impresión 3D, o manufactura aditiva, ha transformado radicalmente la forma en que se diseñan y fabrican productos en diversos sectores. 

Aunque la tecnología ha estado en uso durante más de una década, su conocimiento y adopción masiva alcanzaron su punto álgido durante la pandemia de COVID-19, cuando se crearon rápidamente dispositivos esenciales para combatir la enfermedad. En esos días pudimos observar como muchos makers desde sus casas repartían máscaras a personal de salud, y por supuesto los más profesionales imprimían ayudas más complejas como hisopos para testeos de COVID, y repuestos de instrumental para la intubación de pacientes, ya que la manera de fabricar estos productos como mínimo demoraba 3 meses. 

La versatilidad de la impresión 3D quedó patente, y su utilidad en situaciones de crisis se hizo innegable, marcando un antes y un después en su reconocimiento y aplicaciones. 

Superada la época más intensa de la pandemia, la manufactura aditiva continuó su evolución conforme a las tendencias previas. La investigación y desarrollo se enfocaron en materiales avanzados y dispositivos de impresión 3D de gran formato, aplicándose con éxito en diversas industrias donde la tecnología destaca por su capacidad para acortar tiempos de producción, reducir costos al eliminar la necesidad de moldes y permitir una personalización sin restricciones basada en diseños digitales a medida. 

El año 2023 fue testigo de avances significativos, como por ejemplo la incorporación de materiales más resistentes y eficientes. No obstante, no solo los materiales industriales avanzaron; también se evidenciaron progresos en la sostenibilidad mediante la utilización de materiales reciclados como por ejemplo la 

impresión 3D de pellets (gránulos de plástico empleados como materia prima) han sobresalido para la fabricación de piezas en gran formato. 

La impresión 3D a gran escala ha dejado de ser una promesa para convertirse en una realidad. Gracias a la mejora en la velocidad y precisión de los sistemas de impresión, ahora es posible fabricar componentes de gran tamaño de manera eficiente, abriendo la puerta a la producción en masa de piezas estructurales y prototipos a escala industrial. 

Las tecnologías híbridas durante este 2023 han sido propuestas por algunas empresas líderes, como 3D Systems o Massivit, que publicaron casos de uso que muestran los beneficios de los moldes impresos en 3D como una forma de reducir el tiempo y los costos para los usuarios. Esto se tradujo en la producción de piezas para uso final, incluyendo componentes críticos de seguridad en sectores tan exigentes como el aeroespacial o el petrolero. 

En el ámbito médico, la impresión 3D experimentó avances notables, permitiendo la medicina personalizada y generando innovaciones en campos como la bioimpresión y la creación de prótesis. 

La integración de inteligencia artificial con impresión 3D viene alcanzando nuevos niveles, optimizando procesos de diseño, reduciendo tiempos de impresión y mejorando la calidad de los productos finales. Además, la inteligencia artificial demostró un papel crucial en la detección y corrección de errores durante el proceso de impresión, aumentando la eficiencia y reduciendo desperdicios. 

La realidad aumentada y la realidad virtual se han integrado para mejorar la visualización y simulación de productos antes de su fabricación. Además, la combinación de la impresión 3D con la nanotecnología ha generado avances notables en la creación de estructuras a escala molecular con aplicaciones revolucionarias en medicina y electrónica. 

Mirando hacia el futuro, el año 2024 se espera una mayor expansión en la variedad de materiales disponibles. La integración con otras tecnologías como robótica e Internet de las cosas (IoT), entre otras, abriendo posibilidades para la fabricación automatizada y personalizada a gran escala. A nivel global, a medida que el mercado industrial continúa su proceso de consolidación y expansión de la producción, la asequibilidad y la velocidad siguen siendo elementos clave en la evolución de la impresión 3D. La personalización y la sustentabilidad también se han vuelto esenciales, destacando la importancia de la impresión 3D en la revolución manufacturera que define el futuro de la producción. 

