28/3/2024 - Tecnología e Innovación

Industria 4.0. El camino a la cuarta Revolución Industrial

Por Damian Moreyra

Industria 4.0. El camino a la cuarta Revolución Industrial

Aunque este camino inicia casi dos siglos antes, es recién a mediados del siglo XX que los países con mayor industrialización, tales como Estados Unidos y Japón, expandieron el desarrollo de los circuitos integrados y las primeras computadoras. Con la consecuente evolución, la década de 1970 dio lugar a la Tercera Revolución Industrial, que consistió mayormente en la introducción de la informática y la tecnología digital en ámbitos como la producción y las comunicaciones. Esto impulsó mejoras en la eficacia y velocidad de los procesos, tal como anteriormente lo habían hecho el vapor, gas y carbón en la Primera Revolución Industrial, y la electricidad, el gas y el petróleo en la Segunda.

Esta tercera revolución cobró incluso más notoriedad hacia la década de 1990, cuando la venta de computadoras personales y teléfonos celulares se expandió mundialmente, presentando oportunidades de automatización infinitas. En esta década, además, comenzó a funcionar la red informática World Wide Web, que popularizó el uso de Internet a nivel mundial (es curioso recordar cómo la humanidad reaccionaba a los nuevos términos “arroba”, “link” o “navegador”. Si sientes curiosidad, te invito a que veas Flashback! The Internet In 1995 | Archives).
Con todo, la optimización de los procesos introdujo un nuevo concepto sobre la velocidad, y es por tal motivo que el ritmo evolutivo se ha vuelto más frenético en este último siglo. El uso de Internet propuso tiempos que se asumían imposibles para la comunicación, como intercambio de información casi en tiempo real o producciones masivas en apenas semanas.

Y esa velocidad marcó la llegada de la Industria 4.0, o Cuarta Revolución Industrial, que también continúa gestándose y evolucionando a la velocidad de la luz. Es notorio que entre la primera revolución y la tercera hayan pasado alrededor de 200 años, y entre la tercera y esta última apenas alrededor de 50. Ahora nos encontramos fuertemente interconectados a nivel mundial, a través de sistemas que interactúan entre sí completamente automatizados en “nubes” y con casi nula intervención humana.
Tal como en aquel entonces, hoy nos encontramos ante nuevos términos tales como AI (Inteligencia Artificial), Blockchain, Internet de las cosas o BigData. Maravillosas herramientas para un mundo en constante cambio y en una carrera infinitamente veloz.

La Inteligencia artificial que generalmente encontrábamos en películas de ciencia ficción hoy se encuentra entre nosotros como una invaluable herramienta de automatización y acceso inmediato a cualquier tipo de información a través de robots físicos o digitales. Generar imágenes, código de programación, textos, o muchas otras cosas hoy están al alcance de un click. Y recién comienza, ya que esta inteligencia aún necesita ser entrenada por humanos para mejorar y aprender constantemente.
Y no en vano lleva su nombre. Nosotros humanos aprendemos en el transcurso de la vida y a medida que nos volvemos más experimentados, nuestras decisiones mejoran. Esto se traduce fácilmente en “a más información, más clara tu decisión” y aquí aparecen el Internet de las cosas y Big Data.

Internet de las cosas o IoT (Internet of things) se refiere a la red de dispositivos interconectados y las tecnologías que facilitan la comunicación entre ellos, y entre ellos y las nubes (gigantescas redes de computadores). Celulares, notebooks, PCs, tablets, todos en una gran red generando y compartiendo información que se almacena globalmente y que en términos generales puede llamarse BigData. Si pensamos en el crecimiento exponencial de los dispositivos smart (aquellos con acceso a Internet), podemos entender el mismo crecimiento en la cantidad de datos generados, y que lejos de detenerse continúa creciendo a ritmos insuperables.

Consecuentemente este crecimiento de datos incrementó la dificultad para controlarlos y entonces sistemas más seguros se hicieron necesarios para asegurar información fidedigna, sobre todo cuando esa información es financiera y cualquier tipo de acción fraudulenta puede influir en nuestra economía.
Con esa premisa nace Blockchain, o cadena de bloques, un libro de contabilidad inalterable y compartido para registrar transacciones y activos en una red empresarial. Desde tiempos inmemorables la humanidad ha intercambiado activos, desde tangibles (una casa, un auto, dinero en billetes, comestibles) hasta intangibles (propiedades intelectuales, patentes, derechos de autor, marcas). Ahora, con tanta información generándose y compartiéndose ¿cómo es posible confiar en los sistemas tradicionales?
No sólo la información necesita enviarse y recibirse rápido, también es necesario que sea precisa y confiable. Blockchain es ideal en este ámbito, proporcionando acceso inmediato, compartido y transparente a información almacenada en un único libro mayor al que sólo se puede acceder con ciertos permisos. Aunque aún acciones fraudulentas son posibles, la red proporcionó nuevos conceptos de confiabilidad acerca del intercambio de activos ofreciendo una estructura con posibilidades infinitas tanto para bienes tangibles como intangibles. Al ser una red compartida entre pares (P2P o Peer to Peer), cada participante de la red está interconectado con el otro y todos mantienen una copia idéntica del libro mayor, accesible en todo momento y difícilmente modificable sin el consenso de todos los participantes.
Blockchain propone un cambio profundo en el modo de realizar transacciones de activos, y aún con la resistencia de los sistemas tradicionales, ha ganado inmensa notoriedad y confianza para inmiscuirse en nuestra rutina. ¿O acaso ya no te son familiares los términos criptomoneda, token o Exchange?

Espero que hayas disfrutado del artículo, y de ser así te invito a que lo compartas y me ayudes con su difusión.
En breve, estaré publicando uno nuevo en el que voy a profundizar un poco más sobre la Blockchain y todas sus posibles aplicaciones en una realidad que evoluciona como un bólido y nos da muy poco tiempo para entender y adaptarnos mientras nos despegamos del viejo mundo.

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
Damian Moreyra

Damian Moreyra

Soy Damián Moreyra, egresado de la UTN como Analista de Sistemas y actualmente Manager de Business Analytics en Blockchain.com.

Linkedin

Vistas totales: 11

Comentarios