Y en sintonía con el resto del mundo, en Argentina, diversos actores han estado contribuyendo al desarrollo de la impresión 3D durante la última década. Desde la fabricación de filamentos plásticos (material para impresoras FDM) hasta la producción de impresoras 3D y la oferta de servicios profesionales de alta calidad, el país ha demostrado su compromiso con esta tecnología innovadora. En el último año, las impresoras 3D fabricadas en Argentina han evolucionado, incorporando inteligencia artificial para optimizar impresiones, ahorrar material y evitar errores. 

Adicionalmente, se están desarrollando impresoras que utilizan materiales reciclables, no solo para la creación de prototipos, sino también para la fabricación de muebles. En el sector médico argentino, empresas han destacado en la fabricación de bioimpresoras 3D, utilizadas tanto en investigación como en la creación de material biológico y la producción de medicamentos personalizados. 

¿Qué se espera en materia de impresión 3D para el año 2024, tanto en Argentina como en el resto del mundo? 

En nuestro país, la adopción de la tecnología sigue creciendo, abarcando industrias y el sector médico. Además, emprendimientos emergentes han encontrado aplicaciones creativas para la impresión 3D, como la creación de plantillas personalizadas para ortopedias, accesorios de indumentaria, y hasta la comercialización de herramientas especializadas para repostería y cerámica. 

A pesar de que a nivel mundial, el año 2023 mostró cierto estancamiento en la manufactura aditiva, las expectativas para el futuro son optimistas y apuntan a un continuo crecimiento. 

En conclusión, la dirección futura de la impresión 3D se esboza con claridad: se espera un enfoque constante en materiales más eficientes y de alta prestación, mayor velocidad de impresión, ampliación del tamaño de impresión, integración más profunda con inteligencia artificial y realidad virtual, y un énfasis cada vez mayor en la sustentabilidad, marcado por el uso de materiales reciclados. 

La manufactura aditiva en conjunto con otras tecnologías, continúa su ascenso hacia una posición central en la revolución manufacturera, definiendo el futuro de la producción. 

En un contexto globalizado, Argentina no se queda atrás, con actores locales que demuestran su compromiso con la innovación y la excelencia en la aplicación de esta tecnología. 

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
Irene Presti

Irene Presti

Irene Presti es Licenciada en Artes Visuales. Project Management Professional.
Especialista en Impresión 3D. Consultora para el desarrollo de negocios basados en tecnología.Docente y conferencista en diseño e Impresión 3D.
Fundadora y ex Presidente de la Cámara Argentina de Impresión 3D y Fabricaciones Digitales, organismo que se creó para difundir la tecnología en dicho país.
Su trayectoria profesional incluye cargos en organismos gubernamentales. Se desempeñó como Vicepresidente de la Agencia Conectividad Córdoba y Directora General de Inclusión Digital, ambos pertenecientes al Gobierno de la Provincia de Córdoba, Argentina. Estas responsabilidades le han brindado una visión amplia de los desafíos y oportunidades en el ámbito de la tecnología y la inclusión digital.
Actualmente, lidera IrenePresti.net, un hub de educación en tecnologías digitales, donde continúa promoviendo la formación y el conocimiento en Impresión 3D, robótica, realidad virtual, ciberseguridad.
Además, es creadora y coordinadora de la Diplomatura de Diseño e Impresión 3D, la primera especialización académica de esta temática en Argentina.
Se desempeñó como capacitadora en el programa TecnoFem de la Secretaría de Equidad y Género del Gobierno de la Provincia de Córdoba, Argentina, donde se busca fomentar la participación de mujeres en la tecnología. También ha sido docente en cursos de Impresión 3D para medicina, para industria y para indumentaria.
Fue asesora técnica de Printalot, empresa que fabrica insumos para impresoras 3D.
Miembro de Women in 3D Printing, organización mundial que reúne a las mujeres que trabajan en Impresión 3D.
Ha organizado y participado en numerosos eventos y actividades para dar a conocer estas nuevas tecnologías, brindando a otros profesionales y al público en general la oportunidad de familiarizarse con sus aplicaciones y beneficios.

Linkedin Instagram

Vistas totales: 40

Comentarios